Infortelecom


La inversión en armas nucleares llegó en 2019 a su punto más alto desde la Guerra Fría

14-05-2020 - Fuente: abc.es
La inversión en armas nucleares llegó en 2019 a su punto más alto desde la Guerra Fría
Los nueve países con armas nucleares gastaron casi 75.000 millones de dólares (unos 70.000 millones de euros) en 2019 en la construcción y mantenimiento de su armamento, según un estudio publicado por la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN, por sus siglas en inglés), que explica que esto supone que «de 2018 a 2019, hubo un aumento estimado de 7.100 millones de dólares en el gasto en armas nucleares, casi un 10% más con respecto al año anterior, y estos totales solo continuarán aumentando en la próxima década», según se desprende de «los programas y presupuestos de varios países». Estas cifras reflejan el gasto más alto en armas nucleares desde el apogeo de la Guerra Fría y la organización denuncia que la crisis mundial desatada por la pandemia del coronavirus pone sobre la mesa «el despilfarro» de la carrera armamentista, cuyos recursos podrían invertirse de otra manera, sobre todo en tiempos de necesidad y emergencia sanitaria como los actuales. Alicia Sanders-Zakre, la autora principal del informe, asegura que «ahora está más claro que nunca que las armas nucleares no proporcionan seguridad para el mundo en medio de una pandemia mundial, y ni siquiera para los nueve países que tienen armas nucleares, particularmente cuando hay un déficit documentado en los suministros de atención médica y profesionales médicos agotados». Los países con arsenal nuclear Casi la mitad del gasto total corresponde a Estados Unidos, precisamente el país con más fallecidos por causa del Covid-19, por lo que los investigadores destacan que la administración de Trump gastó 35.400 millones de dólares, lo que aceleró la «modernización del arsenal» al tiempo que redujo la inversión dedicada a la prevención de pandemias. Los datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso estadounidense revelan que el costo del programa durante los próximos diez años será de 500.000 millones de dólares, un aumento de casi 100.000 millones, aproximadamente del 23%, sobre las proyecciones de la administración de Barack Obama. No obstante, Kingston Reif, director de política de desarme y reducción de amenazas de la Asociación de Control de Armas, asegura que es posible que la recesión provocada por el coronavirus aumente la presión para limitar los gastos, incluidos los de defensa. Tras Estados Unidos, el segundo país con más gasto en armamento nuclear es China, seguido del Reino Unido, Rusia, Francia, India, Israel, Pakistán y Corea del Norte. En sus conclusiones, los autores del documento se preguntan: «¿Los ciudadanos y los líderes mundiales elegirán continuar tirando 73.000 millones de dólares en armas nucleares, o se unirán a la mayoría de los países del mundo para elegir prohibir todas estas armas de destrucción masiva?» y añade que a esta «impactante cifra» es necesario añadir los «incalculables costos humanos y ambientales», que no pueden ser cuantificados con precisión «debido a la falta de información confiable y consistente» al respecto. Para la elaboración del informe, que contó con la colaboración de expertos de instituciones de prestigio como la Universidad de Harvard y el Instituto de Tecnológico de Massachusetts, entre muchos otros, se incluyeron los «costos operativos» y los «gastos que están disponibles públicamente», por lo que las cifras reales podrían ser aún mayores, y la ICAN ha instado «a todos los estados con armas nucleares a ser transparentes para permitir informes más precisos».