Infortelecom


Dos venezolanos del círculo íntimo de Chávez y que están en Madrid, acusados de lavado de dinero en EE.UU.

16-12-2020 - Fuente: abc.es
Dos venezolanos del círculo íntimo de Chávez y que están en Madrid, acusados de lavado de dinero en EE.UU.
El Departamento de Justicia de EE.UU. ha presentado este miércoles cargos por lavado de dinero contra dos venezolanos que formaron parte del círculo íntimo de Hugo Chávez y que están en Madrid. Se trata de Claudia Patricia Díaz Guillén, de 47 años, y su marido, Adrián José Velásquez Figueroa, de 41 años. Díaz fue la enfermera del que fuera presidente de Venezuela desde 2011 hasta su muerte por cáncer en 2013. También desempeñó el cargo de directora de la Oficina Nacional del Tesoro de Venezuela, desde donde se cree que el régimen chavista desviaba ganancias multimillonarias de las exportaciones del petróleo. Velásquez, por su parte, fue jefe de Seguridad de Chávez. Díaz fue arrestada en España en abril de 2018 por su aparición en la investigación de los papeles de Panamá. El régimen de Nicolás Maduro pidió su extradición, pero la Audiencia Nacional lo descartó en febrero de 2019 por la posibilidad de que sus derechos fundamentales fueran vulnerados si era enviada a su país. Tras la imputación por parte de la fiscalía del distrito Sur de Florida, Díaz y Velásqueza podrían ser ahora extraditados a EE.UU. Los fiscales estadounidenses conectan a Díaz y Velásquez con un caso previo de soborno centrado en Raúl Gorrín Belisario, de 52 años, el multimillonario venezolano dueño de la cadena Globovisión, y que fue imputado en agosto de 2018 por una trama multimillonaria de sobornos y lavado de dinero. En ella también esta involucrado Alejandro Andrade Ceden o, de 56 años, que dirigió el Tesoro de Venezuela antes que Díaz. Gorrín es fugitivo de la justicia estadounidense, escondido en Venezuela, y Andrade fue sentenciado en EE.UU. en noviembre de 2018 a diez años de cárcel por su participación en esta trama de lavado de dinero. Como parte de su acuerdo de reconocimiento de culpabilidad, Andrade admitió haber recibido más de mil millones de dólares de Gorrín y otros participantes en la trama a cambio de que usara su cargo en el Tesoro para permitirles realizar operaciones beneficiosas de cambio de divisas a favor del Gobierno de Venezuela. El nuevo escrito de acusación añade ahora que Gorrín «pagó millones de dólares en sobornos a dos responsables del Tesoro de Venezuela, Andrade y Díaz, y a Velásquez para beneficio de Díaz, para asegurar los derechos para llevar a cabo transacciones de cambio de divisas para el Gobierno de Venezuela con tipos favorables». Según los fiscales, Gorrín mandó dinero a Andrade y Díaz, incluyendo fondos para «jets privados, yates, casas, caballos de carreras, relojes de alta gama y una línea de moda».