Infortelecom


Irán anuncia que se saltará las limitaciones a su programa nuclear fijadas en el acuerdo de 2015

05-01-2020 - Fuente: abc.es
Irán anuncia que se saltará las limitaciones a su programa nuclear fijadas en el acuerdo de 2015
Mientras decenas de miles de iraníes llenaban las calles del país para dar el último adiós al general Qassem Suleimani, el Gobierno de Teherán anunció este domingo que deja de cumplir las restricciones a su programa nuclear previstas en el acuerdo firmado en 2015 con el Reino Unido, Alemania, Francia, Rusia, China y Estados Unidos, que se retiró del pacto en la era Trump. «La República Islámica de Irán pondrá fin a sus limitaciones finales en el acuerdo nuclear. Por lo tanto, el programa nuclear de Irán eliminará todas las restricciones de su producción de uranio, incluyendo el porcentaje de enriquecimiento y la cantidad de uranio enriquecido, así como las cortapisas a su investigación y desarrollo», según un comunicado emitido por el Consejo de Seguridad Nacional de la potencia persa. Pese a este anuncio, Teherán reitera su compromiso con la Agencia Internacional de la Energía Atómica y promete volver a cumplir los términos del acuerdo nuclear si EE.UU. retira las actuales sanciones en vigor y garantiza sus intereses. En cualquier caso, Irán está clamando venganza. En el primero de los tres días de funerales la multitud gritó ayer con fuerza «¡muerte a América!». Las muestras de dolor en las calles llegaron acompañadas de las declaraciones de figuras de la república islámica como Alí Akbar Velayati, asesor del líder supremo, Alí Jamenei, quien advirtió que Estados Unidos se enfrentará a «un nuevo Vietnam» si no retira sus fuerzas de la región. El general Hosein Dehqan, asesor militar de Jamenei, hizo referencia a la respuesta que preparan y en declaraciones a la cadena CNN matizó que «será militar y contra ubicaciones militares». El jefe del Ejército, general Abdolrahim Musavi, fue el encargado de responder a la amenaza de Trump de atacar 52 objetivos de la república islámica, «algunos de muy alto nivel e importancia para Irán y la cultura iraní, y dijo que es «muy improbable» que EE.UU. «se atreva» a una confrontación directa con su país. Entre tanto, el Parlamento de Irak aprobaba un texto para pedir al Gobierno que pusiera fin a la presencia de las fuerzas de Estados Unidos en el país, uno de los objetivos que perseguía el propio Suleimani en vida. Lo que ha conseguido hasta el momento Donald Trump tras ordenar la muerte del jefe de la Fuerza Quds, brazo de operaciones exteriores de la Guardia Revolucionaria iraní, es colocar a sus 5.000 hombres en Irak a las puertas de la retirada y dejar en el aire el futuro de la coalición internacional creada para combatir al grupo yihadista Daesh. El Parlamento de Bagdad aprobó un texto que pide al Ejecutivo que anule «la petición de ayuda a la coalición internacional para luchar contra el Estado Islámico». No solo aboga por la salida de las fuerzas norteamericanas, sino que reclama al Gobierno que «trabaje para acabar con la presencia de cualquier fuerza extranjera en el país». Así mismo, pretende que se abra «una investigación de alto nivel» sobre el bombardeo estadounidense e informar a la Cámara de los resultados en siete días. La resolución del Parlamento, donde los diputados chiíes son mayoría, fue leída por el presidente de la propia Cámara, Mohamed al Halbousi, ante 168 de los 329 diputados, ya que se ausentaron partidos kurdos y suníes. La decisión salió a la luz al tiempo que la coalición internacional liderada por EE.UU. anunciaba la suspensión de todas sus actividades de apoyo y entrenamiento de las tropas iraquíes para concentrarse en la protección de las bases en Irak.El primer ministro en funciones iraquí, Adil Abdul Mahdi, declaró que Suleimani viajó a Bagdad invitado por él para negociar una oferta para rebajar la tensión en la región realizada por Arabia Saudí. Abdul Mahdi, que se mostró dolido y molesto, pensaba reunirse con el general la misma noche de su asesinato. Este domingo, antes de que el Parlamento aprobara su resolución, pidió a la propia Cámara poner fin a la presencia de tropas extranjeras en suelo iraquí. En su discurso reclamó «medidas urgentes» y «llevar a cabo las gestiones» necesarias para la retirada de esas fuerzas, sin mencionar específicamente a las de EE.UU. Acciones diplomáticas El Ministerio de Exteriores iraquí convocó al embajador estadounidense, Matthew H. Tueller, para expresarle su condena por el ataque del viernes, donde además de Suleimani, los estadounidenses mataron al número dos de las Unidades de Movilización Popular, Abu Mahdi al Muhandis, y a otras ocho personas. Exteriores emitió un comunicado en el que aclaró que la operación supuso «una violación flagrante a la soberanía de Irak, de todas las normas y leyes internacionales que regulan las relaciones entre los países» y recordó que «viola las normas acordadas con la coalición internacional, cuya misión se limita a combatir al EI y entrenar a las fuerzas de seguridad iraquíes, en coordinación y bajo la supervisión del Gobierno iraquí». La operación contra Suleimani nada tuvo que ver con esta misión acordada entre Bagdad y Washington. Muqtada al Sader, líder de la fuerza política con mayor representación en el Parlamento, fue un paso más allá y envió un mensaje a los diputados para exigir además de la salida de las tropas, «el cierre de la Embajada de Estados Unidos» y la «creación de un eje global de resistencia». Tras la muerte de Suleimani el clérigo anunció su decisión de reactivar al Ejército del Mahdi, la principal milicia chií en el país desde 2003 a 2008. El líder del grupo chií libanés Hizbulá, Hasan Nasralá, afirmó por su parte que el «castigo justo» a la muerte Suleimani es la expulsión de las tropas de ese país de Oriente Próximo. «La respuesta a la sangre de Suleimani y Al Mohandes debe ser la expulsión de las fuerzas estadounidenses de la región», afirmó el clérigo en referencia también a Al Muhandis.