Infortelecom


La filial española de Oxfam tiene 200.000 socios y cien millones de presupuesto

13-02-2018 - Fuente: abc.es
La filial española de Oxfam tiene 200.000 socios y cien millones de presupuesto
La ONG Intermon comenzó a funcionar en España hace más de 60 años, y fue en el año 2000 cuando se sumó a la confederación de Oxfam Internacional, integrada por 22 organizaciones, «en la que cada una tiene su entidad legal y órgano de gobierno independiente, pero trabajamos juntas en objetivos comunes», explica ABC, Pilar Orenes, subdirectora general de Oxfam Intermon y responsable del departamento de personas y organización. En la actualidad, la ONG española cuenta con 200.000 socios y donantes, alguno menos desde el pasado viernes cuando se conoció el pago de prostitutas por parte de personal de Oxfam en Haití. Desde ese día, el teléfono no ha dejado de sonar. «Se han dado de baja algunos socios, pero todavía no tenemos los datos sobre el número total», señala Orenes. «Somos conscientes de que la noticia ha indignado a nuestra base de socios y tenemos que pedir disculpas, y trabajar por recuperar sus confianza». Asegura que desde el principio la organización ha planteado una política de comunicación transparente y abierta a contestar ante cualquier pregunta, pero entiende que los socios exijan una «rendición de cuentas» para continuar con su donativo. «Se han dado de baja algunos socios, pero todavía no tenemos los datos sobre el número total» Afirma que la organización española no ha sufrido ningún incidente similar al de Haití «en los últimos años. Desde hace cuatro años estamos formalizando todos los sistemas de buzones éticos, el seguimiento de casos». Reconoce que anualmente «sí nos llegan a nuestro buzón ético diferentes casos. De cada uno de ello se hace una investigación. Se acompaña a la víctima y se hacen amonestaciones. Pero en ningún caso son episodios similares a los que han ocurrido en Haití». Contrataciones seguras Orenes se muestra muy crítica con la actuación de Oxfam Reino Unido tras la investigación de 2011, dando incluso «referencias positivas» de las personas implicadas en el escándalo. «Fue una situación mal gestionada, que nos indigna. Con el sistema que nosotros trabajamos, cualquier tipo de amonestación o caso de mala conducta figura en su expediente laboral, también en una base de datos interna que permite que cualquier persona que nos pida referencias sobre esos trabajadores, no sean recomendados. El reto ahora es reforzar esos canales entre las diferentes ONG, y también dentro de Oxfam. Pero lo que ocurrió en 2011 no puede volver a repetirse», subraya. Otro de los objetivos es crear entornos seguros para personas vulnerables. «Para ello debemos trabajar en contrataciones seguras, incorporando personas que tengan los valores de la organización. Y que en el día a día se fomenten esos valores. Todos los trabajadores y voluntarios de Oxfam Intermon firman un código de conducta cuando se incorporan», que está consesuado con Oxfam Internacional. La ONG española también está trabajando en reforzar los canales de denuncia, que sean «confiables y seguros para las víctimas». Oxfam Intermon, que el año pasado tuvo unos ingresos de algo más de cien millones de euros (3,7 millones aportados por el Gobierno español y 23,1 por la Unión Europea) cuenta con 1.400 trabajadores y 1.700 voluntarios.