Infortelecom


Acusan a dos guardias de falsificar registros vinculadas con el suicidio de Jeffrey Epstein

19-11-2019 - Fuente: abc.es
Acusan a dos guardias de falsificar registros vinculadas con el suicidio de Jeffrey Epstein
Jeffrey Epstein, el multimillonario neoyorquino que fue acusado de abuso y tráfico sexual de menores, apareció ahorcado una noche de agosto en una celda de máxima seguridad en una cárcel de Manhattan. Este martes, la fiscalía ha acusado a dos vigilantes encargados de supervisar a Epstein de falsificar los registros de aquella noche para ocultar que no hicieron su trabajo: en lugar de visitar la celda del acusado cada media hora, pasaron buena parte de la noche durmiendo o navegando en Internet desde su oficina. Los acusados son Toval Noel y Michael Thomas, dos empleados penitenciarios que se han convertido en los primeros acusados dentro de la investigación del suicidio. Según la acusación, pasaron casi ocho horas sin prestar atención a Epstein. Según la investigación de la fiscalía, ambos estuvieron dormidos a la vez durante un periodo de dos horas. La presentación de cargos ha devuelto la atención sobre un caso sonado, por las fuertes relaciones sociales que Epstein tenía con la elite política y económica de EE.UU. El financiero fue acusado de montar una red de tráfico sexual de menores, con abusos habituales en las fiestas que organizaba en sus mansiones de Florida y Nueva York. Epstein se declaró no culpable de las acusaciones y su suicidio evitó un juicio que podría haber salpicado a figuras relevantes, desde al presidente de EE.UU., Donald Trump, con quien mantenía una amistad; al ex presidente Bill Clinton, que utilizó en más de una ocasión su avión privado; o miembros de la realeza británica como el príncipe Andrés, un habitual de sus fiestas. La revelación de la conducta de los vigilantes solo disparará todavía más las teorías conspiradoras que han abrazado desde miembros de la familia de Epstein a algunas de sus víctimas: cuestionan que el multimillonario pudiera suicidarse en una celda de máxima seguridad. Un forense contratado por la familia de Epstein defendió que «las pruebas apuntan a un homicidio». Las autoridades han defendido siempre que su muerte se debió a un suicidio. Según el informe de los forenses oficiales, se encontró a Epstein a las 6.30 de la mañana del 10 de agosto, colgado de las literas de su celda, ahorcado con las sábanas. Al parecer, había tratado de quitarse la vida pocos días antes, el 23 de julio, cuando fue encontrado en su celda con marcas en el cuello. Fue puesto en condición de vigilancia por suicidios durante un día y después en observación psicológica durante una semana. En agosto, ya estaba fuera de esa observación y su suicidio se produjo el mismo día en el que dejó de compartir celda con otro prisionero. El episodio ha supuesto un bochorno para el Departamento de Justicia y la Oficina de Prisiones, sobre todo ante el evidente riesgo de suicidio en estos casos y tras un intento ya constatado. El sistema federal de prisiones vive lastrado por problemas de seguridad y de financiación que afectan al trabajo de los empleados penitenciarios. Tanto Noel como Thomas estaban haciendo horas extra la noche del suicidio, uno de ellos después de varios días con horas extra en la última semana y el otro en un turno que se extendió durante 16 horas.