Infortelecom


¿Cuántos europeos estarían dispuestos a luchar por su país en una guerra?

28-02-2022 - Fuente: abc.es
¿Cuántos europeos estarían dispuestos a luchar por su país en una guerra?
El ataque de Rusia ha movilizado la resistencia de la población de Ucrania contra el invasor. Los ucranianos ya estaban concienciados de la posibilidad de la lucha armada, ante las continuas amenazas del presidente ruso, Vladímir Putin. Antes de la invasión, Ucrania ya estaba entre los países europeos con los ciudadanos más dispuestos a tomar las armas para defender su patria en un conflicto bélico. Incluso antes de la invasión masiva este año, el 62% de los ucranianos estaba dispuesto a tomar las armas en nombre de sus país, según una encuesta realizada por Gallup Internacional en 2015 en sesenta países de todo el mundo, la mitad de ellos europeos. El sondeo internacional se realizó meses después de la anexión rusa de la península de Crimea. Los ánimos y amenazas de Putin a sus vecinos europeos condicionan los resultados de la encuesta. Las poblaciones de los países de Europa oriental fronterizos con Rusia son las más mentalizadas para tomar las armas, con una respuesta afirmativa mayoritaria a la pregunta de «¿Si hubiera una guerra que implicara a tu país, estarías dispuesto a luchar?». Finlandia y Suecia En Finlandia, con 1.340 kilómetros de frontera compartida con Rusia, el 74% de su población estaría dispuesta a luchar por su país. Finlandia es el país de la Unión Europea con el mayor porcentaje de respuesta afirmativa en la encuesta. Una situación de tensión que se reafirma tras la invasión rusa de Ucrania. La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia la amenazó la semana pasada con «graves repercusiones políticas y militares» si entran en la OTAN. Suecia, a pesar de no tener una frontera terrestre compartida con Rusia, también está dentro de la misma amenaza del Gobierno de Putin. Suecia, tampoco miembro de la Alianza Atlántica, es el segundo país de la Unión Europea con mayor porcentaje de población dispuesta a tomar las armas, el 55 por ciento. Tanto en Finlandia como en Suecia el servicio militar es obligatorio. En el caso sueco, se volvió a implantar en 2018, menos de una década después de haberlo abolido ante las tensiones en el Báltico. La Europa vecina de Rusia vive una permanente tensión bélica. En Georgia, el 74% de su población estaría dispuesta a tomar las armas. El país del Cáucaso está en alerta por las regiones secesionistas de Abjasia y Osetia del Sur, apoyadas por Rusia, que ejercen de facto su independencia tras guerras civiles en el territorio. Otro vecino de Rusia, Azerbaiyán, es el país de Europa con mayor porcentaje de población mentalizada para la guerra. El 85% de su población está dispuesta para la guerra. En su caso, no obstante, se debe más a las tensiones con otros vecinos. Azerbaiyán y Armenia han estado implicados en una contienda bélica territorial con clara victoria azerí. Rusia, en este caso, ha ejercido de mediador en su área de influencia. Los armenios también están entre los más dispuestos para la guerra, un 72% de su población. Los rusos, también encuestados, cuentan con un porcentaje menor, aunque todavía alto, de población con voluntad de tomar las armas en caso de un conflicto. El 59% estaría dispuesto a hacerlo, según la encuesta de Gallup International. El porcentaje está por encima de otro país con tensiones diplomáticas con Rusia, Polonia, con un 47% de población dispuesta a participar en una guerra para defender su país; una porción muy superior a la Europa occidental. España, entre los menos dispuestos España está entre los países con la población con menor disposición a implicarse personalmente en un conflicto bélico. Solo el 21% de los españoles tomaría las armas en caso de que una guerra implicara al país. El porcentaje es similar, aunque inferior, al de Francia (29%), Portugal (28%) y Reino Unido (27%). Está ligeramente por encima de Italia (20%), Bélgica (19%) y Alemania (18%). El país europeo con el porcentaje más bajo es Países Bajos, con un 15% de población dispuesta a ser protagonista en una guerra.