Infortelecom


El exasesor de Seguridad de Trump, culpable de mentir al FBI

01-01-1970 - Fuente: abc.es
El exasesor de Seguridad de Trump, culpable de mentir al FBI
El general retirado Michael Flynn, asesor de seguridad nacional de Donald Trump en el arranque de su presidencia, se declaró este viernes culpable de mentir al FBI sobre el contenido de dos conversaciones con Rusia. La declaración de culpabilidad es una fuente de preocupación para la Casa Blanca: es el primer alto cargo de la Administración Trump que reconoce un delito y estrecha el cerco de la investigación de la trama rusa sobre el presidente. La aceptación de culpa de Flynn se refiere a dos contactos que tuvo con el embajador de Rusia en Washington, Sergey Kislyak, en diciembre del año pasado, varias semanas antes de la investidura de Trump, cuando el general retirado era uno de los hombres fuertes del equipo de transición presidencial de Trump. El investigador especial de las conexiones entre la campaña electoral del multimillonario neoyorquino, Robert Mueller, confirmó que Flynn habló con Kislyak de una votación sobre Israel en el Consejo de Seguridad de la ONU, para la que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pidió ayuda a Trump y su equipo. En otra conversación, Flynn discutió con el embajador ruso la respuesta del Gobierno de Vladimir Putin a nuevas sanciones impuestas por Barack Obama en la recta final de su presidencia. Engañó al vicepresidente La inteligencia de EE.UU. tuvo conocimiento de estas conversaciones, y temió que pusieran a Flynn y, por ende, a la Administración Trump en una posición de debilidad frente a Rusia. El 24 de enero de este año, cuatro días después de que Trump jurara su cargo, agentes del FBI interrogaron a Flynn, que además había engañado al vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, sobre el contenido de las conversaciones. Flynn mintió al FBI sobre esos contactos, lo que dio lugar a su imputación y ahora a su reconocimiento de culpabilidad. Cuando el contenido de las conversaciones y el engaño a Pence se filtró en la prensa, Trump le despidió. No había pasado ni un mes en el cargo. «Nada de la declaración de culpabilidad o de las acusaciones implica a nadie más que a Flynn», aseguró este viernes en un comunicado Ty Cobb, abogado de la Casa Blanca. Eso es cierto, aunque Flynn está muy lejos de dejar de ser un problema para Trump. La aceptación de culpa es una demostración de que su ex alto cargo está colaborando en la investigación de Mueller, que se centra en determinar si la campaña del entonces candidato a la presidencia participó de un complot con Rusia para influir en el resultado de las elecciones. La semana pasada se supo que el equipo de abogados de Flynn ya no podía compartir información con los de Trump, en una clara indicación de que estaba colaborando con Mueller y que podría negociar una aceptación de culpa. Mentir al FBI puede suponer hasta cinco años de cárcel, pero el acuerdo alcanzado con la fiscalía recomienda una pena de no más de seis meses. Lo que está por ver es qué información puede suministrar Flynn a Mueller y qué impacto puede tener en Trump. Flynn fue un peso pesado en la campaña electoral, un ex alto cargo de inteligencia militar cuyo apoyo fue importante para compensar el desconocimiento de Trump en seguridad internacional. Fue además un defensor abierto de un acercamiento entre Washington y Moscú, y llegó a compartir mesa con Putin en un acto organizado por el presidente ruso en 2015.