Infortelecom


Dos personas en estado crítico tras ser expuestas al gas novichok, el mismo que intoxicó a Skripal

04-07-2018 - Fuente: abc.es
Dos personas en estado crítico tras ser expuestas al gas novichok, el mismo que intoxicó a Skripal
Una pareja británica, un hombre de 45 años -Charlie Rowley- y una mujer de 44 -Dawn Sturgess-, se hallan ingresados en estado crítico tras haber sido expuestos en la ciudad de Wiltshire a gas novichok. Se trata de la misma sustancia altamente tóxica con la que fueron envenenados el exespía ruso Sergéi Skripal y su hija Yulia el pasado 4 de marzo en la localidad de Salisbury. Se da la circunstancia de que ambas ciudades se hallan separadas apenas por 12 kilómetros. Esto hace suponer a las autoridades antiterroristas, como primera hipótesis de trabajo, que se trate de una exposición accidental a este agente nervioso, toda vez que la investigación no apunta por el momento a que la pareja afectada pudiera ser objetivo de ningún atentado. Sus perfiles así lo indican. La Policía y el personal sanitario que atiende a las dos personas, el mismo equipo que ya trató a los Skripal, encontraron similitudes entre ambos sucesos. La autoridades del condado de Wiltshire, al que pertenecen los dos municipios, enviaron la sustancia tóxica para su análisis al laboratorio para armas químicas de Porton Down, donde fue identificado en marzo el gas que envenenó a los Skripal. La identificación fue positiva: en este caso se trata también de gas novichok. La Policía investiga ahora si en ambos casos procede de un mismo lote. Los servicios de emergencia fueron alertados el pasado sábado de que la pareja se encontraba mal en su domicilio de Wiltshire, donde fueron hallados desplomados en el suelo. «No parece ser un delito» El comisionado adjunto de la Policía Metropolitana, Neil Basu, confirmó que «nadie más» ha presentado los mismos síntomas, si bien se mantiene acordonada la zona del suceso, donde ha asumido la investigación la Unidad de Terrorismo del Reino Unido, junto con la Policía de Wiltshire. El agente insistió en que no parece que se haya cometido «un delito» intencionado, aunque matizó que la investigación sobre lo ocurrido permanece abierta a todas las hipótesis. El comité de emergencias antiterrorista Cobra se reunió ayer para analizar la situación, aunque sin la presencia de ningún ministro, y desde el Gobierno aseguraron que el caso está siendo tratado «con la mayor seriedad». Un portavoz del Ejecutivo de la primera ministra, Theresa May, afirmó que el incidente es «grave» y se está abordando «con la máxima seriedad». El exespía Sergéi Skripal, de 67 años, y su hija Yulia, de 33, fueron envenenados con el agente nervioso novichok en un ataque que, según el Gobierno británico, fue orquestado por Rusia. El episodio supuso una grave crisis diplomática entre Londres y Moscú, con llamadas a consultas de los embajadores y expulsiones de personal diplomático por ambos lados. Los Skripal permanecieron durante semanas en el hospital Salisbury District -antes de recibir el alta, el 10 de abril ella, y el 18 de mayo él-, el mismo en el que ahora se encuentran ingresados en estado crítico el hombre y la mujer afectados en Wiltshire.