Infortelecom


Dilma Rousseff quiere leer, oír opera... y ser absuelta

14-05-2016 - Fuente: abc.es
Dilma Rousseff quiere leer, oír opera... y ser absuelta
La presidente suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, salió del Palacio del Planalto al de Alvorada, residencia oficial de la presidencia, donde debe vivir durante los seis meses en los que se decidirá si es culpable o no por crimen de responsabilidad en el maquillaje de cuentas públicas. La mandataria viajará a Porto Alegre este fin de semana, para pasar unos días con su hija y sus nietos. Según diarios locales, Rousseff debe volver el próximo miércoles a Brasilia, para retomar su defensa y a estar con su madre que vive con ella en el Alvorada. Según Folha de São Paulo, Rousseff le habría hablado a varios amigos de sus ganas de ir a la ópera y pasar su tiempo en librerías, como hacía cuando era una discreta técnica de Gobierno. Rousseff heredó esas aficiones y la admiración por las artes de su padre, un comunista búlgaro que vivió en Brasil como empresario. La economista se escapaba siempre en los viajes oficiales para visitar museos, especialmente cuando estaba en Estados Unidos y Europa. Algunos asesores le han recomendado que pase un tiempo viajando por el extranjero, lo que puede ser útil en su campaña contra el actual Gobierno, que su partido y una parte de los brasileños no reconoce. Pero aún no se sabe si asumirá esa posición. En el Palacio de Alvorada debe seguir trabajando con algunos de los ministros más fieles que estuvieron con ella hasta el final, como José Eduardo Cardozo, ex Justicia y ex Abogado General de la Unión, que la defendió gallardamente hasta la madrugada de la votación en el Senado. Rousseff, que negó hasta el último minuto de su mandato haber cometido algún delito, tiene pocas esperanzas de volver al cargo, después del desgaste sufrido en el proceso y sin el claro apoyo del parlamento. Espera, al menos, ser absuelta, según comentan sus asesores. Mientras sea presidente tendrá a su disposición la residencia oficial, equipo de seguridad, derecho a chófer y avión presidencial, guardaespaldas, y su sueldo completo.