Infortelecom


Kristina Spohr: «Putin quiere destruir el orden creado tras la Guerra Fría»

08-03-2022 - Fuente: abc.es
Kristina Spohr: «Putin quiere destruir el orden creado tras la Guerra Fría»
Tras realizar numerosas entrevistas a protagonistas vivos, revisar sus diarios y memorias y, sobre todo, recopilar durante una docena de años innumerables documentos gubernamentales y de inteligencia a medida que se desclasificaban en archivos de todo el mundo, Kristina Spohr publicó ?Después del muro. La reconstrucción del mundo tras 1989? (Taurus, 2021), un ensayo referencial para comprender los cambios que transformaron el tablero internacional en la recta final del siglo XX. La politóloga alemana analiza para ABC las claves de este momento convulso en Europa. ¿Este conflicto es la prueba palpable de que la Guerra Fría se cerró en falso? Vladimir Putin lanzó la invasión bajo la apariencia de una «operación militar especial», afirmando estar respondiendo a la solicitud de «ayuda» de las «Repúblicas Populares de Donbass» (Donetsk y Lugansk), que había reconocido solo tres días antes. También alegó (¡sin ningún fundamento!) que los ucranianos habían estado cometiendo genocidio contra los rusos en Donbass durante los últimos ocho años. Como dijo, quería «desmilitarizar y desnazificar Ucrania» y llevar ante la justicia a «aquellos que han cometido crímenes sangrientos contra personas pacíficas, incluidos ciudadanos rusos». Su objetivo real, sin embargo, es mucho más grande que Ucrania, nada menos que el orden europeo creado bajo la égida estadounidense después del final de la Guerra Fría y la desintegración de la Unión Soviética. Para Putin, ese orden posterior al Muro, basado en los Principios de Helsinki de 1975 y la Carta de la ONU de 1945, es un «imperio de mentiras» cuyo objetivo, según afirmó en su declaración de guerra el 24 de febrero, es «ponernos en aprietos por última vez para destruirnos por completo». Sin embargo, para países como Estonia, Letonia y Lituania, que habían luchado durante gran parte del siglo XX para escapar de la dominación rusa, este orden europeo es la piedra angular de su libertad. Putin está tratando de absorber a Ucrania, a la que no reconoce como un estado independiente, y, potencialmente, otras partes del ?exterior cercano? ruso, las antiguas repúblicas soviéticas (como Bielorrusia, Moldavia, etcétera). Durante mucho tiempo ha hablado de su deseo de reunir las «tierras rusas históricas» y restablecer una Rusia fuerte después de treinta años de humillación y marginación. Pretende imponer su voluntad por la fuerza militar. Putin también ve a su país comprometido en una lucha contra la presencia estadounidense en Europa. Desde 2019, él y su ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, no solo han buscado que Estados Unidos reconozca un mundo multipolar, también han declarado obsoleto el orden liberal. En su libro habla de los grandes actores que protagonizaron el final de aquel periodo oscuro para el mundo (Thatcher, Reagan, Bush, Kohl, Mitterrand, Gorbachov..). ¿Los líderes actuales dan la talla? Hemos visto intensos esfuerzos diplomáticos, especialmente en Europa por parte de los líderes de la OTAN/UE, el presidente francés Macron y el canciller alemán Scholz, que hicieron viajes desesperados al Kremlin para evitar la guerra. Pero el diálogo por sí solo no fue suficiente. El Kremlin no se dejó disuadir y eligió la guerra que había estado planeando durante mucho tiempo. Desde el comienzo de las hostilidades, la UE ha reforzado sus lazos. Alemania también adoptó una línea dura a través de un régimen de sanciones severas y la entrega de armas y ayuda humanitaria a Ucrania. Del lado estadounidense, el dúo Biden-Blinken también ha expresado un mensaje claro y simple. Antes de la guerra, ofrecieron a Rusia negociaciones sobre el control de armas y medidas de fomento de la confianza, ofertas que Moscú no aceptó. Pero también subrayaron el hecho de que los estados tienen que ser libres para elegir sus alianzas, un principio clave de Helsinki que sustenta la política de ?puertas abiertas? de la OTAN que no es negociable. Posteriormente, Biden y Blinken han condenado categóricamente las violaciones de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania. También han hecho hincapié en un punto crucial: la OTAN no tiene ninguna obligación legal con Ucrania. Su frontera en Europa del Este son los estados bálticos, Polonia, Eslovaquia y Rumania. También se han involucrado en deliberaciones con la UE, así como con miembros que no son de la OTAN, como Finlandia. El presidente finlandés, Sauli Niinistö, quizás entienda mejor las políticas rusas de intimidación y acoso. Después de todo, su país fue objeto de una invasión premeditada en 1939. En su discurso de Año Nuevo hace dos meses, advirtió que Rusia tenía la intención de crear esferas de intereses en Europa, negando a los países soberanos la oportunidad de elegir a sus aliados y amenazando con ignorar, incluso socavar, los intereses de los estados europeos más pequeños y de la UE. A diferencia de 1989, cuando era posible que Occidente entablara un diálogo, Putin ha cerrado esta perspectiva a través de su retórica, su visión del mundo y sus acciones. Para Biden, Macron o Scholtz, la diplomacia es ahora como tratar de aplaudir con una mano, ya que Putin ha convertido la otra en un puño que ha golpeado a Ucrania. Estos líderes tienen razón al expresar no solo su disgusto por esta violencia, sino también su firme compromiso de defender a todos los miembros de la OTAN. Reunión de Putin y Macron en el Kremlin a principios de febrero de 2022 - AFP Con Biden parece que Estados Unidos ha renunciado a su papel de ?gendarme mundial?, una estrategia que empezó con Trump. Siempre se ha exagerado el papel de Estados Unidos como ?policía mundial?. Su política durante la Guerra Fría fue construir posiciones de fuerza que disuadieran a la Unión Soviética de expandirse. Este fue el pensamiento detrás de la política de contención de Kennan, que alcanzó su apogeo con el Plan Marshall y la OTAN en 1948-49. También fue el pensamiento detrás de la ?pactomanía? de Eisenhower en la década de 1950, que culminó con la creación de la Organización del Tratado del Sudeste Asiático (SEATO). Estados Unidos fue a la guerra en Corea en 1950, ante todo, para proteger a su aliado surcoreano contra un acto de agresión comunista. Cimentó su participación en Vietnam del Sur quince años después por la misma razón. El primer Bush fue a la guerra en 1991 con el pretexto de construir un nuevo orden mundial, pero solo después de una agresión clara de Sadam Husein a Kuwait y con el respaldo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (con el voto favorable de la Unión Soviética y la abstención de China). El segundo Bush habló de la necesidad de extender la democracia por todo el Medio Oriente, pero la guerra de 2003 contra Sadam, impulsada por una política de cambio de régimen, se produjo en el contexto frenético del 11 de septiembre y la guerra contra el terrorismo. Esta nueva crisis lleva a Estados Unidos a las viejas simplicidades de la Guerra Fría. Le ha brindado a Washington la oportunidad de inyectar propósito y energía nuevamente a la OTAN (una alianza de defensa y una plataforma para la cooperación en materia de seguridad). La política de Guerra Fría de Estados Unidos siempre tuvo más éxito en Europa occidental que en cualquier otro lugar porque era un ?imperio por invitación?: muchos europeos querían el apoyo de Washington. Todavía lo hacen, sobre todo porque continúan, con razón, temiendo a Moscú. Hay dudas sobre el liderazgo de la Unión Europea en la geopolítica mundial y mucho se habla de su 'debilidad'. ¿Esta agresión de Putin podría despertar a la Vieja Europa? Absolutamente. Desde Suecia hasta los Países Bajos, Alemania, España y la República Checa, muchos países están unidos por el régimen de sanciones y el suministro de material militar para Ucrania. También hemos sido testigos de una unidad sin precedentes entre los líderes, incluidos los críticos de la UE como el primer ministro húngaro, Viktor Orban, quienes han enfatizado el papel de la UE en la respuesta contra la agresión abierta de Rusia. Las voces populistas a favor de Putin, que antes eran cada vez más fuertes en Europa central, se han evaporado ante la amenaza común. Han sido reemplazadas por un deseo de proteger y defender el carácter y las reglas que han regido los asuntos europeos desde la Segunda Guerra Mundial. Incluso el Reino Unido ha tratado de orientarse en la misma dirección que la respuesta de la UE. La reciente reunión de Putin con Xi Jinping en Pekín - Reuters ¿Qué opina de la posición de China, aparentemente neutral (o con mensajes contradictorios: defiende la integridad de Ucrania, pero no se opone al Kremlin)? Parece que hay una especie de entendimiento entre China y Rusia que ha provocado que el régimen de Pekín tolere silenciosamente las acciones de Putin. La manifestación más obvia ha sido su abstención en el Consejo de Seguridad de la ONU en las resoluciones para condenar la guerra. Quizás esta tolerancia fue resultado de la reunión de Putin-Xi Jinping en Pekín al comienzo de los Juegos Olímpicos de Invierno. Durante el viaje de Putin a China, los dos gobiernos emitieron una declaración de más de 5.000 palabras que elogiaba una asociación sin ?zonas prohibidas?. Este documento, salpicado de puntos de conversación favoritos entre Rusia y China, parecía ser una llamada a las naciones para que establecieran esferas de influencia en sus respectivas regiones. Probablemente también señaló el ?apoyo tácito? de China a las amenazas rusas (quizás incluyendo la guerra) a Ucrania. El 25 de febrero, el día después de la invasión, el régimen chino proclamó que respetaba la soberanía de Ucrania, pero también insistió en que las preocupaciones de seguridad de Rusia debían tomarse en serio. En respuesta, Biden ha enfatizado que cualquier país que respalde el ataque de Rusia sería «manchado por asociación». Su administración también ha dicho que las empresas chinas enfrentarán consecuencias si buscan ayudar a Moscú a evadir los controles de exportación impuestos por los países occidentales. Claramente, este podría ser el comienzo de una serie de desafíos ruso-chinos al orden mundial, que podrían llegar a abarcar el este de Asia, así como la seguridad europea, la resiliencia democrática y el sistema financiero global. ¿Cómo será el orden mundial después de esta guerra? Esto es muy difícil de juzgar, en parte porque no sabemos con certeza cómo actuará China. También depende del resultado militar en Ucrania. Una victoria rusa relativamente rápida, que parece poco probable, podría envalentonar a Putin para apuntar a los países de la OTAN, comenzando con Estonia (cabe señalar que Putin cuenta a los estados bálticos entre las antiguas repúblicas soviéticas y «en el extranjero cercano» a pesar de que terminaron siendo anexionadas a la URSS tras el pacto Hitler-Stalin de 1939, después de dos décadas de independencia). O podría poner a prueba las defensas de Finlandia y Suecia, miembros de la UE (pero no de la OTAN). Una insurgencia prolongada en Ucrania obviamente debilitará el poder ruso, pero también podría provocar una escalada de Putin, como lo han hecho otros países que enfrentaron un dilema similar, desde Japón en China en 1941 hasta Estados Unidos en Vietnam en 1970. El orden mundial también depende del futuro político de Putin, que probablemente estará determinado por la situación del campo de batalla en Ucrania, cómo sobrevive la economía rusa bajo las sanciones y si los rusos alguna vez se rebelarán contra su liderazgo cada vez más agresivo y autoritario. Lo que sí parece probable es que Occidente saldrá más unido. Por el momento, al menos, Washington ya no está atenazado por el unilateralismo de Bush hijo y Trump. Pero independientemente de lo que suceda en Washington después de las elecciones de 2024, está surgiendo una Europa más fuerte y más cohesionada, desde Portugal a Polonia, de Italia a Finlandia, cuyo punto de apoyo actual está en París, liderado por el voluble Macron, y en Berlín, donde el sorprendentemente acerado Scholtz simboliza un país más seguro de lo que ha sido en la memoria reciente.