Infortelecom


El régimen cubano niega que esté detrás de los «ataques acústicos» contra diplomáticos

23-09-2017 - Fuente: abc.es
El régimen cubano niega que esté detrás de los «ataques acústicos» contra diplomáticos
El régimen cubano ha negado este viernes en Naciones Unidas que exista hasta el momento «evidencia alguna» que confirme las denuncias sobre un supuesto «ataque acústico» sufrido por diplomáticos estadounidenses destinados en la isla. «Cuba jamás ha perpetrado ni perpetrará acciones de esa naturaleza», afirmó el ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, al participar en el debate de alto nivel de la Asamblea General de la ONU. El canciller cubano sostuvo que sería «lamentable» si este asunto «se politiza», informan Efe y Reuters. El pasado 17 de septiembre, el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, denunció que su país estudia cerrar su embajada en La Habana como respuesta a ese supuesto «ataque acústico», que ocurrió a finales del año pasado. Según Tillerson, esas acciones han provocado problemas de salud a una veintena de estadounidenses, en su mayoría diplomáticos. Informes médicos hablan de lesión cerebral traumática leve y pérdida de audición. También se han visto afectados ciudadanos de Canadá, según las autoridades de ese país. «Sería lamentable que se politice un asunto de la naturaleza descrita»Al aludir a esas denuncias, Rodríguez aseguró que el Gobierno de La Habana «cumple con todo rigor y seriedad sus obligaciones» con la Convención de Viena en lo referido a la protección de la integridad de «todos los diplomáticos sin excepción», incluyendo los de Estados Unidos. El ministro negó esos hechos y aseguró que «ni ha permitido ni permitirá que su territorio sea utilizado por terceros con ese propósito». El canciller aseguró que las más altas autoridades cubanas han ordenado que se investigue este misterioso episodio, que amenaza la frágil distensión entre dos países enemigos durante la Guerra Fría. También a familiares Rodríguez aseguró que, de acuerdo con las investigaciones realizadas, las autoridades cubanas «hasta el momento no cuentan con evidencia alguna» que confirme las causas ni el origen de las afecciones a la salud que han sido registradas por los diplomáticos estadounidenses y sus familiares. Esas pesquisas tuvieron en cuenta «datos aportados» por EE.UU., indicó el canciller cubano, y dijo que la investigación sigue su curso y para ello será necesaria una «efectiva cooperación» de las autoridades estadounidenses. «Sería lamentable que se politice un asunto de la naturaleza descrita», insistió Rodríguez. Raúl Castro recibió el jueves en La Habana a Nicolás Maduro, quien viajó a la isla a entregar un donativo para los damnificados por el huracán Irma- Afp Mal recuerdo para los presos políticos Un mal recuerdo, reavivado por los «ataques acústicos» contra diplomáticos de la embajada estadounidense en Cuba, es la única secuela que le queda al ex preso político cubano Luis Zúñiga de las prolongadas torturas auditivas sufridas en la cárcel. A sus 70 años, 19 de ellos en cárceles de Cuba y 29 como exiliado en Estados Unidos, Zúñiga se apesadumbra cuando habla del tormento conocido como «los ruidos electrónicos», del que fue víctima «días y días» en dos momentos de su vida como preso político. Aunque no le permitieron graduarse como ingeniero, porque no quiso sumarse a la revolución castrista, este habanero tiene una mente «analítica» y conocimientos e interés por la tecnología, según dice en una entrevista con Efe en Miami. «A nosotros nos aplicaban ultrasonidos de alta amplitud de onda. Lo de ahora parecen ondas de baja frecuencia pero alta intensidad», señala. Se refiere a las 21 personas, funcionarios de la embajada estadounidense en La Habana y familiares de estos, que fueron blanco en 2016 de aparentes «ataques acústicos» que en algunos casos han llegado a causarles sordera y otros problemas de salud. Zúñiga no tiene ni un atisbo de duda al responder a la pregunta de si el Gobierno cubano está detrás de lo sucedido. «Absolutamente», dice. Descarta totalmente que sea obra de personas que hayan actuado por su cuenta, algo a su juicio imposible en un «estado policial», y cree que, como mucho, podría ser un «error humano»: que alguien se pudiera haber excedido con la intensidad de las ondas. Para este «plantado», como se conoce a los presos políticos más rebeldes, que se fugó dos veces y fue castigado por ello en los pabellones especiales de los penales de Combinado del Este (La Habana) y Boniato (Santiago de Cuba), el propósito de los «ataques acústicos» es el que tiene siempre la inteligencia cubana respecto a los diplomáticos extranjeros. «Amedrentarlos, crearles un estado de desasosiego, ponerles a la defensiva, para inhibirles de hacer algo que vaya contra los intereses del régimen y de paso mandar un mensaje al Gobierno (en este caso EE.UU.): ¡cuidado con lo que hacen aquí!», señala. Zúñiga ha contado su propia experiencia y denunciado violaciones de los derechos humanos en Cuba ante el Consejo General de Naciones Unidas que se encarga de esos asuntos y tiene sede en Ginebra.