Infortelecom


La lucha contra el islamismo, el caballo de batalla para la seguridad nacional de la Francia de Macron

29-11-2019 - Fuente: abc.es
La lucha contra el islamismo, el caballo de batalla para la seguridad nacional de la Francia de Macron
Christophe Castaner, ministro del Interior, ha dirigido una circular oficial a los 200 prefectos de Francia, anunciándoles que el presidente Emmanuel Macron desea convertir la lucha contra el islamismo y el comunitarismo en una «prioridad nacional». En la administración territorial francesa, el prefecto es el representante del Estado ante todas las «colectividades territoriales» (departamentos y regiones) responsable de «los intereses nacionales, el control administrativo y el respeto de la Ley». Castaner ha convocado a los 200 prefectos de toda Francia a un seminario de trabajo, en el ministerio del Interior (a trescientos metros del palacio del Elíseo), para comentarles por lo menudo la circular que define la lucha contra el islamismo y el comunitarismo como la primera prioridad nacional en cuestiones de seguridad. El ministro del Interior comenzó el seminario de trabajo de este modo: «El islamismo es un proyecto político anti democrático, anti republicano, un contra proyecto comentarista y autoritario». Esa es la matriz conceptual de la lucha nacional contra islamistas y «comunitaristas», que tendrá varios terrenos de trabajo privilegiados. A juicio de los especialistas franceses, el islamismo ha comenzado a crecer a través de una «economía subterránea», convirtiéndose en interesado «protector» de comercios que no siempre son ilegales. Se trataría de un modelo semejante a los modelos mafiosos de «protección» de comercios y distribuidores de productos «orientales». La defensa de la escuela pública es otro objetivo estratégico: los islamistas intentar «evitar» que sus hijos y familiares se eduquen en los valores de la escuela pública, laica y republicana, para mejor «controlarlos» a través de sus versiones radicales de un islam revolucionarios, subversivo. Los servicios de seguridad detectan, desde hace meses, una presencia creciente de la propaganda islamista en «espacios culturales y deportivos», convertidos en «incubadoras de odio» religioso, cultural, cívico y político. En Francia existen unas 740 cuarenta zonas sub urbanas que presentan síntomas muy diversos de crisis y angustia social. En esa «tierra de cultivo», un centenar de barrios, en 13 de los 93 departamentos nacionales está proliferando un islam con vocación yihadista. Con la circular que convierte la lucha contra el islamismo en una prioridad nacional culmina una «reflexión» que parece temer una «progresión temible» del islamismo. En los últimos 48 meses, los servicios de seguridad del Estado han cerrado 13 «lugares de culto» y 4 escuelas, realizando más de 7.000 operaciones contra la economía subterránea controlada por musulmanes sospechosos o próximos al islamismo.