Infortelecom


La última represión de la protesta en Nicaragua arrincona aún más a Daniel Ortega

01-06-2018 - Fuente: abc.es
La última represión de la protesta en Nicaragua arrincona aún más a Daniel Ortega
La brutal represión no cesa en Nicaragua. Una vez más, el presidente Daniel Ortega recurrió a la violencia para poner fin a una enorme marcha en Managua, la capital, encabezada por las madres de los 83 fallecidos durante el mes de protestas que asolan el país centroamericano. La jornada del miércoles se saldó con quince muertos y 199 heridos, según la ministra de Salud, Sonia Castro. La denominada como «Madre de las Marchas» ocurrió justamente en el Día de las Madres en Nicaragua. Con este acto, la oposición trató de realizar una manifestación pacífica en una fecha significativa para denunciar la violencia con la que Ortega ha decidido aferrarse al poder y suprimir cualquier protesta que busque derrocarlo. Y, de nuevo, el encuentro acabó en un tiroteo perpetrado por la Policía y las turbas orteguistas, es decir, fuerzas de choque ciudadanas organizadas para defender la continuidad del líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Tras la sangrienta jornada, la Conferencia Episcopal canceló el anunciado reinicio del diálogo entre representantes de la oposición y del Gobierno, mientras que Ortega no se comprometa firmemente a dejar de usar la violencia como método acallar las protestas. En un comunicado, indicó que vivió «con profundo dolor» y condenó «enérgicamente» los hechos del miércoles, cuando grupos afines al Gobierno atacaron a la población civil. Los estudiantes abandonan a Ortega El baño de sangre arrincona aún más a un presidente que parece decidido a enrocarse en el poder hasta las últimas consecuencias. Los estudiantes, su tradicional núcleo de apoyo, no quieren que siga y exigen celebrar unas elecciones transparentes a las que el sandinista no pueda presentarse. En este último punto, la convocatoria de elecciones para solucionar pacíficamente la grave situación, coinciden los empresarios. «Consideramos urgente implementar las reformas (de ley) necesarias que permitan adelantar las elecciones de una manera ordenada y con un Consejo Supremo Electoral renovado, ambas fechas a ser determinadas en el diálogo nacional», escribió el Consejo Superior de la Empresa Privada, la patronal nicaragüense, en una carta. Nicaragua esta sumida en una crisis desde el 18 de abril, fecha en la que diversas marchas contra la reforma de las pensiones se saldaron con la muerte de varias personas. La situación ha ido escalando a la vez que Ortega ha seguido utilizando la violencia para reprimir a los manifestantes.