Infortelecom


El presidente alemán pide a liberales y Verdes que negocien

22-11-2017 - Fuente: abc.es
El presidente alemán pide a liberales y Verdes que negocien
El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, llamó este martes a consultas a los líderes del Partido Liberal (FDP) y de Los Verdes para hacer una llamada a la responsabilidad y tratar de devolverlos a la senda del diálogo con Merkel. Este procedimiento, sin precedentes en la historia de la República Federal, tenía como objetivo declarado evitar una repetición de las elecciones que, según fuentes del Palacio de Bellevue, perjudicaría al prestigio de la democracia alemana. Ambas reuniones tuvieron lugar en tono «casi de regañina». Su contenido no ha sido hecho público, pero fuentes de ambos partidos coinciden al resumir los argumentos manejados por el presidente. Steinmeier pidió explicaciones por la abrupta -e incomprensible para el electorado- ruptura de las negociaciones cuando estas estaban encaminadas. En segundo lugar, el presidente ha reflexionado sobre la incongruencia de presentarse a unas elecciones y después negarse a formar gobierno alegando cuestiones de incomodidad política. Y en tercer lugar, bastante más prosaico pero seguramente también más efectivo, sugirió muy sutilmente el efecto que tal comportamiento puede tener en los votantes en caso de que las elecciones deban repetirse. Si ya los votaron una vez y no sirvió de nada? ¿para qué volver a votarlos? En resumen, les hizo ver que no podrán eludir tan fácilmente la responsabilidad de formar gobierno, una obligación dictada por las urnas, y los envió a hablar con las directivas de sus respectivos partidos para buscar una vía de actuación. Sin embargo, los esfuerzos de Steinmeier no han tenido éxito con los liberales, cuyo lider, Christian Lindner, afirmó en una entrevista al «Frankfurter Allgemeien» que el presidente no le ha convencido y que no volverá a la negociación con Verdes y conservadores. Tirón de orejas El enfado del socialdemócrata Steinmeier ha sido, si cabe, más sonoro con su propio partido, cuyo líder, Martin Schulz, ha declarado no estar «disponible» para hablar de una gran coalición. El hecho de que en el grupo parlamentario se escuchen ya diferentes voces está directamente relacionado con la posición del presidente. Si en su larga experiencia como ministro de Exteriores y mediador de conflictos logró acercar a enemigos en Ucrania, Siria o Irán, se las ve ahora como presidente ante un reto todavía más difícil: encarrilar hacia el entendimiento a partidos políticos alemanes enfrentados por cuestiones aparentemente tan de matiz como las restricciones que han de ponerse al derecho de reunificación familiar de los asilados o el grado de progresión con que ha de desactivarse el impuesto popularmente conocido como «Soli». Pero, al tomar esta iniciativa por encima de las diferencias de los partidos, ha dado un nuevo realce al cargo y ha ganado personalmente reputación como figura de Estado.