Infortelecom


La OTAN, atrapada en el avispero afgano, no encuentra la vía para la retirada ordenada

18-02-2021 - Fuente: abc.es
La OTAN, atrapada en el avispero afgano, no encuentra la vía para la retirada ordenada
Los ministros de Defensa de la OTAN no han podido confirmar si será posible cumplir con el compromiso de retirar todas las tropas aliadas de Afganistán el 1 de mayo, a causa del aumento de la violencia en el país. Al término de dos jornadas de reuniones virtuales, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, insistió este jueves en que la mejor solución «es redinamizar las conversaciones de paz» entre el Gobierno afgano y los talibanes, «para que todos los actores puedan ponerse de acuerdo y encontrar una plataforma que sea la base de una paz durable. La dificultad es que estamos en una situación en la que tenemos el plazo del 1 de mayo que se aproxima, las negociaciones son frágiles y no avanzan y estamos preocupados por el nivel creciente de violencia. Y por eso no hemos tomado una decisión final ya que creemos que aún hay tiempo para encontrar un acuerdo antes del 1 de mayo». La salida de Afganistán de todas las tropas aliadas el 1 de mayo fue un compromiso alcanzado en Doha el año pasado en las negociaciones entre los talibanes y Estados Unidos para poner fin a 17 años de presencia militar occidental en aquel país. Sin embargo, en ese mismo pacto los insurgentes talibanes se comprometieron a llegar a un arreglo con las autoridades afganas, a detener sus atentados terroristas y a dejar de apoyar a Al Qaida. Por ahora, las negociaciones están estancadas y la violencia no ha dejado de aumentar. Es más, este año la habitual ofensiva de primavera se ha adelantado y antes de la llegada del buen tiempo ya han empezado los ataques. La salida de Afganistán de todas las tropas aliadas el 1 de mayo fue un compromiso alcanzado en Doha el año pasado en las negociaciones entre los talibanes y Estados Unidos Desde Kabul, el general norteamericano Scott Miller, jefe de las tropas aliadas en Afganistán, ha declarado esta semana que en estos momentos «la violencia de los talibanes es mucho mayor que otros años, lo que no crea las condiciones para avanzar en lo que se espera sea un punto de inflexión histórico para este país». Miller aseguró a medios de prensa internacionales que la lucha ahora era un indicador de que no solo habría una ofensiva de primavera, algo que estaría radicalmente en contra del acuerdo de Doha, sino que podría ser más intensa que antes. Precisamente estos días las negociaciones entre el Gobierno afgano y los talibanes que deberían proseguir en Doha se han estancado y los líderes talibanes se han ido de Qatar hace unas semanas, algo que el Departamento norteamericano de Estado, conoce perfectamente. Desde Bruselas, el secretario general aliado recuerda que una de las condiciones para la retirada es que los talibanes «negocien de buena fe» con las autoridades de Kabul. Pero allí el general Miller insiste en que «si no se reduce la violencia, el proceso de paz será muy, muy difícil porque sería muy complicado para cualquiera de las partes llegar a los compromisos necesarios» Stoltenberg ha asegurado que el nuevo secretario de defensa norteamericano, el general retirado Lloyd Austin, se ha comprometido a no actuar unilateralmente y a concertar con el resto de aliados la retirada de los 10.000 soldados que quedan sobre el terreno. De ese contingente 2.500 son norteamericanos, 1.500 alemanes y el resto de aliados europeos o de países asociados. España mantiene en estos momentos una presencia simbólica de menos de 30 militares después de más de una década de participación en el esfuerzo de la OTAN. Desde enero de 2015, las tropas aliadas en Agfanistán ya no participan en misiones de combate, sino que se dedican a adiestrar y ayudar al ejército afgano para que mejore su eficacia en la lucha contra los talibanes. Hasta 2024 la OTAN seguirá financiando a las fuerzas armadas agfanas. Riesgo de ataques Cuando le preguntaron sobre la eventualidad de que una prolongación de la presencia militar de la OTAN en el país después del primero de mayo desemboque en una reanudación de los ataques contra sus bases, el secretario general de la OTAN confía que en cualquier esecenario, incluyendo el de un aumento de la violencia, «haremos todo lo necesario para que nuestras tropas estén protegidas, pero no voy a hacer especulaciones porque lo que nos interesa es asegurarnos de que haya un acuerdo político duradero que haga posible nuestra retirada sin malograr nuestro objetivo de que Afganistán no sea un refugio de terroristas. Las fuerzas afganas son perfectamente capaces de mantener la estabilidad y nosotros seguimos comprometidos en apoyarlos». «Nadie pretende decir que será fácil», dijo. «Se trata de un dilema muy complicado porque si nos quedamos más allá del 1 de mayo corremos el riesgo de un aumento de los ataques a nuestras tropas, pero sin nos vamos sin condiciones entonces lo que puede pasar es que todos los avances de estos años se pierdan y que Afganistán vuelva a ser un refugio de terroristas».