Infortelecom


Clara victoria del liberal Rutte sobre la ultraderecha de Wilders en Holanda

15-03-2017 - Fuente: abc.es
Clara victoria del liberal Rutte sobre la ultraderecha de Wilders en Holanda
El partido liberal VVD del primer ministro holandés, Mark Rutte, ha ganado las elecciones generales celebradas el miércoles en Holanda al lograr 33 escaños, según los resultados oficiales con más del 94,3% de los votos escrutados. Eso sí, se queda muy alejado de los 76 necesarios para conformar Gobierno, lo que le obligará a formar una coalición para poder liderar el Ejecutivo. En el otro lado, el Partido Por la Libertad (PVV) del ultraderechista Geert Wilders ha obtenido 19 escaños, empatado en la segunda posición con los democristianos de la CDA y los centristas de D66. Los resultados oficiales desmienten lo apuntado en los últimos meses por distintos sondeos que situaban al PVV de Wilders como la fuerza más votada.  Rutte, líder de la formación liberal de derechas VVD, pierde nueve escaños, mientras que Wilders obtiene cuatro más que los conseguidos en las anteriores elecciones.  Esta merma en los resultados, según explicaron varios analistas a Efe, es a tribuible a la impopularidad de las medidas de austeridad impuestas por Rutte en los últimos años.  El PvdA cae 29 escaños, y firma su desastre electoralLos grandes perdedores de estas elecciones son los laboristas del PvdA, que forman parte de la coalición que gobierna en la actualidad junto con el VVD, que se dejan hasta 29 escaños y se quedan con tan solo 9 diputados.  Los grandes beneficiados, por el contrario, son los verdes de GroenLinks, un partido que hasta hora tenía tan solo cuatro diputados, pero que en estas elecciones sube hasta los 15. El partido antirracista DENK entraría por primera vez en el Parlamento con una representación de tres diputados.  Los líderes de la mayoría de los partidos políticos organizaron eventos anoche para seguir los resultados electorales junto a sus miembros y seguidores.  Sin embargo, Wilders se quedó encerrado la mayor parte de la noche en su oficina del Parlamento a la espera de los resultados oficiales, y salió pasadas la 01.00 hora local (00.00 GMT) para reconocer su derrota. Victoria «al populismo equivocado» La participación ha aumentado bastante en estos comicios, con un 82 % frente al 74,6 % de las elecciones precedentes. Rutte celebró en un discurso en La Haya haber derrotado al «populismo equivocado» del ultraderechista Geert Wilders. «¡Qué noche! Pedimos que se le parara. Paradlo. Hemos parado el populismo equivocado», aplaudió el candidato del VVD. Un eufórico Rutte mostró su deseo de «volver a unir Holanda» y, en referencia al ultraderechista y eurófobo Geert Wilders, aseguró que el país «sigue siendo proeuropeo». «En una campaña, es inevitable que salgan a la luz las diferencias, pero ahora es importante unir de nuevo al país y formar un Gobierno estable para los próximos cuatro años», dijo el primer ministro en su primera comparecencia tras conocerse los sondeos a pie de urna. Wilders reconoció su derrota, aunque se declaró «ganador de cuatro escaños más» que en las pasadas elecciones. El político neerlandés llegó a exigir «un puesto en la futura coalición» de Gobierno, si bien la mayoría de partidos han descartado durante la campaña incluirlo en un hipotético Ejecutivo. «Esto es una primavera patriótica. Yo soy un luchador y no un populista. Nuestra influencia es grande», añadió el líder del Partido de la Libertad (PVV). Agregó que prefiere gobernar, pero señaló que está «dispuesto a hacer una fuerte oposición» en Holanda. Paso a una coalición de centro-derecha Los resultados de las elecciones generales neerlandesas abren la puerta a la formación de un Gobierno de coalición de centro-derecha. Los diputados del VVD, junto con los 19 que han logrado tanto Llamada Democristiana (CDU) como los centristas de Demócratas 66 (D66), darían lugar a un Ejecutivo en minoría con 71 apoyos parlamentarios. El primer ministro ya adelantó durante un debate electoral radiofónico que los socios de coalición que tiene en mente son D66 y CDA. El líder de D66, Alexander Pechtold, también apostó durante la campaña por un gobierno progresista «de centro» formado con los liberales y los democristianos. Para superar los 76 parlamentarios que proporcionan la mayoría absoluta en una Cámara Baja con 150 miembros, Rutte podría recurrir a los 9 escaños de los laboristas (PvdA), sus socios de Gobierno en la pasada legislatura. Sin embargo, queda por ver si el PvdA está dispuesto a volver a pactar con los liberales de derechas del VVD tras cuatro años y medio de alianza y la pérdida de 29 escaños en estos comicios. Su líder, Lodewijk Asscher, dio un discurso tras la publicación de los sondeos a pie de urna en el que reconoció la derrota de su partido y, entre lágrimas, aseguró que seguirá siendo líder de su formación y que luchará "por una economía justa y una sociedad decente" en Holanda. Pese a los 20 escaños del Partido de la Libertad, la mayoría de formaciones políticas ya manifestaron durante la campaña electoral su negativa a pactar con el ultraderechista y eurófobo Geert Wilders. De hecho, Rutte aseguró durante las semanas previas a los comicios que la probabilidad de gobernar junto a Wilders "no es 0,1, sino cero". Aun así, el líder xenófobo, que entre 2010 y 2012 actuó como apoyo externo del primer Gobierno liderado por Rutte, llegó a exigir "un puesto en la futura coalición" y argumentó en su favor haber ganado cinco escaños, frente a las pérdidas del VVD con respecto a los anteriores comicios. Tampoco parece probable una alianza entre las fuerzas de izquierda, pese al ascenso del partido verde Groenlinks, que ha pasado de los 4 hasta los 14 asientos en el Parlamento neerlandés. El apoyo de los 14 diputados pertenecientes al Partido Socialista (PS) resultaría insuficiente, si bien su líder, Emile Roemer, pidió a los demás partidos de izquierda «no ir detrás de la derecha» y aseguró que resultará «emocionante» conocer el color del futuro Ejecutivo. Participación histórica La jornada electoral se desarrolló sin grandes incidentes, aunque algunos centros de votación tuvieron que recurrir a cabinas adicionales ante la gran afluencia de votantes. Además, varias páginas web como Kieskompas, Prodemos o Stemwijzer, que publican información detallada sobre los programas políticos y ofrecen a los votantes someterse a un test online para elegir a su partido, fueron blanco de ataques cibernéticos a lo largo de la jornada. La agencia neerlandesa ANP informó de que las páginas quedaron afectadas por los ataques DDoS, que envían al mismo tiempo múltiples solicitudes de información para sobrecargar y desconectar las webs.  El Centro Nacional de Seguridad Cibernético (CNSC), junto con numerosos técnicos especialistas, trataron de detener los ataques que, según ANP, procedían del extranjero.   El recuento de los votos en estas elecciones se está llevando a cabo manualmente debido al miedo de las autoridades a un intento de países terceros, en particular Rusia, de influir en los resultados electorales. EFE