Infortelecom


Ecuador se agita ante la llegada los cuerpos de los periodistas asesinados y la visita de Mike Pence

29-06-2018 - Fuente: abc.es
Ecuador se agita ante la llegada los cuerpos de los periodistas asesinados y la visita de Mike Pence
El canciller del Ecuador, José Valencia, fue dos veces al aeropuerto internacional de Quito en un mismo día, en representación del gobierno nacional. Por la mañana, para recibir, en un ambiente de consternación, los cuerpos de los tres periodistas secuestrados y luego asesinados en la frontera con Colombia. Y, por la tarde, para dar la bienvenida al vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en una visita oficial que hasta hace un año atrás resultaba impensable. La terminal del aeropuerto Mariscal Lamar estuvo el miércoles con más movimiento que de costumbre. Familiares, colegas y amigos llegaron para recibir a los periodistas, a quienes se les rindió honores desde que el avión de la Fuerza Aérea Ecuatoriana tocó tierra. La salida de los féretros con los cuerpos de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, del equipo periodístico de El Comercio, secuestrados el 26 de marzo pasado y asesinados tras un cautiverio de 18 días, fue conmovedor. Para los familiares fueron momentos de profunda emoción después de vivir más de 68 días de angustia, sin tener noticias de dónde estaban sus cuerpos desde que el 13 de abril el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, confirmó el asesinato a manos del grupo disidente de las FARC Oliver Sinisterra. La semana anterior, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció que se hallaron tres cuerpos en la zona rural de Tumaco (Colombia) que podrían ser de los periodistas, lo cual fue confirmado con pruebas de ADN. Este viernes serán sepultados tras recibir el homenaje de sus colegas en las instalaciones de El Comercio, donde se levantó una capilla ardiente y distintas ceremonias privadas y públicas, a la que han asistido cientos de ecuatorianos. Pence busca aliados Apenas un año atrás era inimaginable que el vicepresidente de Estados Unidos llegara a Ecuador en visita oficial y que en Carondelet, la sede del gobierno, se desplegara una enorme bandera de Estados Unidos. Pero ha estado en Quito y ha dialogado con el presidente Lenín Moreno. Durante los 10 años del gobierno de Rafael Correa las relaciones entre Quito y Washington se tensaron y, aunque visitó el país la secretaria de Estado Hillary Clinton, Correa expulsó a la embajadora tras las filtraciones de los WikiLeaks. Pence cenó la noche del miércoles con el presidente Moreno en el palacio de gobierno, ubicado en el centro histórico de Quito, y habló de un nuevo momento en las relaciones de ambos países. Los temas de movilidad humana y migración estuvieron en la agenda que prosiguió este jueves hasta el mediodía cuando hablaron junto a la prensa, antes de que Pence partiera a Guatemala. Pero el eje central de la gira del segundo mandatario de EE.UU. ha sido Venezuela. De eso habló en Brasil con el presidente Michel Temer, al que Pence dijo que «es hora de presionar y de actuar con firmeza para restaurar la democracia en Venezuela». Y eso mismo repitió en Quito junto a Moreno, al que aseveró que espera que Ecuador «haga más para enfrentar el colapso de Venezuela», en alusión a la crisis humanitaria. El gobierno ecuatoriano mantiene su idea del diálogo. Delante de Pence, Moreno reiteró la propuesta de una consulta popular para que el pueblo venezolano refrende los resultados en los que Nicolás Maduro ganó las elecciones, que Ecuador hizo ya en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA). Siendo Estados Unidos el mayor socio comercial de Ecuador, este tema también fue abordado. Quito busca un acuerdo comercial con Washington y está previsto que las negociaciones se inicien el segundo semestre de este año, según ha anunciado el ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana. Durante la conferencia de prensa conjunta nada se dijo del caso Assange, pero un funcionario de la oficina del vicepresidente Pence ha referido que sí se abordó con el presidente ecuatoriano, y que fue «una conversación constructiva». Este jueves, el canciller ecuatoriano volvió al aeropuerto, esta vez para despedir al vicepresidente de EE.UU., Mike Pence.