Infortelecom


«Los mexicanos hemos votado por el cambio»: a la espera del resultado de unas elecciones históricas

01-07-2018 - Fuente: abc.es
«Los mexicanos hemos votado por el cambio»: a la espera del resultado de unas elecciones históricas
«Los mexicanos hemos votado votamos por el cambio», dice Jaime a la salida de la casilla electoral en la que ha depositado su papeleta para apoyar a Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el gran favorito para ganar las elecciones presidenciales celebradas este domingo 1 de julio en México. De 54 años, Jaime acudió a votar a las 8:30 de la mañana -hora en la que arrancaron los comicios hasta las seis de la tarde (una de la madrugada en España)- y asegura que nunca había visto unas elecciones con tanta participación en su vida. «Estaba lleno, esta vez sí estoy seguro de que va a ser una victoria de Obrador. Por primera vez en muchas décadas, México va a tener un presidente honesto», concluye. AMLO, quien participa por tercera vez en una elección presidencial, tras perder en 2006 y 2012, parte como el gran favorito para convertirse en el próximo presidente del país hasta 2024. De acuerdo con diferentes encuestas, Obrador goza de una ventaja de alrededor de 20 puntos porcentuales sobre Ricardo Anaya, por el PAN, y José Antonio Meade, por el PRI, candidatos que representan a los dos únicos partidos que han gobernado el país por los últimos 80 años. Cansados de la corrupción, la impunidad y de sufrir un elevado índice de violencia durante las últimas décadas, por lo que millones de mexicanos han decidido otorgar su confianza al izquierdista López Obrador conformando el «voto de castigo» contra PRI y PAN. Sin embargo, muchos electores ven en AMLO, un político carismático cargado de una fuerte retórica anticapitalista, una amenaza que pone fin a la tradición de gobiernos de centro derecha que han gobernado México durante décadas. «Voté por Anaya, no porque me guste, sino porque no quiero que gane López Obrador», dice Carlos tras haber entregado su apoyo al candidato del derechista PAN. A pesar de haber entregado su voto a Anaya, Carlos cree que López Obrador ganará las elecciones debido a la enorme ventaja que goza en los sondeos. «Es una lástima que Meade y Anaya no se hayan unido en una misma candidatura para aglutinar el "voto útil" contra Obrador», agrega Carlos, quien a la salida de la casilla electoral muestra su dedo pulgar marcado en negro con un rotulador indeleble, método que se utiliza para garantizar que un ciudadano no vote dos veces. Son 89 millones de electores los que están convocados a las urnas para participar en una de las jornadas más tensas que ha vivido México en los últimos años. Además del nuevo presidente, los electores deben de elegir a la totalidad de los miembros del Senado (128 senadores) y de la Cámara de Diputados (500 cargos). Asimismo, votarán a 1.586 nuevos presidentes municipales (alcaldes), ocho gobernadores y al nuevo jefe de gobierno de la Ciudad de México, una super jornada en la que las autoridades electorales han manifestado que prevé tener escrutado el 82% de los votos a las ocho de la mañana del lunes (tres de la tarde en España). La tensión ante un posible giro a la izquierda en las urnas se ha sentido desde la víspera electoral. Un día antes de la elección, el sábado, tres personas fallecieron durante un enfrentamiento entre militantes del PRI y del PRD en el municipio de Nocupétaro, en el occidental estado de Michoacán. Asimismo, los comicios se suspendieron en un distrito de Huajuapan de León, una pequeña población de en Oaxaca, después de que dos personas fueron asesinadas tras un ataque de un comando armado contra un grupo de habitantes de esta área electoral. El INE, no obstante, emitió un comunicado por la mañana en México (noche en España) indicando que la jornada estaba trascurriendo sin incidentes mayores en los más de 156.000 centros de votación que se han instalado. De hecho, el instituto que garantiza la transparencia del proceso electoral espera una participación por encima del 70%, un porcentaje que sería superior al 63,14% registrado en 2012 y al 58,55% de 2006. «Sí hay candados contra boletas robadas, la participación llegará a 70%», dijo Pamela San Martin consejera del INE, durante una entrevista con la periodista Carmen Aristegui, declaraciones en las que se refiere a la práctica de sustraer las papeletas de algunos candidatos para evitar que los electores voten a un determinado partido. Evitar el fraude electoral será uno de los principales retos a los que se enfrentarán los funcionarios del INE en un país donde la compra de votos por parte de los partidos es una práctica habitual. Así uno de cada tres mexicanos asegura haber recibido ofertas económicas, que varían entre los 40 y los 500 euros, para vender su voto en estos comicios, de acuerdo con la Encuesta Nacional Democracia sin Pobreza, un estudio que realizan tres organizaciones ciudadanas. Hasta el momento, las autoridades han detenido a tres personas en Ciudad Juárez, Chihuhahua, que estaban ofreciendo dinero a cambio de votos, informó la Comisión Estatal de Seguridad. A pesar de la posible compra de votos, San Martín consideró, durante una entrevista con el diario El Universal, «improbable» que ocurra un fraude electoral.