Infortelecom


El Gobierno de Maduro no avanza en su plan para reestructurar la deuda

14-11-2017 - Fuente: abc.es
El Gobierno de Maduro no avanza en su plan para reestructurar la deuda
La reunión en Caracas con los propietarios de bonos duró una media hora. De los 414 invitados acudieron menos de 100 personas. Tomó la palabra el vicepresidente Tareck El Aissaimi y no presentó ninguna oferta para el pago o reestructuración de la deuda ni permitió preguntas a los invitados. La prensa no tuvo acceso al evento, el primero de una serie que comenzó este lunes con cierta frialdad o escepticismo por parte de los acreedores que dudan del Gobierno venezolano. El vicepresidente El Aissami, que figura en la lista de los sancionados por el gobierno de los Estados Unidos, dedicó su discurso a arremeter contra Washington y culparlo de la crisis financiera venezolana, sin presentar una alternativa a los pagos. La cita estaba programada para las 14 hora local, en el Palacio Blanco frente al Palacio de Miraflores, sede del gobierno de Nicolás Maduro. Los nervios por el temido «default» habían tensado el encuentro. Por el lado de los acreedores esperando ver los depósitos en su cuenta y por el lado del deudor esperando renegociar la deuda por no poder pagarla en estos momentos. La anunciada reunión de Maduro con los 414 propietarios de bonos de este lunes despertó muchas expectativas en Caracas. Menos de 100 personas acudieron una hora antes de la prevista para entrar a una sala distinguida con un cartel que rezaba «Encuentro con la comunidad de inversionistas para la renegociación de la deuda externa». Según la agencia Reuters, muchos de los fondos y bancos de inversión declinaron la invitación del régimen de Maduro, como Ashmore Goup de Inglaterra, que cuenta con 730millones en bonos venezolanos. El Gobierno también envió invitaciones para esta reunión a pequeños fondos de inversión, bancos, casas de bolsa y hasta directores de finanzas de varias corporaciones internacionales y nacionales. Entre ellos: Solfin Valores, Banplus, Knossos Fund, BancTrust, Pioneer Investments. «Muchos se registraron sólo para obtener información del encuentro, pero no planeaban acudir. Otros respondieron al gobierno vía correo electrónico que no podían asistir a la reunión», afirmaron las fuentes de la agencia. Lo cierto es que Maduro fue el que anunció la cita caraqueña bajo los rótulos de renegociación, reestructuración y refinanciamiento de toda la deuda venezolana. Entre un 30% y 40% de los propietarios de los bonos son venezolanos con los cuales el gobierno aspira alcanzar cierto acuerdo por separado. La gran mayoría de los acreedores es norteamericana que está sometida a las sanciones financieras de ese país. Financiación para la campaña electoral Su interés es renegociar unos 50.000 millones de dólares, incluidos los 9.000 millones que vencen en 2018, para tener recursos para la campaña presidencial y alivio financiero el próximo año. La primera reunión fue informativa para no violar las sanciones individuales y financieras de Estados Unidos, según la aclaratoria que hizo la OFAC (Oficina de Control de Activos Extranjeros de EEUU). Se dan las circunstancias que los tres miembros más importantes del comité negociador nacional están sancionados por los EE.UU. y Canadá como el vicepresidente Tareck El Aissami, el Ministro de Economía y Finanzas, Simón Zerpa, y el presidente y ministro de Petróleo, Eulolio Del Pino. También cuenta con el vicepresidente de Economía, Wilmar Castro, el ministro de Planificación, Ricardo Menéndez, el Procurador General, Reinaldo Muñoz y el presidente de Petróleos de Venezuela. Venezuela vive un cerco financiero. Según Reuters ya tiene una declaratoria de impago de deuda por los 27,6 millones de dólares en intereses de la estatal eléctrica Elecar (ahora Corpoelec) y ante otra posible calificación de default, por parte del comité de la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA por sus siglas en inglés) dado el vencimiento del bono Pdvsa 2017N por 1.169 millones de dólares. Esta instancia se reunía este lunes también. Este 13 de noviembre también vence el periodo de gracia de 30 días para el pago de intereses de dos títulos de la República y uno de Pdvsa, lo que agrega mayor incertidumbre a las negociaciones en Caracas. Los invitados se regresaron con las manos vacías.