Infortelecom


La extrema derecha de AfD desbanca a la CDU de Merkel como segundo partido en Turingia

28-10-2019 - Fuente: abc.es
La extrema derecha de AfD desbanca a la CDU de Merkel como segundo partido en Turingia
Las elecciones regionales de este domingo en Turingia, en el antiguo territorio de la República Democrática Alemana, sorprendieron por el auge de los extremos políticos. Die Linke (La Izquierda), una formación que une a una escisión radical de los socialdemócratas y a los excomunistas reciclados a la democracia, mejoró dos puntos sus resultados de 2014 y logró un 29,8%, según el recuento al cierre de esta edición, mientras que la extrema derecha de Alternativa para Alemania (AfD) , una formación antieuropea y antiextranjeros, dobló sus anteriores resultados electorales y quedó en segunda posición con el 24% de las papeletas. La CDU de Angela Merkel, el partido de centro derecha que desde la caída del Muro de Berlín y a partir de la reunificación venía siendo el partido más votado en este «land», se quedó en el 22,1%. Y los socialdemócratas del SPD apenas cosecharon el 8%, lo que significa que pierden casi otros cinco puntos respecto a los comicios de hace cuatro años y caen prácticamente en la irrelevancia parlamentaria. Su candidato, Wolfgang Tiefensee, descartó «posibles consecuencias» apenas se conocieron los primeros sondeos a pie de urna. Bodo Ramelow, que ha presidido Turingia esta pasada legislatura gracias a un Gobierno apoyado por socialdemócratas y verdes y que había acudido a votar a primera hora de la mañana acompañado por su terrier Atila, leyó estos resultados como «un gran éxito», aunque el descenso del SPD y el hecho de que los Verdes no hayan logrado despegar por encima del 5,5%, ponen en duda que en esta ocasión pueda reeditar la misma coalición. Miedo a la ultraderecha «Me veo claramente reforzado por las urnas», dijo anoche en su primera reacción, asegurando que «he recibido el mandato de formar gobierno y eso es exactamente lo que voy a hacer». Los analistas atribuyen su aumento en el resultado de Die Linke a la movilización del voto contra la AfD, cuyo candidato en Turingia es Björn Höcke, inspirador del ala más dura de AfD y en torno al que se desarrolla una especie de culto al líder por parte de los círculos del partido que coquetean con el neonazismo. «Este resultado es un claro mensaje del electorado de que no quiere que las cosas continúen como hasta ahora», interpretó Höcke anoche el resultado, «mi partido ha recibido una clara tarea y voy a ocuparme de llevarla a cabo». A la espera del voto por correo, está por ver que Ramelow pueda volver a formar gobierno. El reparto de escaños en el parlamento regional es de 28 para Die Linke, 22 para AfD, 21 de la CDU, 8 de la SPD y para Los Verdes y liberales 5 y 4 respectivamente. Tanto la CDU como los liberales del FDP, que rozan el 5%, descartaron anoche un hipotético apoyo a Ramelow, a pesar de paradójicas encuestas, como una de Infratest Dimap que señala que dos tercios del electorado regional desean una coalición Die Linke-CDU, con porcentaje más alto entre los cristianodemócratas. El resultado de los partidos moderados, en todo caso, es tan decepcionante que tampoco justificarían las urnas otra constelación de gobierno. «El resultado hace a Turingia ingobernable», dijo el secretario general de los socialcristianos bávaros (CSU) Markus Blume, «es la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial que los partidos de los extremos forman entre ellos una mayoría parlamentaria y se trata de un resultado dramático para la democracia alemana».