Infortelecom


El partido se gana en el centro

16-02-2020 - Fuente: abc.es
El partido se gana en el centro
En el mundo hay muchos sistemas democráticos diferentes. La mayoría son igualmente legítimos aunque tengan sistemas electorales radicalmente distintos. La elección de las cámaras o del máximo mandatario en España, Reino Unido, Suiza o Estados Unidos no tiene nada en común. Pero no se puede descalificar a un sistema en beneficio de otro. En estos días vivimos uno de los procesos electorales más fascinantes del planeta, el de las primarias para elegir los candidatos a la Presidencia de los Estados Unidos. Como es habitual, la carrera sólo tiene interés en el partido que está fuera de la Casa Blanca porque el inquilino de ésta en primer mandato casi siempre se presenta a la reelección. En este caso, el foco está en el Partido Demócrata: el de John F. Kennedy y Franklin Delano Roosevelt. A estas alturas de la carrera sabemos que el candidato que partía como favorito, Joe Biden, que fue vicepresidente con Barack Obama, está en cuidados intensivos, intentando mantenerle con vida política. El que parece más favorecido en las votaciones celebradas es Bernie Sanders, el amigo de la Unión Soviética a la que se enfrentó Kennedy y con la que Roosevelt aceptó aliarse como un mal menor frente al nazismo. Aunque las cosas tampoco le van viento en popa. Fue el más votado en New Hampshire con el 25,7 por ciento de los sufragios, apenas un punto porcentual por encima del segundo, Pete Buttigieg. Pero hace cuatro años, en esas primarias, Sanders sacó el 60 por ciento de los votos. Ahora ha logrado doce puntos menos de la que entonces quedó segunda: Hillary Clinton. Sanders descalifica a Buttigieg diciendo que es el candidato respaldado por 40 multimillonarios del sector farmacéutico y de Wall Street, pero la realidad es que los 124.850 dólares con los que han contribuido a su campaña diversos multimillonarios y sus consortes representan el 0,2 por ciento de los 76 millones que había ingresado a principios de esta semana. Más bien parece que Sanders intenta protegerse de otro multimillonario: Michael Bloomberg. Bloomberg intenta dar una imagen suprapartidista ?fue alcalde de Nueva York con el Partido Republicano- y odia a Trump que le llama Mini Mickey por su escasa estatura. Bloomberg se lo juega todo en el supermartes del 3 de marzo, cuando se disputan 12 primarias. Pero la verdadera figura emergente de esta semana no ha sido ninguno de los aquí mencionados hasta ahora, sino la senadora demócrata por Minnesota Amy Klobuchar. En el debate del 7 de marzo tuvo una actuación brillante que le dio un 19,8 por ciento de los votos en New Hampshire, lo que le puede dar mucho resuello económico en esta campaña. Su aparición pone en situación desesperada a la senadora por Massachusetts Elizabeth Warren: el senador Sanders le estaba disputando el voto de la extrema izquierda con éxito, pero ella podía apelar al voto femenino. Ahora descubre que ese voto se lo roba Klobuchar. En el citado debate de New Hampshire, Klobuchar levantó la mano y preguntó «¿Hay alguien más aquí al que le preocupe tener como candidato demócrata a un socialista?». El silencio que se produjo demuestra por qué es tan probable que Klobuchar esté en algún lugar del ticket demócrata el próximo 3 de noviembre. En su tercer mandato en el Senado, ha demostrado ser una mujer capaz e inteligente. Y que quiere disputar la Casa Blanca desde el único lugar desde el que puede ganarse a Trump: desde el centro. Las primarias norteamericanas son un fascinante proceso electoral. Es fácil equivocarse en las predicciones. Pero, para los que estamos infectados por ese veneno, es imposible vivirlas con frialdad o distanciamiento.
Leer la noticia completa: El partido se gana en el centro