Infortelecom


África se prepara para sufrir lo más duro de la pandemia

23-03-2020 - Fuente: abc.es
África se prepara para sufrir lo más duro de la pandemia
El virus se ha propagado más lentamente en África que en otros continentes, pero tiene el mismo patrón que en Europa, es decir, el mismo camino de aceleración. En total 41 naciones africanas y dos territorios cuentan ya con casos confirmados del Covid-19 para sumar un total de 1.185 positivos, 37 muertes y 91 pacientes recuperados. Egipto, con 285 casos confirmados, y Argelia, con 139, son los países con más víctimas mortales hasta el momento con 10 y 15, respectivamente. Si bien es cierto que la mayoría de países afectados todavía contabilizan pocos casos y la mayoría son exportados, la transmisión de la enfermedad se acelera entre los locales. Sin agua ni jabón En el continente de 1.300 millones de personas, cerca de 260 millones no disponen de agua ni jabón para llevar a cabo las medidas de higiene que reclama la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir la propagación del nuevo coronavirus. A esto hay que sumarle frágiles sistemas de salud, saturados por otras enfermedades y falta de medios. Si los gobiernos no actúan pronto y de manera contundente, los expertos vaticinan una catástrofe. «África debe prepararse para lo peor (?) El continente tiene que despertar», dijo recientemente el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, secretario general de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Evitar la catástrofe En las últimas horas varios países africanos han tomado drásticas medidas para tratar de frenar la propagación del virus. Marruecos (con 96 casos positivos), Túnez (con 60) y Ruanda (17) han optado por ordenar el confinamiento de la población en sus casas, con movimientos muy limitados, una medida que podrían tomar algunos de los países más afectados en las próximas horas. Como podría ser Sudáfrica, que tiene previsto comunicar nuevas medidas el lunes. Su presidente, Cyril Ramaphosa, suspendió las clases hace una semana, ha cerrado sus fronteras a viajeros de países de riesgo y prohibido las reuniones multitudinarias. Por su parte, Burkina Faso han tenido que decretar el toque de queda nocturno ante la nula colaboración de sus ciudadanos; mientras que Liberia , con solo tres casos confirmados de Covid-19, ha declarado «emergencia nacional», cerrando lugares de culto, suspendiendo vuelos y permitiendo un máximo de 5 personas en sus restaurantes. La situación de Zimbabue ya es, de por sí, dramática; anticipándose a lo que se viene encima Emmerson Mnangagwa declaró la situación de «desastre nacional» antes de confirmar su primer caso positivo. Esta medida se debe a que los hospitales públicos carecen de elementos básicos como guantes, incluso antes de la pandemia. La religiosidad, un freno El Gobierno de Senegal, donde se han registrado 47 casos, prohibió las reuniones publicas, cerró su espacio aéreo y ordenó el cierre de las mezquitas. Una medida, esta última, que también ha tomado Egipto, el país africano con más contagios confirmados. Sin embargo, el viernes se celebró un multitudinario rezo en la ciudad senegalesa de Touba como protesta por las medidas de la Administración de Macky Sall. Un imán fue arrestado. En Tanzania, su presidente ha dicho que no cerrará los lugares de culto porque es «ahí donde hay una verdadera curación». «El coronavirus es el diablo y no puede sobrevivir en el cuerpo de Jesús», dijo recientemente John Magufuli. Ensayo global Sudáfrica forma parte de un ensayo global -con la participación de 9 países más- de la Organización Mundial de la Salud para identificar el tratamiento más eficaz para el coronavirus. Liderando los esfuerzos sudafricanos se encuentra la profesora Helen Rees, directora del Instituto de Salud Reproductiva y VIH del Wits y presidenta del grupo asesor de inmunización de la OMS para África. Rees jugó un papel muy importante en la lucha contra el ébola. La OMS busca «protocolos centrales globales para que poder llevar a cabo muchos ensayos clínicos con bases de datos centralizadas y coordinación para poder obtener respuestas lo más rápido posible», dijo Rees al diario «Sunday Times». Uno de los primeros protocolos es buscar medicamentos que puedan proteger a los trabajadores de salud o, al menos, «darles una enfermedad menos graves». Donación de Alibaba Los suministros médicos y de protección donado por el multimillonario chino y cofundador de Alibaba, Jack Ma, llegó ayer a la capital etíope, Addis Abeba. El primer lote está formado por 5,4 millones de mascarillas, más de un millón de kits de detección, 40.000 juegos de trajes protectores y 60.000 de protectores faciales. Se distribuirán, a partir de hoy, por todo el continente y, particularmente, en los países más «vulnerables a la pandemia». Las naciones africanas deberán racionar los suministros en un momento de escasez mundial. Si bien es cierto que la capacidad de detectar el virus es una de las estrategias clave para controlar el brote, solo los pacientes que muestren síntomas serán sometidos al test, según los Centros Regionales de África para el Control y Prevención de Enfermedades. Peligro de extinción Los conservacionistas advierten sobre el riesgo para una especie en peligro de extinción: el gorila de montaña. De ahí que el Parque Nacional Virunga del Congo, hogar de un tercio de los gorilas de montaña del mundo, haya decidido cerrar sus puertas hasta el 1 de junio. Según los expertos, «los primates -propensos a algunas enfermedades respiratorias que afectan a humanos- son susceptibles a complicaciones derivadas del virus Covid-19». Una medida que también ha tomado la vecina Ruanda, cerrando incluso las actividades de investigación en tres parques nacionales que albergan gorilas y chimpancés. Alrededor de mil gorilas de montaña viven en áreas protegidas en Congo, Uganda y Ruanda, para quienes el turismo es una fuente importante de ingresos.