Infortelecom


Hariri acuerda con Macron regresar al Líbano el miércoles

18-11-2017 - Fuente: abc.es
Hariri acuerda con Macron regresar al Líbano el miércoles
Saad Hariri, el primer ministro libanés que dimitió la semana pasada, volverá a su patria el próximo miércoles tras los contactos y maniobras en la sombra posteriores a su recepción oficial celebrada hoy en el Elíseo, donde se reunió con el presidente Emmanuel Macron. La diplomacia francesa considera una «gran victoria» nacional la salida de Saad Hariri de Arabia Saudí, donde no está claro si estuvo retenido, privado de libertad o secuestrado por el mismo régimen que precipitó el anuncio ¿forzado? de su dimisión y fuga hacia Riad, la capital «amiga». Después de sus pasadas conversaciones en Riad con Hariri y Mohamed bin Salman (conocido MBS), el príncipe heredero de la monarquía absoluta saudí, el presidente Macron ha conseguido rescatar al primer ministro libanés del atroz atolladero precipitado por el aventurerismo saudí. En el Elíseo, hoy y en los próximos días, Macron intentará hacer avanzar unas maniobras que quizá escapen al voluntarismo francés. Precipitando la dimisión de Hariri e invitándolo a «refugiarse» en Riad, Bin Salman provocó un ataque súbito de nacionalismo en el Líbano, donde todas las fuerzas políticas percibieron una burda maniobra saudí, que intenta desplazar la temible influencia de Hizbolá, que es apoyado por Irán, pero que también es la fuerza política que representa a los chiíes libaneses. En París, Macron intenta maniobrar para conseguir una cierta neutralidad de Teherán ante la vuelta anunciada de un primer ministro que nadie sabe si confirmará su dimisión o aceptará su restablecimiento, apoyado por una mayoría de partidos nacionales. Consumada la salida de Hariri, no está claro qué podrán hacer Macron y el gobierno francés para apuntalar el frágil y balcanizado paisaje político libanés. Arabia Saudí, los sunníes libaneses y Hariri denuncian con cierta agresividad verbal el comportamiento de Irán, «intentando desestabilizar todo Oriente Medio». Macron ha intentando asociar a Irán a una solución global. Pero Teherán, por su parte, denuncia el comportamiento irresponsable de Riad y sus aliados libaneses. Malestar en Irán Consultado por «Le Monde», Karim Emile Bitar, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Saint-Josep de Beirut, resume el equilibrio de fuerzas así: «De un lado está la potencia iraní, profesional y cínica; del otro, se encuentran las gesticulaciones saudíes, dando muestras palmarias de amateurismo impulsivo». Ante la presencia de tales influencias, la personalidad de Hariri se percibe frágil, falta de la autoridad y del carisma imprescindibles para resistir a sus «protectores» saudíes y sus enemigos iraníes. Tras su visita a los Emiratos Árabes Unidos y su escala en Riad, Macron proyectaba visitar oficialmente Irán. Tras la crisis de la dimisión de Hariri, Teherán reaccionó advirtiendo que el comportamiento diplomático francés «está ayudando a transformar crisis potenciales en crisis reales». Lenguaje elíptico que no parece sugerir una evolución tranquilizadora en la zona.