Infortelecom


"Dejemos en paz a Andreas Pérez y a su familia, no hay debate"

12-06-2018 - Fuente: marca.com
"Dejemos en paz a Andreas Pérez y a su familia, no hay debate"
No hay quien se resista. <strong>Siempre es lo mismo. </strong>No hay como un suceso trágico y público (si hay un menor de por medio mucho más), para que <strong>todo el mundo se permita el lujo de malmeter y pontificar</strong> sin conocimiento alguno. El asunto de fatídica <strong>muerte </strong>de <strong>Andreas Pérez</strong> y el debate posterior sobre si los niños de 14 años deben competir en motociclismo, está alcanzando unas <strong>cotas de demagogia nauseabundas.</strong>Nada hay <strong>más trágico que perder a un hijo</strong>, pero a muy pocos padres se les quiere hacer <strong>responsables </strong>de un desenlace así, como parecen estar empeñados muchos medios en las últimas horas. También dentro de la redacción de MARCA he escuchado el consabido, <strong>"es que yo a mi hijo no le dejaría competir en motos con 14 años. Es que debería estar prohibido".</strong> Muchos no escapan a tratar de<strong> imponer su impoluta ética </strong>sobre los más diversos temas a los demás <strong>padres, que al parecer son incapaces de discernir sobre sus hijos, </strong>sobre su seguridad y que no pueden ejercer su libertad y el libre albedrío. Lo malo es que hay algunos partidos políticos que no les van a la zaga.Si se quieren datos, <strong>la de Andrea es la primera muerte en un certamen, el CEV, que se inició en 1998. </strong>Es posible que no haya un campeonato<strong> más seguro</strong> en cualquier modalidad deportiva. Los niños que compiten (sí es verdad que a <strong>240 km/h</strong>, como exigen las competiciones que correrán luego en el Mundial de MotoGP), son<strong> formados en el más escrupuloso respeto </strong>a las normas, a la seguridad, a los rivales y a los peligros que puede tener montar en moto de competición. Los padres no se pegan en los boxes y no van a agredir a los comisarios.<strong> Asumen la agenda de un profesional el fin de semana, </strong> (corren y hablan con al prensa), mientras se entrenan y van al colegio a diario. Son<strong> más responsables y maduros que la mayoría </strong>de sus compañeros de clase.La de <strong>Andreas fue una muerte casual e inevitable</strong>, como la de decenas de menores cada año en España. Algunos lo hacen en la calle, conduciendo un <strong>ciclomotor </strong>que les han comprado su padres y para los que <strong>no </strong>han sido <strong>formados ni entrenado</strong>s. A veces sin el casco. Otros menores fallecen en el coche de sus progenitores, sin ir atados con los sistemas de retención obligatorio: fueron 5 en 2016, por ejemplo. Este verano habrá <strong>decenas de menores que se ahoguen en playas, pantanos y piscinas,</strong> mientras sus padres estén a escasos metros. Al menos no escucharán en televisión debates absurdos sobre lo inconscientes que fueron.<strong>Andreas murió haciendo lo que le gustaba,</strong> desarrollaando una pasión encontrada a edad temprana como les sucedió a<strong> sus ídolos como Rins, Márquez, Viñales o Lorenzo, </strong>que transitaron por los mismo sitios o muy parecidos. <strong>Sus padres le apoyaron y le educaron para afrontar ese camino con todas las garantías y</strong>estaban absolutamente orgullosos de ello. Fue <strong>una fatalidad de las que no ocurren en motos y sí a diario en cualquier otro lugar, como el patio de un colegio o la calle.</strong> Su hijo tenía un horizonte mucho más bonito y estimulante <strong>que jugar a la 'Play' o ir a hacer botellón</strong> con los amigos. Se iniciaba en las motos cuando la mayoría de sus colegas lo hacía en el tabaco.Y ahora,<strong> lo que toca guardar el luto por un tío hecho y derecho, por su familia y por su equipo</strong>, el Reale Avintia Racing Academy, que estarán destrozados. También dejarles en paz, como al FIM CEV y a Dorna, que revisarán lo ocurrido y tomarán nota y remozarán procedimientos o acortarán las parrillas si creen que eso puede ser más efectivo y seguro. <strong>Lo demás sobra, </strong>sobre todo tanto debate huero.