Infortelecom


Alemania quiere un Consejo de Seguridad Europeo

08-10-2018 - Fuente: abc.es
Alemania quiere un Consejo de Seguridad Europeo
Ante el escenario internacional de creciente incertidumbre, Europa se esfuerza por agilizar su capacidad de respuesta en política exterior y la primera herramienta sobre la mesa es la eliminación del veto en las decisiones conjuntas. El presidente del Partido Popular Europeo, el alemán Manfred Weber, ha defendido que las decisiones europeas de política exterior sean tomadas en el futuro de acuerdo a un principio de mayoría y durante un encuentro en Kiel con las juventudes conservadoras de la Unión Cristianodemócrata alemana (CDU), su partido, ha explicado que «Europa ganaría así agilidad ante las cuestiones internacionales más urgentes como un proceso de paz en Siria o el establecimiento de sanciones a Rusia». Weber, llamado a convertirse en el próximo presidente de la Comisión Europea, ha expuesto que «económicamente, Europa es un gigante que ha de actuar con peso en las decisiones globales» y ha descrito el proceso de eliminación del veto en política exterior como el «gran proyecto de futuro» de la Unión. Los planes de Alemania para Europa en materia de política exterior no se limitan a la eliminación del veto. La canciller Merkel ha defendido recientemente una reorganización general de la toma de decisiones y la creación de un Consejo de Seguridad de la UE con miembros rotatorios «que nos permita actuar con rapidez». No es la primera vez que esta idea se pone sobre la mesa en Bruselas y el propio Jean Claude Juncker se mostró a favor en la última Conferencia de Seguridad de Múnich y ha formulado la propuesta de eliminar el veto en su último discurso sobre el estado de la Unión. «Es la única manera de que la UE sea un actor capaz e la política global», dijo, pero los países pequeños desconfían. Esa rotación de miembros significaría posiblemente que los grandes estarán siempre presentes pero los pequeños solo por turnos. «Lo que no puede ser es que haya que decidir sanciones en procesos tan sumamente laboriosos», se ha quejado la canciller alemana. Hasta ahora, las decisiones de política exterior las toma el Consejo Europeo y lo sometido al panel requiere unanimidad. Lo que Alemania desearía es que en la cumbre europea del próximo mes de mayo en Sibiu, Rumanía, los estados miembros alcancen un pacto para suprimir el derecho de veto nacional en esta área, pasando a un sistema de decisiones por mayoría cualificada para decisiones sobre sanciones, misiones de paz y pronunciamientos de la UE sobre situaciones internacionales de Derechos Humanos. «No puede ser que un solo Estado pueda frenar la renovación del embargo de armas a Bielorrusia para chantajear al resto o que las sanciones a Venezuela se retrasen durante meses porque no le logra la unanimidad», ha expuesto Juncker como ejemplos. En términos políticos, lo ha expresado como una propuesta para recuperar la «soberanía europea». «Europa afronta un dilema muy claro: si los europeos decidirán su destino o si su destino será decidido por otros». En Alemania, desde los más diferentes puntos del espectro político se han escuchado opiniones a favor de este nuevo sistema de decisiones. Si fuera ministro de exteriores, ha dicho Fischer, «removería cielo y tierra para acercarme a Francia y dar velocidad a Europa. Esto es lo más importante. Estamos notando el desarrollo de un orden geopolítico nuevo centrado en el Este de Ásia y el Pacífico. La dimensión transatlántica decrecerá. En Europa todas las 'megatendencias': la tecnología, la demografía, todo, la distribución energética, están mostrando su declive, y la capacidad de Europa para decidir como uno solo será cricial», ha dicho el ex ministro de Exteriores y destacado miembro de Los Verdes Joshka Fischer. «Con Siria, Europa ha recibido una lección amarga», ha dicho por su parte la ministra conservadora de Defensa, Ursula von der Leyen, «los problemas que aparecieron allí, la guerra civil que se ha desatado, demuestra que si no lo solucionamos desde el primer momento, llegará directamente a nuestras puertas». Von der Leyen garantiza que «siempre vamos a necesitar a la OTAN para la defensa colectiva», pero insiste en que "debemos ser más europeos". El asunto, en todo caso, toma protagonismo en la agenda política alemana. En su discurso ante las juventudes de la CDU, Junge Unión, la canciller Merkel ha instado este fin de semana a la Unión Europa a mantener una política exterior común para defenderse como un «actor global» fuerte respecto a sus propios "intereses", una vez que EE.UU. está concentrado en los suyos. Merkel aseguró que Europa tiene que reaccionar ante el «America first» (América primero) de la Administración estadounidense y mejorar su autonomía, pese a que el lazo transatlántico sigue siendo «vital». «Sentimos que algo ha cambiado. En EE.UU. dicen "America first" y se ocupan de sus intereses. Nosotros tenemos que estar en disposición también de defender nuestros intereses», indicó Merkel, que consideró que eso sólo es posible para Alemania «dentro de la UE», fueron sus palabras. Una política exterior común resulta, en este contexto, «esencial», prosiguió la canciller, que lamentó que en la comunidad internacional se espere que la UE hable con "una voz", pero que en realidad los líderes de distintos países difundan «distintas opiniones». «Eso no es bueno. Nos debilita», criticó, abogando por consensuar una «política europea común» para aparecer en la comunidad internacional como un «actor global». También consideró de «significado decisivo» avanzar en una política común en defensa y seguridad, «no contra la OTAN, sino como complemento», que sirva para "garantizar nuestros intereses". Merkel, por último, reiteró su apoyo "de todo corazón" al alemán Manfred Weber para la candidatura a liderar la lista del Partido Popular Europeo.