Infortelecom


El líder de los ultras alemanes minimiza la importancia del nazismo en la historia de Alemania

02-06-2018 - Fuente: abc.es
El líder de los ultras alemanes minimiza la importancia del nazismo en la historia de Alemania
Un mes antes de que tenga lugar el congreso federal del partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD), sus juventudes se reúnen este fin de semana en Seebach, Turingia, para hacer sus aportaciones al programa del partido. Sus consignas son tan radicales o incluso más en algunos puntos que las de la formación política con presencia en el Bundestag. «La UE debe morir para que pueda vivir Europa», ha dicho en su discurso el presidente de la Joven AfD, Damian Lohr, «Alemania no debe dar un euro más a los presupuestos europeos, no debe poner un solo euro más para pagar ese aparato, exigimos la disolución de la UE o la salida inmediata de Alemania». Pero tras la intervención de Lohr, la gran campanada la ha dado finalmente esta tarde el invitado estrella, el copresidente del partido y líder del grupo parlamentario Alexander Gauland, que ha restado importancia al nazismo en la historia de Alemania y ha llamado a los jóvenes de AfD a asumir y sentirse orgullosos de la historia del país. «Hitler y los nazis son solo una caca de pájaro en los más de mil años de exitosa historia alemana», ha dicho, arrancando una sonora ovación, «tenemos una gloriosa historia y esta, queridos amigos, duró más que esos malditos doce años». Hijo de un teniente coronel de la policía de la Alemania del Este, Gauland se define como un patriota y considera «el deber de un patriota librar a Alemania de la inmigración». «Está claro que el euro es una moneda demasiado fuerte para países como España, Portugal o Italia, y a la vez demasiado débil para Alemania? si tuviera suficiente fuerza parlamentaria las primeras leyes que derogaría serían las que han permitido los rescates al sur de Europa», ha continuado su discurso. Pero si bien sus proclamas antieuropeas ya formaron parte de la pasada campaña electoral, la minimización del nazismo había permanecido hasta ahora bajo la alfombra de AfD y su puesta en escena ha despertado severas críticas desde numerosos focos políticos y sociales. «¡50 millones de víctimas de la guerra, Holocausto y la guerra total son solo para AfD y Gauland una 'caca de pájaro'! Así es el partido cuando se quita la máscara», ha dicho la secretaria general de la Unión Cristianodemócrata (CDU de Merkel), Annegret Kramp-Karrenbauer. «Nuevamente ha demostrado que es capaz de caer a cualquier nivel inimaginable», ha lamentado desde el Partido Liberal (FDP) Marco Buschmann, «no solo me preocupa qué pueda pensar un judío o un polaco que escuche esa frase, sino que me da escalofríos pensar acerca de las sombrías visiones que tiene para Alemania y para Europa alguien que deliberadamente trata de reducir a pequeña escala la dictadura nazi». «No solo es un insulto para las víctimas y para los supervivientes, sino la prueba de que el problema sigue ahí, que no ha sido erradicado de Alemania», ha señalado por su parte el presidente de la Comunidad Judía de Berlín, Gideon Joffe. Joffe ha insistido en que este discurso está ganando terreno en la escena pública alemana y que una frase de ese tipo no se habría escuchado en público hace solo unos años, a pesar de que algunos, como Gauland, pensasen de esa manera. La reacción política y social contra declaraciones de ese tipo sigue siendo mayoritaria, como lo han demostrado una vez más los alrededor de 3.000 contra manifestantes que han salido hoy a la calle en Goslar para contrarrestar la concentración de extrema derecha bajo el lema «Alemania primero» y a la que acudieron finalmente unos 200 neonazis. La contramanifestación ha sido secundada por sindicatos, iglesias, partidos políticos y organizaciones cívicas. Algo parecido ocurrió en Berlín la semana pasada, cuando AfD convocó una marcha bajo el lema «Por el futuro de Alemania» a la que acudieron unas 4.000 personas. En aquella ocasión los contramanifestantes superaron los 30.000. La «conexión rusa» Mientras tanto, en el parlamento, crecen las sospechas sobre las conexiones rusas de AfD. El Bundestag está investigando si un viaje en 2017 de una delegación del partido fue financiado con fondos rusos, lo que podría infringir la Ley de Partidos, que prohíbe las donaciones de extranjeros de más de 1.000 euros de cuantía. Para ello ha solicitado por escrito a su directiva detalles y facturas sobre el viaje de vuelta en un avión privado que realizaron el 20 de febrero de 2017 desde la capital rusa a Berlín la entonces líder del partido, Frauke Petry, el eurodiputado de esta formación Markus Pretzell y el miembro de la junta directiva Julian Flak, que costó 25.450 euros. Los tres políticos viajaron a Moscú para estrechar lazos con Rusia Unida, el partido del presidente Vladímir Putin, y se reunieron con importantes miembros de la Duma. Pretzell aseguró al descubrirse el viaje que desconocía quien lo había pagado y negó además que la visita estuviese organizada por AfD, algo que ha ratificado esta formación política tratando de desmarcarse del viaje y sugiriendo que fue realizado a título privado.