Infortelecom


¿Podría haber una guerra entre Rusia y Occidente? Los analistas predicen lo que puede suceder a continuación

08-05-2022 - Fuente: abc.es
¿Podría haber una guerra entre Rusia y Occidente? Los analistas predicen lo que puede suceder a continuación
En los últimos días Rusia ha detenido el suministro de gas a países europeos y ha advertido a Occidente varias veces de que el riesgo de una guerra nuclear es muy «real». Además, el presidente ruso Vladimir Putin ha afirmado que cualquier intervención extranjera en Ucrania provocaría lo que llamó una respuesta «rápida como un rayo» de Moscú, mientras que su Ministerio de Asuntos Exteriores avisó a la OTAN que no ponga a prueba su paciencia. El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia advirtió de que la amenaza de una guerra nuclear «no puede subestimarse» y dijo que el suministro de armas de la OTAN a Ucrania equivalía a que la alianza militar participara en una guerra de poder con Rusia. Putin aludió al arsenal ruso de misiles balísticos intercontinentales y armas nucleares cuando anunció que Rusia tiene las «herramientas» para una respuesta de represalia «de las que nadie más puede presumir. Las usaremos si es necesario». Sin embargo, analistas consultados indican que Putin está jugando con la aversión al riesgo en Occidente y que las posibilidades de una guerra nuclear son remotas. «Creo que está fuera del ámbito de la posibilidades en este momento que vaya a haber una guerra nuclear o una Tercera Guerra Mundial que realmente se extienda mucho más allá de las fronteras de Ucrania», dijo Samuel Ramani, analista geopolítico y miembro asociado del Royal United Services Institute, a CNBC. «Si hay un desbordamiento fronterizo en este momento, probablemente todavía estemos viendo algo como que Moldavia sea vulnerable a una invasión», añadió. No obstante, Ramani señaló que la amenaza que representa Rusia podría agudizarse si se sintiera humillada en el campo de batalla. En particular, reveses militares en Ucrania alrededor del 9 de mayo, el 'Día de la Victoria', podrían representar cierto peligro. «Putin ha tenido un historial de creciente imprevisibilidad si siente que Rusia está siendo humillada de alguna manera y si hay contratiempos importantes, especialmente alrededor del 9 de mayo, entonces existe el riesgo de otro tipo de acción», agregó el experto. La amenaza de ataques nucleares es parte del «libro de jugadas» de Putin, dijo William Alberque, director de estrategia, tecnología y control de armas en el grupo de expertos del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos. «Putin disfruta usando riesgos y cree que tiene mucho más apetito por el riesgo que Occidente», apuntó a CNBC. «Está tratando de usar el viejo libro de jugadas de 'si te asusto lo suficiente, retrocederás'», dijo. No hay indicios de que habrá una confrontación directa, señaló Liviu Horovitz, investigador de política nuclear del Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad. «Tanto los gobiernos de Estados Unidos como los de Europa occidental han dicho repetidamente que no tienen interés en escalar este conflicto más allá de Ucrania, y no veo nada que sugiera que las tropas de la OTAN estarán luchando en Ucrania en el corto plazo». Aún así, si estallara una guerra más amplia, «las capacidades convencionales generales de la OTAN superarían a las de Rusia», apuntó Horovit. Lo importante ahora es que «todas las partes deben evitar cualquier paso que pueda crear malentendidos», dijo, pasos que podrían conducir a una guerra accidental y potencialmente catastrófica. Andrius Tursa, asesor para Europa Central y del Este de Teneo Intelligence, dijo que, en el contexto actual, «no se vislumbra un final para la guerra de Rusia en Ucrania, y es probable que las relaciones con Occidente continúen deteriorándose». «Moscú también podría intensificar las amenazas a la OTAN por el suministro de armas a Ucrania, especialmente después de que Ucrania supuestamente haya atacado múltiples instalaciones militares y energéticas en Rusia. Finalmente, las decisiones de Finlandia y Suecia de unirse a la OTAN serían percibidas por Moscú como otra amenaza a la seguridad de Rusia y podrían aumentar las tensiones militares en la región del Báltico», afirmó Tursa.