Infortelecom


El presidente de Kenia vuelve a ganar las elecciones pero la polémica continúa

30-10-2017 - Fuente: abc.es
El presidente de Kenia vuelve a ganar las elecciones pero la polémica continúa
El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, ha sido declarado ganador en la segunda ronda de elecciones pero el resultado solo ha hecho que profundizar la crisis política y agitar el creciente temor a la violencia La votación de la semana pasada fue ordenada por la Corte Suprema, tras cancelar las elecciones de Agosto por irregularidades protocolarias. Pero la oposición decidió boicotearlas y el proceso se vio empañado por enfrentamientos violentos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes. Según la comisión electoral, Kenyatta, de 55 años, ha ganado con el 98% de los votos pero la participación fue tan solo del 38% - menos de la mitad que en Agosto. Y expertos temen que estas cifras no sean suficientes para darle a Kenyatta la legitimidad que necesitará para llevar a cabo un segundo mandato de cinco años. La crisis política está reavivando la animosidad entre etnias, sobretodo entre las tribus del presidente, un kikuyu, y el líder de la oposición, Odinga, que pertenece a la etnia Luo. A medida que la retórica política escala, también lo hacen los miedos de que se repita una ola de violencia como la de 2007, cuando unas 1.200 personas murieron y 600.000 tuvieron que abandonar sus hogares. Violencia electoral De echo, cuatro distritos electorales en el Oeste del país, no pudieron abrir las estaciones de voto razones de seguridad. Miembros de la oposición se manifestaron en las calles de Kisumu, alzando barricadas y amenazando a vecinos que querían votar. La policía respondió con gas lacrimógeno, patadas y balas. Al menos tres personas murieron y unas dos docenas resultaron heridas cuando la policía se enfrentó a jóvenes opositores. En total, ya son unas 60 las víctimas de violencia electoral desde inicios de año. Organizaciones internacionales han culpado al estado de abuso de poder. Y el director de Amnistía Internacional en Kenia, Justus Nyang'aya, ha dicho que la acción policial ha sido «un intento descarado de intimidar y castigar a los residentes del bastión de la oposición». Los dos partidos políticos no han tardado en acusarse el uno al otro de la violencia. La oposición dice que al gobierno quiere reprimirles a la fuerza mientras el partido del Kenyatta dice que la violencia en Kisumu ha sido organizada por milicias armadas y criminales. Nadie sabe lo que va a ocurrir en los próximos días pero mucho depende de la reacción de Raila Odinga, el veterano líder de la oposición que, a sus 72 años, ha tachado las dos rondas electorales de «farsa». Odinga ha dicho que se dirigirá a los partidarios el martes aunque no es probable que lo haga en tono conciliador. También puede ser que se presente una nueva petición contra los resultados de la elección al Tribunal Supremo. Pero si eso no ocurre, en tan solo 14 días, Kenyatta será investido como presidente de una Kenia profundamente dividida.