Infortelecom


Paraguay mantiene su récord como foco americano del contrabando de tabaco

25-07-2017 - Fuente: abc.es
Paraguay mantiene su récord como foco americano del contrabando de tabaco
Paraguay, con solo 6,9 millones de habitantes, produce anualmente por encima de 60.000 millones de cigarrillos. Esas cifras hablan de un imposible: para absorber esa producción, todos los paraguayos, incluidos los recién nacidos, debieran fumar una media de 27 millones de cigarrillos diarios. En realidad, el consumo doméstico total queda por debajo de los 2.500 millones de cigarrillos al año, y como los datos de la exportación oficial son bajos, las diversas investigaciones realizadas hasta la fecha estiman que el 90% por ciento de la producción se destina al mercado negro. Paraguay es el principal foco americano de contrabando de tabaco y uno de los mayores del mundo: es el origen del 73% de los cigarrillos que se comercializan de modo ilícito en Latinoamérica y del 10% del mercado negro mundial. De acuerdo con las estadísticas de la OMS (Organización Mundial de la Salu), Latinoamérica es la zona del mundo con mayor porcentaje de comercio ilícito de cigarrillos ?el 16,7% del comercio total de tabaco en la región, casi el doble de la cifra global, que es del 9%. En el contrabando del tabaco de Paraguay intervienen carteles mexicanos, FARC y HezboláEse señalamiento de Paraguay no es nuevo, pero una actualización de esas cifras ha sido expuesta recientemente en un informe presentado ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos. El informe señala a grupos del crimen organizado, como los carteles mexicanos, y del terrorismo mundial, entre ellos Hezbolá, como los principales actores de ese contrabando. Así, apunta que las FARC de Colombia han utilizado esa actividad para lavar dinero procedente del narcotráfico, y cita un comunicado del Gobierno de Israel para indicar que «el comercio ilícito de tabaco constituye una importante fuente de financiación para Hezbolá». Por qué Paraguay ?Primero hay una razón geográfica. La llamada Triple Frontera ?el espacio donde se juntan las demarcaciones fronterizas de Paraguay, Brasil y Argentina? ha sido tradicionalmente una zona de contrabando de todo tipo, incluido el narcotráfico. Cuando surgió la industria del tabaco no tuvo más que utilizar las redes de distribución que ya se usaban para otros productos. Esa industria se beneficia de que Brasil y Argentina son los principales productores de hoja de tabaco de Suramérica (Brasil es el segundo mayor productor del mundo, después de China, y el primer exportador). ?Esa ubicación fue utilizada primero por ciertas multinacionales tabaqueras. Hay evidencias de que subsidiarias de Philip Morris enviaban cargamentos de cigarrillos a Paraguay para luego sacarlos de ese país de contrabando. Cuando la mayor supervisión sobre las multinacionales en sus países de origen aumentó, fueron sustituidas por empresas locales en esa labor de alimentar el mercado negro. ?Algo parecido a lo que hacían las multinacionales era llevado a cabo por empresas brasileñas, que remitían cigarrillos a Paraguay para luego reintroducirlos en Brasil de contrabando. Medidas contra el negocio ilícito tomadas por Brasilia han llevado a que simplemente parte de la producción se traslade a Paraguay, para luego persistir en la entrada ilícita de cigarrillos en Brasil. ?Dados los serios problemas en la Triple Frontera de violencia, contrabando de armas, narcotráfico, lavado de dinero y movimiento de extremistas islámicos, las autoridades locales, nacionales e internacionales han prestado poca atención al comercio ilícito de tabaco, un producto que es legal, a diferencia de la cocaína o el cannabis. Los negocios del presidente Mucho del tabaco aprehendido a los contrabandistas corresponde a marcas producidas por Tabacalera del Este (Tabesa). Tabesa forma parte del Grupo Cartes, el cual controla más del 50% de la industria de cigarrillos de Paraguay, como ha destacado «Foreign Affairs». El Grupo Cartes es uno de los principales conglomerados de negocios del país y es propiedad de la familia del actual presidente, Horacio Cartes. Frente a las alegaciones de que el Grupo Cartes produce cigarrillos básicamente para su comercio de modo ilegal, el presidente paraguayo responde que «el contrabando es una cuestión de aduanas; nosotros no hacemos nada de eso, tenemos la conciencia tranquila». Pero esas afirmaciones no logran disipar la sensación de corrupción que existe en el país, una de las más altas de Latinoamérica, algo que puede lastrar las buenas condiciones creadas para el desarrollo económico de Paraguay.