Infortelecom


Muere Denis Goldberg, símbolo de la lucha contra el apartheid

30-04-2020 - Fuente: abc.es
Muere Denis Goldberg, símbolo de la lucha contra el apartheid
Sudáfrica está de luto por la muerte de uno de sus activistas antiapartheid más históricos, Denis Goldberg. El sudafricano, que fue juzgado junto a Nelson Mandela y encarcelado durante 22 años, falleció en su residencia en Hout Bay, Ciudad del Cabo, a los 87 años. Fue uno de los activistas blancos más prominentes en la larga lucha de Sudáfrica contra la represión racial. La fatal noticia fue confirmada por la organización que lleva su nombre:«Su familia y la Fundación Legado de Denis Goldberg se entristecen por anunciar que Denis Goldberg murió justo antes de la medianoche del miércoles, 29 de abril de 2020». «La suya fue una vida bien vivida en la lucha por la libertad en Sudáfrica. Le echaremos de menos», agrega el comunicado. El presidente Cyril Ramaphosa expresó sus profundas condolencias por el fallecimiento de Goldberg, aquejado durante años de cáncer de pulmón y diabetes, y destacó su «valiente dedicación a nuestra lucha», dijo el líder del Congreso Nacional Africano (ANC, por sus siglas en inglés) en un comunicado. «Dedicó su vida a lograr la mejor vida que disfrutamos hoy y su contribución revolucionaria reforzó el carácter no racial de nuestra lucha y de nuestra dispensación democrática», dijo Ramaphosa el jueves. Nacido en 1933 en Ciudad del Cabo en una familia judía de izquierdas que había emigrado del Reino Unido, Goldberg se enfrentó a ataques antisemitas en la escuela, lo que despertó su conciencia política. Estudió ingeniería civil y se unió al partido comunista ?entonces prohibido- en 1957. Tres años después fue encarcelado durante cuatro meses tras ser arrestado en las protestas posteriores a la masacre de Sharpeville, donde la policía abrió fuego y mató a 69 manifestantes que protestaban de manera pacífica contra el régimen del apartheid. Cárcel y exilio En 1960 y tras ser liberado, el joven ingeniero se unió al ala armada del ANC para oponerse al régimen del apartheid. Dos años después fue arrestado de nuevo en una reunión clandestina en Johannesburgo y posteriormente juzgado junto a Nelson Mandela y Walter Sisulu en lo que se conoció como el juicio de Rivonia celebrado en 1963-64, el caso judicial que dio forma a la Sudáfrica moderna. Goldberg, que fue el único blanco en comparecer y ser condenado, fue declarado culpable de sabotaje y condenado a cadena perpetúa, pero logró esquivar la pena de muerte que pedía el fiscal. Pasó 22 años ?la mayoría de los cuales en régimen de aislamiento- en una prisión para blancos de Pretoria, lejos de otros presos políticos como Mandela, quienes fueron enviados a la famosa prisión de Robben Island. En 1985 fue liberado tras acordar con el gobierno de minoría blanca no participar en «violencia política», pero prosiguió su lucha antiapartheid desde el exilio en el Reino Unido. A pesar del fin del régimen y la victoria de Mandela en las elecciones de 1994, Goldberg no regresó a su país hasta 2002 por razones familiares, sin embargo siguió luchando para mejorar la vida de sus compatriotas. Un año después de la celebración de las primeras elecciones democráticas en Sudáfrica, Goldberg fundó la organización de desarrollo Community H.E.A.R.T. para ayudar a mejorar el nivel de vida de los sudafricanos negros. Aunque siguió apoyando al ANC desde exilio y estuvo luego en el gobierno, al histórico activista no le tembló la voz a la hora de criticar los fracasos de su partido en la lucha por acabar con la pobreza y fue especialmente crítico con el antecesor de Ramaphosa, el controvertido J acob Zuma, con un juicio pendiente por corrupción. «La segregación racial ha sido impresa en el espíritu de cada sudafricano (?) todavía queda mucho camino por recorrer», lamentó en una de sus últimas entrevistas. Aunque siempre se mostró optimista: «Veo que día a día la gente en todo el mundo dice 'basta de tonterías, miremos hacia adelante, hagamos cosas juntos', especialmente la gente joven, y eso me gusta». En 2016, fue honrado en Londres junto a su compañero de lucha Ahmed Kathrada y cambió sus «batallas políticas» por proyectos culturales en sus últimos años.