Infortelecom


Maduro no paga el dinero prometido a los que le votaron

24-05-2018 - Fuente: abc.es
Maduro no paga el dinero prometido a los que le votaron
El joven Yosmar Castillo sigue esperando que Nicolás Maduro le pague el bono por haber votado por su reelección el domingo pasado. María Gómez, de 72 años, también quiere que le pague por el bono electoral pero no tiene paciencia para esperar que el régimen se lo deposite en su cuenta bancaria. Tanto Yosmar como María hacen una larga fila bajo un sol implacable frente a un abasto de la avenida Maturín de La Campiña para comprar un kilo de espaguetis a precio viejo de una semana, 700.000 bolívares (0,63 dólares al cambio paralelo) antes de que lo suban mañana. María Gómez confiesa a ABC que necesita los 10 millones de bolívares del bono electoral que prometió Maduro para comprar las pastillas de Losartán para tratar su hipertensión. «Desde hace tres meses que no consigo mi medicina en ninguna parte y cuando aparece en alguna farmacia entonces es tan cara que no la puedo pagar», dijo al insultar al presidente reelecto. Yosmar en cambio necesita el pago de su voto para hacer mercado, comprar leche y pañales para su bebé recién nacida. Estos productos son escasos desde hace más de cinco años y cuando aparecen en el mercado debe llevar a la bebé con la partida de nacimiento para que se los vendan. En la cola también estaba Carlos Rodríguez. Dijo que tenía carnet de la patria. «Pero no he votado por Maduro, así que no espero ningún pago», asegura. Otros prefirieron no decir por quien votaron para no tragarse la frustración de haber perdido. Lo cierto es que ninguno o muy pocos de los seis millones que votaron el domingo por Maduro recibirá los 10 millones de bolívares (nueve dólares al cambio paralelo) porque el Consejo Nacional Electoral (CNE) se lo prohibió y porque no hay fondos en el Banco Central de Venezuela para pagar la promesa del mandatario requeté electo. «No se va a realizar pago de bono ni incentivo monetario en los puntos», dijo Tibisay Lucena, la rectora principal del CNE que aseguró que el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) se comprometió a aceptar este y otros requerimientos de las autoridades, informó la agencia Efe. El anunció de Lucena se hizo después de que durante toda su campaña electoral y a través de los canales del Estado, el presidente ofreciera a sus partidarios un bono en dinero a quienes fueran a votar «libremente». Lucena prohibió el pago del bono electoral porque es un delito comprar votos mediante la coacción, pero no lo hizo antes de la elección del domingo sino después con lo cual se hace cómplice del mismo delito. La verdad es que no hay dinero para pagar 54 millones de dólares por los seis millones de electores chavistas que votaron por Maduro, según los datos oficiales. El Banco Central no tiene disponibilidad presupuestaria para esos pagos y mucho menos Petróleos de Venezuela, que anda en la bancarrota. Amenazas de despido El mismo engaño ocurrió en diciembre pasado con la promesa del regalo del pernil a los chavistas que votaran por los candidatos oficialistas en las elecciones municipales. Muy pocos tuvieron la suerte de preparar carne de cerdo en Navidad mientras que la mayoría todavía sigue esperando recibirlo algún día. Lo cierto es que Maduro va de elección en elección prometiendo cosas que no cumple. Y todavía hay chavistas que creen en sus promesas. Además de las promesas incumplidas, los funcionarios públicos están siendo amenazados con despidos por no haber votado. El control que ejerce el régimen sobre las nóminas de empleados no da mucho margen para sentirse libre de elegir a quien quiera.