Infortelecom


Los Tories investigarán a Boris Johnson por comparar las mujeres con burka con un buzón de correo

01-01-1970 - Fuente: abc.es
Los Tories investigarán a Boris Johnson por comparar las mujeres con burka con un buzón de correo
El exministro de Exteriores de Reino Unido Boris Johnson será sometido al escrutinio de su propio partido para determinar si violó el código de conducta de los «tories» al comparar en una reciente tribuna a las mujeres que visten burka con «buzones de correos» y «ladrones de banco» por su atuendo. La primera ministra británica, Theresa May, reconoció el miércoles como ofensivas dichas declaraciones, por las que a Johnson le han llovido críticas de distintos sectores políticos y sociales. El exministro, sin embargo, guarda silencio y su entorno ha dejado claro que no prevé pedir perdón. En un intento por aplacar la tormenta interna, el Partido Conservador remitirá el caso a una comisión de investigación para que determine si Johnson ha incumplido el código de conducta de la formación, habida cuenta de la «considerable cantidad» de quejas recibidas, según fuentes citadas por el periódico «Evening Standard». Un portavoz del partido citado por la cadena de televisión pública BBC ha subrayado que el proceso es «estrictamente confidencial», por lo que no se prevén declaraciones al respecto. «No es personal y no tiene nada que ver con el Brexit, simplemente son las normas que se aplican a todos dentro del partido», ha dicho una de las fuentes consultadas por el «Evening Standard» y que ha descartado que se trate de una persecución política por las recientes discrepancias con May sobre la salida del país de la Unión Europea. La guía del Partido Conservador establece «unos estándares mínimos de comportamiento» para sus miembros, de tal forma que los tories elegidos para cargos públicos «sirvan de ejemplo para alentar el respeto y la tolerancia" y actúen «de una manera que respete la reputación y los valores» de la formación. Un sondeo publicado por al cadena Sky News se inclina a favor de Johnson, ya que son más quienes creen que no debe pedir perdón por su polémicas palabras: un 48 por ciento frente a un 45 por ciento que sí reclama al antiguo jefe de la diplomacia que se disculpe.