Infortelecom


Elecciones en Holanda: las posibles coaliciones

16-03-2017 - Fuente: abc.es
Elecciones en Holanda: las posibles coaliciones
Nunca un solo partido ha logrado los 76 escaños que suponen la mayoría parlamentaria en Holanda. El sistema electoral proporcional de distrito único permite que la Cámara baja del país esté ampliamente fragmentada. Por ello, aunque el partido liberal VVD del primer ministro holandés, Mark Rutte, haya ganado las elecciones de Holanda con 33 escaños, necesitará formar una coalición si quiere gobernar. Coalición de centro-derecha Los resultados de las elecciones generales neerlandesas abren la puerta a la formación de un Gobierno de coalición de centro-derecha. Los diputados del VVD, 33 escaños, junto con los 19 que ha logrado Llamada Democristiana (CDU) y los otros 19 de los centristas de Demócratas 66 (D66), darían lugar a un Ejecutivo en minoría con 71 apoyos parlamentarios. El primer ministro ya adelantó durante un debate electoral radiofónico que los socios de coalición que tiene en mente son D66 y CDA. El líder de D66, Alexander Pechtold, también apostó durante la campaña por un gobierno progresista «de centro» formado con los liberales y los democristianos. Para superar los 76 parlamentarios que proporcionan la mayoría absoluta en una Cámara Baja con 150 miembros, Rutte podría recurrir a los 9 escaños de los laboristas (PvdA), sus socios de Gobierno en la pasada legislatura. Sin embargo, queda por ver si el PvdA está dispuesto a volver a pactar con los liberales de derechas del VVD tras cuatro años y medio de alianza y la pérdida de 29 escaños en estos comicios. Su líder, Lodewijk Asscher, dio un discurso tras la publicación de los sondeos a pie de urna en el que reconoció la derrota de su partido y, entre lágrimas, aseguró que seguirá siendo líder de su formación y que luchará «por una economía justa y una sociedad decente» en Holanda. Coalición de derecha Pese a los 20 escaños del Partido de la Libertad, la mayoría de formaciones políticas ya manifestaron durante la campaña electoral su negativa a pactar con el ultraderechista y eurófobo Geert Wilders. De hecho, Rutte aseguró durante las semanas previas a los comicios que la probabilidad de gobernar junto a Wilders «no es 0,1, sino cero». Aun así, el líder xenófobo, que entre 2010 y 2012 actuó como apoyo externo del primer Gobierno liderado por Rutte, llegó a exigir «un puesto en la futura coalición» y argumentó en su favor haber ganado cinco escaños, frente a las pérdidas del VVD con respecto a los anteriores comicios. Lo cierto es que es poco probable una coalición de derecha liderada por Wilders. Coalición de izquierda Tampoco parece probable una alianza entre las fuerzas de izquierda, pese al ascenso del partido verde Groenlinks, que ha pasado de los 4 hasta los 14 asientos en el Parlamento neerlandés. El apoyo de los 14 diputados pertenecientes al Partido Socialista (PS) resultaría insuficiente, si bien su líder, Emile Roemer, pidió a los demás partidos de izquierda «no ir detrás de la derecha» y aseguró que resultará «emocionante» conocer el color del futuro Ejecutivo. Además, una coalición de este espectro político requeriría de un pacto entre seis o más partidos: la asociación de los verdes, socialistas, socialdemócratas y socioliberales del D66 dan una suma de apenas 56 escaños, por lo que tendrían que lograr el apoyo de un gran partido, como el centrista CDA, que dejaría la coalición en 75 apoyos y la necesidad de unirse a otros partido de izquierda minoritario.