Infortelecom


La reapertura se convierte en una pelea política también en EE.UU.

25-05-2020 - Fuente: abc.es
La reapertura se convierte en una pelea política también en EE.UU.
A medida que Estados Unidos se acerca a los 100.000 fallecidos por la pandemia de coronavirus, Donald Trump ha intensificado su campaña para exigir a los diferentes gobernadores que vayan reabriendo de forma mas agresiva la economía tras más de dos meses de cuarentena casi generalizada. Y aunque el presidente se dejó fotografiar sábado y domingo jugando al golf por primera vez desde marzo, y defendió que las cifras de contagios y muertes comienzan a mejorar en todo el país, el gobernador de Nueva York, el estado más golpeado por la pandemia, anunció después un preocupante aumento de fallecidos. Trump salió sábado y domingo de Washington, una ciudad todavía en cuarentena y vacía de turistas en lo que tradicionalmente es uno de sus fines de semana con más visitantes. Se celebra este lunes el día de los Caídos, que suele marcar el inicio de la temporada de verano. Con la llegada del calor, ciertas playas y piscinas en todo el país han comenzado a recibir visitantes, algo que ha alarmado a las autoridades. En varios puntos de Florida, como Tampa, algunas playas estaban tan concurridas ayer que la Policía procedió a cerrar los aparcamientos, con la esperanza de disuadir a nuevos bañistas. El director de la Agencia de Medicamentos y Alimentación, el doctor Stephen Hahn, se vio obligado a decir ayer en Twitter que «el coronavirus aún no está contenido. Depende de cada individuo protegerse a sí mismo y a su comunidad. El distanciamiento social, el lavado de manos y el uso de máscaras nos protegen a todos». La coordinadora del gabinete de crisis de la Casa Blanca, Deborah Birx, pidió a los estadounidenses que mantengan las distancias de seguridad y lleven máscara. El presidente, sin embargo, se niega a lucirlas en público, y no las usó en su campo de golf ayer. Cuarentenas Las cuarentenas se han convertido en un caballo de batalla político en EE.UU., con Trump enfrentado a los gobernadores y alcaldes demócratas que siguen prolongando en parte algunas medidas de excepción, que han forzado, sobre todo, el cierre de negocios y escuelas. En Twitter, su red social preferida, el presidente ha recuperado su lema de 2016, «hagamos América grande de nuevo», y ha añadido uno de 2020 adaptado al contexto de la pandemia, «transición a la grandeza». En esa transición, sin embargo, las cifras de fallecidos son un terco impedimento. El gobernador demócrata de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció ayer en una conferencia televisada que las cifras de fallecidos habían vuelto a subir: 109 en un día, el mismo número que el jueves y por encima de los que se registraron lunes y miércoles. De todos modos, y como la tendencia general es a la baja, Cuomo anunció que permitirá entrenamientos en el estado para las principales ligas deportivas. «Si es sin público en los estadios, entonces adelante», dijo el gobernador. Son primeros pasos muy tímidos en un contexto económico catastrófico. Ayer uno de los principales asesores económicos de Trump, Kevin Hasset, dijo que espera que este mes el paro en EE.UU. quede en el 20%, una cifra insólita que sólo se retrotrae a la Gran Depresión tras el crack de 1929. A principio de año estaba en el 3,6%. «No podemos esperar haber recuperado todo el empleo destruido en septiembre y octubre», dijo Hasset. Varias grandes empresas norteamericanas, como Neiman Marcus, J.Crew o Hertz se han declarado en suspensión de pagos, su liquidez agotada por este gran parón. Mientras, poco a poco, Trump comienza a recuperar su agenda. No puede, todavía, volver a celebrar los multitudinarios mítines a los que tan dado es y donde tanto disfruta. Pero este mismo lunes acudirá al cementerio de Arlington a rendir homenaje a los caídos en el fin de semana en que se honra su memoria. El miércoles viajará con la primera dama a Florida para el primer lanzamiento tripulado de la NASA en una década, en esa ocasión realizado por la empresa SpaceX. A día de ayer, EE.UU. registraba 1,6 millones de diagnosticados con coronavirus, con más de 97.000 fallecidos. El noreste del país, sobre todo los estados de Nueva York y Nueva Jérsey, ha sido el más golpeado. El resto del país, a excepción de Illinois, ha comenzado a reactivar su economía, con recomendaciones de distanciamiento social e higiene.