Infortelecom


Embargo económico y Covid-19, las justificaciones de Cuba

01-05-2020 - Fuente: abc.es
Embargo económico y Covid-19, las justificaciones de Cuba
A principios del pasado mes abril la administración de Washington reveló que durante las dos últimas décadas el país habría exportado hacia Cuba billones de dólares en medicinas y equipos médicos, y advirtió que existe «desinformación» sobre las sanciones impuestas a La Habana. «Estados Unidos autoriza rutinariamente la exportación de bienes humanitarios, productos agrícolas, medicinas y equipo médico para apoyar al pueblo cubano. En 2019, Estados Unidos exportó millones de dólares de productos médicos» a la isla, afirmó el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Michael Kozak. Exportaciones y ventas suscritas a una exención del embargo económico y financiero de los Estados Unidos contra Cuba, aprobada por el congreso estadounidense en el año 2000, siempre que el régimen de La Habana pagara por adelantado y en efectivo. Con estas declaraciones del subsecretario de Estado interino también coincidió la Encargada de Negocios de la embajada estadounidense en La Habana, Mara Tekach, quien consideró además que «la desinformación es peligrosa, particularmente en estos momentos de lucha contra el coronavirus». Posteriormente las autoridades del régimen de la isla negaron las afirmaciones de los diplomáticos de Washington. Según justificó Lázaro Silva, vicepresidente de la empresa importadora y exportadora de productos médicos del ministerio de Salud Pública, MediCuba, «el bloqueo tiene un impacto en la vida cotidiana de la población». Terceros países «Hay un grupo de recursos que nosotros adquirimos y que comprar en Estados Unidos nos favorecería, porque es un mercado mucho más cercano [?]. Invito a que muestren las evidencias de que a MediCuba le han estado vendiendo medicamentos y MediCuba es el único que importa medicamentos», dijo Silva en una entrevista concedida a The Associated Press. Añadió este funcionario que, en años anteriores se hizo contacto con unas decenas de firmas de insumos médicos de los Estados Unidos, y solo dos contestaron, entre ellas Bayer, que sería con la única que se logró un acuerdo en 2019. Sin embargo, admitió que el régimen de La Habana «sí adquiere medicamentos estadounidenses a través de terceros países, o como reventa algunos productos para enfermedades específicas». Por su parte, el director de Relaciones Internacionales del ministerio de Salud Pública, Ernesto Marimón, aseguró que en el último año «Cuba perdió 160 millones de dólares por las sanciones estadounidense» en el ámbito de la salud, y que con la expansión del Covid-19 en el país el embargo «se ha recrudecido [?] porque necesitamos medicamentos de forma urgente, ágil y tenemos que recurrir a mercados lejanos». Explotación de médicos El régimen cubano, acostumbrado a evadir con argumentos ideológicos cuestionamientos administrativos, rechazó este miércoles las acusaciones del Departamento de Estado de los Estados Unidos -relatadas en el documento: La verdad sobre las misiones médicas de Cuba- sobre que la pandemia del Covid-19 ha representado la oportunidad de recuperar su negocio con la explotación de médicos y la exportación de servicios de salud bajo la bandera de «misiones de cooperación médica internacional». En noviembre de 2018 se filtraron cables diplomáticos que revelaron algunos detalles de las negociaciones entre La Habana y Brasilia con el programa «de cooperación» Más Médicos: que el programa fue una idea cubana y no brasileña; que los médicos cubanos fueron trabajadores contratados y no becarios; que la parte cubana interviniente fue la sociedad anónima Comercializadora de Servicios Médicos, y dentro de esta, su sección de Negocios; que las negociaciones se efectuaron de manera confidencial para evitar la reacción de la comunidad médica de Brasil, y que el régimen cubano se quedó con más del 70% del salario de los médicos, fueron algunas de las revelaciones obtenidas de estos documentos. El propio régimen reconoció que «desde que comenzó la pandemia han viajado a otras tierras 24 brigadas médicas cubanas», que «médicos, enfermeras y asesores de salud han partido en estas semanas a más de veinte países», mientras en la Isla el Covid-19 ha crecido en su tasa de contagio. El régimen catalogó de «calumnia permanente y bochornosa» la denuncia de que explota a sus médicos, e insistió en que «debe decirse que en todos los casos el Gobierno de Cuba paga íntegramente el salario de los médicos en Cuba mientras prestan servicios en otros países». Pero el «salario íntegro» al cual se refirió el régimen es el que devengan los profesionales mientras trabajan en la Isla, no al salario que se negocia con los países a donde envían a estas brigadas. Un informe de la ONG Archivo Cuba en 2018 denunció que el gobierno en la Isla se embolsó, en un solo año, u nos 34,5 millones de dólares por concepto de venta de plasma sanguíneo. El documento, que fue enviado a la relatora especial de Naciones Unidas sobre la Trata de Personas, María Grazia Giammarinaro, detalló que el régimen llegó a exportar, entre 1995 y 2014, un total de 622,5 millones de dólares en derivados de sangre humana. Durante seis décadas el ministerio de Salud Pública ha incentivado a la población a masificar las donaciones de sangre, voluntarias y gratuitas, bajo el lema «dona tu sangre, salva una vida». Estas convocatorias suelen ser «tareas de choque» para cuadros del Partido Comunistas, la Unión de Jóvenes Comunistas y los Comité de Defensa de la Revolución.