Infortelecom


Mohamed VI alega que el cantante acusado de abusos le pidió auxilio

03-11-2016 - Fuente: abc.es
Mohamed VI alega que el cantante acusado de abusos le pidió auxilio
El Rey Mohamed VI pagará la defensa del cantante marroquí Saad Lamjarred, inculpado y encarcelado en una prisión de la periferia parisina, acusado de agredir sexualmente y violar a una joven francesa de 20 años. Un portavoz próximo a la empresa discográfica con la que trabaja el cantante presenta la decisión real de este modo: «La familia Saad Lamjarred pidió su apoyo personal a Su Majestad el Rey Mohamed VI, que Alá lo proteja. S.M. ha tenido a bien responder favorablemente, en el marco de la presunción de inocencia y respetando la independencia de la Justicia francesa». El personal del Monarca le sugirió la contratación de Eric Dupont Moretti, una estrella de la abogacía francesa, que ya defendió a Mohamed VI en escándalos de distinta naturaleza. El caso de Saad Lamjarred estalla en un momento de protestas sociales en Marruecos. Lamjarred, nacido en el seno de una familia de artistas de cierto prestigio, es una gran estrella nacional, con mucha proyección internacional, incluso más allá del mundo árabe. Cantante pop, actor de folletines audiovisuales, ha ganado muchos premios internacionales. El artista marroquí vende centenares de miles de discos, y sus películas y telenovelas han consolidado una popularidad que tiene muchos flecos escandalosos. También en EE.UU. En 2010, Saad Lamjarred ya fue acusado y detenido en Estados Unidos por acoso y violencias sexuales. El cantante pagó una fianza y huyó de la Justicia. Está perseguido judicialmente y corre el riesgo de ser condenado a 25 años de cárcel. En París, una joven de 20 años volvió a acusar al cantante marroquí del mismo tipo de delitos, agravados. Lamjarred fue detenido y encarcelado preventivamente el pasado 26 de octubre. Está oficialmente inculpado por los delitos de «violencias sexuales agravadas, culminadas con violación». El cantante estaba profundamente drogado y embriagado cuando la Policía lo detuvo la semana pasada. Al aceptar el pago de la defensa, el Rey de Marruecos da al caso una dimensión diplomática fuera de lo común, cuando los conflictos sociales de su país son seguidas por la prensa francesa con un interés que suscita tensiones. En principio el caso no tiene ninguna dimensión política particular. Un cantante famoso, perseguido en EE. UU. es acusado en Francia de unos delitos que no son fáciles de maquillar con la presunción de inocencia.