Infortelecom


Le Pen anuncia una moneda común europea para las empresas y una nacional para los particulares

01-01-1970 - Fuente: abc.es
Le Pen anuncia una moneda común europea para las empresas y una nacional para los particulares
A seis días de la segunda y definitiva vuelta, Marine Le Pen echa agua turbia en el «Frexit»: «El euro ha muerto. Y, durante un periodo de transición tendremos una moneda común para las empresas y una moneda nacional para los particulares». En una entrevista exclusiva concedida al matutino popular «Le Parisien», la candidata del Frente Nacional (FN, extrema derecha) ha intentando matizar su proyecto emblemático, el «Frexit», «la restauración de la soberanía monetaria nacional, la restauración de nuestras fronteras y salida de la Unión Europea». Desde que el Reino Unido aprobó en referéndum la salida de la UE, el «Brexit», Marine le Pen aplaudió calurosamente la decisión inglesa, anunciando que su decisión de consumar en Francia la misma ruptura, el «Frexit». En una entrevista concedida a la edición dominical de «Le Parisien», Le Pen ha «matizado» su posición, introduciendo argumentos confusos y contradictorios. Le Pen comienza por sentenciar: «Es una evidencia que el euro ha muerto. Todos los especialistas lo saben. Solo es cuestión de tiempo que los gobiernos acepten la evidencia: la muerte del euro». Sentada tal «evidencia» personal, Le Pen «matiza» sus posiciones euro económicas de este modo: «Elegida presidenta, iniciaré inmediatamente negociaciones con la UE, anunciando la convocatoria de un referéndum para proponer al pueblo francés la restauración de su soberanía nacional, para restaurar nuestra soberanía económica. Esas negociaciones durarán algún tiempo. Y, mientras tanto, habrá una moneda común que podrán utilizar las empresas en el mercado internacional. Y una moneda nacional, el franco, usada por los franceses». Le Pen sigue «explicando» su proyecto de política económica, nacional y europea, de este modo: «De entrada, Francia debe afirmar su soberanía nacional, con su moneda propia. Durante el periodo de transición, el euro moneda única será transformado en moneda común, que solo utilizarán las grandes empresas, mientras que los particulares volverán a utilizar su propia moneda nacional, el franco». Philippe Ansel, economista en jefe de la Fundación Concorde, comenta de este modo las «consecuencias» de la «muerte del euro» proclamada por Le Pen: «Las proposiciones de doble moneda de la candidata de extrema derecha serían un desastre para los ahorradores. Quienes tengan dinero ahorrado verían sus haberes devaluados automáticamente. Por otra parte, todo el edificio europeo quedaría empantanado. ¿Qué haría Le Pen con el Banco central europeo? El proceso de negociaciones tendría otra consecuencia inmediata: los tipos de la deuda subirían automáticamente. Francia sería más pobre, con más deudas por pagar. Con un horizonte siempre más negro. Más deudas, menos ahorro y ahorros devaluados». Restauración del franco El «Frexit» ha sido, desde el mismo día de su anuncio, hace meses, el primer «freno» a las ambiciones presidenciales de Le Pen. Más del 70% de los franceses son partidarios de la pertenencia de su país a la UE y a la zona euro. A seis días del voto decisivo, el domingo 7 de mayo, Le Pen intentó ayer una «matización» que introduce nuevos factores de incertidumbre. La salida de Francia de la UE ha quedado aplazada a la convocatoria de un referéndum nacional, el otoño / invierno que viene. La ruptura con el euro y la restauración de la moneda nacional, el franco, quedan aplazadas a un proceso negociador, que pudiera durar varios años. Anunciada la muerte del euro, Le Pen anuncia la cohabitación de una moneda europea (para las empresas) y una moneda nacional (para los particulares), percibida por los especialistas como una catástrofe de «nuevo tipo».