Infortelecom

Noticias Internacional

04-06-2020 | Fuente: abc.es
Retorno a Nixonlandia
Descrédito internacional, violencia extrema, sobredosis de miedo e incertidumbre, retroceso económico, polarización política, protestas raciales y populismo desatado. Por el principio de que la historia no se repite pero a veces rima bastante, la misma descripción a brocha gorda de Estados Unidos en 2020 se puede aplicar a 1968, el año que realmente nunca ha terminado para el gigante americano y que se ha convertido en la última fuente de inspiración electoral para Donald Trump. Durante esta semana especialmente trágica, el ocupante a veces del Despacho Oval y otras del búnker de la Casa Blanca ?según el nivel de bronca en torno al 1.600 de la Avenida Pensilvania? ha demostrado su contumaz coherencia a la hora de anteponer intereses personales a los intereses nacionales. En su último paroxismo populista, Trump ha fomentado en Estados Unidos una espiral de enfrentamientos y caos no recordada desde el asesinato de Martin Luther King. Y al mismo tiempo no ha dudado en autoproclamarse como el candidato de la ley y el orden, amenazando literalmente con la Biblia y el despliegue de tropas federales. Para disimular su demencial gestión de la pandemia, el Trump pirómano-y-bombero-a-la-vez ha copiado a Richard Nixon en su victoriosa campaña de 1968. Durante aquel memorable pulso presidencial, que transformó y fracturó para siempre la política americana, Nixon entendió que cuanto más violentos fueran los enfrentamientos raciales en Estados Unidos, y peores las noticias provenientes de Vietnam, mayores serían sus posibilidades de llegar a la Casa Blanca. Además de inventarse y jugar con «mayorías silenciosas» y «estrategias sureñas», Richard Nixon también contó con la maléfica perspicacia de un joven asesor llamado Kevin Philipps que le hizo saber que «el gran secreto» de la política americana no era otro que identificar quién odia a quién. Con toda la zafiedad de la que es capaz para cortejar una minoría más bien vociferante pero suficiente para ganar un segundo mandato, Trump también intenta utilizar el mismo secreto odioso que hizo posible Nixonlandia.
04-06-2020 | Fuente: abc.es
«No sois aliados»: las protestas tratan de despegarse de los saqueos y la violencia
Una docena de pantalones vaqueros diseñados en un pueblo de Galicia salen por los aires en Broadway a la altura de la calle Vesey, en el Sur de Manhattan. Un grupo de chavales han roto la disciplina de la manifestación, ha arrancado los tablones que protegen una tienda de Zara, han roto la puerta y salen con las manos llenas de prendas. La mayoría son muy jóvenes, casi niños. Alguno, más mayor, llena de forma metódica una bolsa de deporte con lo sustraído. Hay carreras, confusión, avisos de que viene la policía. Un joven lanza los vaqueros al cielo oscuro, como confeti. Hay también enfrentamientos. «¿Qué mierda hacéis? No sois aliados de nuestra causa», increpa un manifestante, de cerca de treinta años, a los saqueadores. Agarra a uno que trata de escapar, se enzarzan en el suelo, se forma un tumulto mientras el autor del placaje sigue rugiendo «¡No eres aliado de ?Black Lives Matter?!», en referencia al movimiento contra los abusos policiales y el racismo estructural contra la minoría negra. En un par de minutos, la escena se inunda de policía, se producen arrestos. Un hombre mayor está esposado, contra el suelo, boca abajo, con un agente antidisturbios encima. Es una detención cualquiera. Pero es imposible no acordarse de la imagen de George Floyd, el hombre negro que murió a manos de la policía en Mineápolis. Esposado, boca abajo, sujeto por otros dos agentes, el policía -Derek Chauvin, ahora acusado de asesinato en tercer grado y homicidio imprudente- asfixió con su rodilla contra el cuello de Floyd durante casi nueve minutos. La última tragedia de los abusos policiales contra la minoría negra ha levantado en protestas a todas las grandes ciudades de EE.UU. Primero en Mineápolis y después en todo el país. La violencia, el vandalismo y los saqueos han acompañado a las protestas y se han comido la atención, dentro y fuera de EE.UU. En los últimos días, con la imposición de toques de queda -desde la muerte de Martin Luther King en 1968, no se habían decretado tantos al mismo tiempo- los disturbios violentos han perdido fuelle. En Nueva York, el toque de queda se adelantó el martes a las ocho de la tarde, tres horas antes que la jornada anterior, donde se multiplicaron los saqueos. La presencia policial se había multiplicado. Pero, en la calle, en la media docena de manifestaciones que serpenteaban ayer Manhattan, y en otras en Brooklyn y otros distritos de la ciudad, la intención de separarse de la violencia y el saqueo es evidente. «No queremos vuestra paz» «¡Marchamos, no saqueamos!», corea un grupo que desciende por la calle Varick hacia el Sur. Poco antes, otro grupúsculo ha roto las vidrieras de una tienda de GAP en Broadway con la calle 8. A veces da la impresión que es solo un entretenimiento adolescente: un renacuajo emerge entre los cristales rotos con un maniquí bajo el brazo. Otras, el producto de la rabia: «¡No queremos vuestra paz!, ¡Hay que pelear con fuego!», grita un manifestante antes de pegar un codazo a la ventana de una furgoneta de Correos. Ya de madrugada, en Brooklyn, otro grupo se concentra en la confluencia de las dos principales avenidas del distrito, Flatbush y Atlantic. Se corean las consignas habituales y se improvisan discursos. «Creímos que el viaje había acabado en 1968», dice un hombre subido a la mediana en referencia al movimiento de derechos civiles. «Estamos muy lejos de llegar. Y los blancos tenéis que estar con nosotros para que veáis cómo sufrimos los abusos cada día». Otro discurso llama al levantamiento contra la policía. «¡Protestas pacíficas!», corea buena parte del grupo en respuesta. Muchos son conscientes que los coches de policía en llamas y los negocios destrozados han diluido su mensaje. A la espera de cómo se desenvuelva esta madrugada del jueves, la intensidad de los disturbios ha decaído en las últimas dos noches en Nueva York. También en el resto del país, a pesar de que se registraron incidentes en ciudades como Atlanta, Milwaukee, Portland o la capital, Washington, aunque mucho menos graves que en los días anteriores El presidente de EE.UU., sin embargo, prefiere poner la atención en la violencia y animaba a las autoridades de Nueva York a pedir ayuda federal. «Está totalmente fuera de control», decía Donald Trump el martes por la noche sobre la ciudad en la que se crió, y se quejó de que a la policía de Nueva York no se le permitía «hacer su magia». Ayer siguió con sus llamamientos a que la policía endureciera sus actuaciones y defendió el despliegue del ejército. Trump ha defendido que la violencia se debe a los grupos «antifa» -radicales antifascistas- y de extrema izquierda, un discurso que le beneficia políticamente de cara a las elecciones del próximo noviembre, donde se juega permanecer en el cargo otros cuatro años. En las manifestaciones estos días en Nueva York ha quedado claro que hay elementos «antifa» que han participado en las protestas, pero no está claro si son el principal motor de los disturbios violentos, en los que también se observa que participan jóvenes indignados y oportunistas. Un informe interno fechado el 1 de junio del Departamento de Seguridad Interior al que tuvo acceso Reuters asegura que la contribución de los «antifa» y otros grupos extremistas similares es limitada y que la mayoría de la violencia se debe a oportunistas, como los jóvenes que se llevaban vaqueros de un Zara.
03-06-2020 | Fuente: abc.es
Agravan los cargos contra el policía por la muerte de George Floyd y acusan a los otros tres agentes
Las autoridades de Minnesota han agravado los cargos contra el policía que asfixió a George Floyd en Mineápolis la semana pasada, y han presentado una acusación contra los otros tres agentes de policía involucrados en la tragedia. Derek Chauvin, el policía que apretó con la rodilla sobre el cuello de Floyd durante casi nueve minutos, enfrentará un cargo por asesinato de segundo grado, que implica que le provocó la muerte de forma intencionada. Hasta ahora, el cargo era de asesinato de tercer grado, que no incluye intención. Dos de los otros tres agentes sujetaban a Floyd, esposado y contra el suelo, mientras Chauvin le asfixiaba, según se pudo ver en los vídeos que han provocado una oleada de protestas y disturbios violentos en todo EE.UU. durante la última semana. El tercer agente, vigilaba la acción y trataba de que nadie se acercara. Ahora enfrentarán cargos por colaboración y complicidad con un asesinato de segundo grado. La interposición de cargos contra los tres agentes y la agravación de la acusación a Chauvin ha sido una de las principales reclamaciones en las protestas en la calle. El fiscal general de Minnesota, Keith Ellison, anunciará los cargos este miércoles, pero la documentación judicial que los recoge ha sido filtrada a varios medios estadounidenses.
03-06-2020 | Fuente: abc.es
Investigan a un hombre preso en Alemania por la desaparición de Madeleine McCann
La Policía británica ha revelado que investiga a un hombre de 43 años que cumple condena en una prisión de Alemania como sospechoso de la desaparición en 2007 en Portugal de la niña inglesa Madeleine McCann. El sospechoso, cuya identidad no se ha divulgado, es un varón blanco que pasó temporadas en el Algarve portugués entre 1995 y 2007, y estaba «conectado con el área» de Praia da Luz, donde la menor desapareció, cuando tenía casi cuatro años, mientras dormía junto a su hermanos gemelos en un apartamento turístico. El individuo, en prisión por motivos no relacionados con este caso, tenía hace trece años el cabello corto y rubio, era de complexión delgada y medía en torno a 1,82 metros, ha señalado la Policía británica en un comunicado. El equipo de Scotland Yard que dirige la llamada Operación Grange, que trata de hallar pistas de la niña desde 2011, ha colaborado con las autoridades alemanas para dar con la pista de ese sospechoso y ha identificado dos vehículos que el hombre pudo utilizar en torno al momento de la desaparición. Uno de esos vehículos es una furgoneta de camping Volkswagen T3 de principios de los años 1980, de colores blanco y amarillo y con matrícula portuguesa, al que la Policía cree que el hombre «tuvo acceso» al menos desde abril de 2007 hasta después de mayo de 2007. El sospechoso vivió en esa caravana durante días, quizás durante semanas, y se cree que la pudo usar el 3 de mayo de 2007, el día de la desaparición de la niña. La Policía británica ha hecho un llamamiento a posibles testigos que vieran ese vehículo en esa zona del Algarve aquella noche de mayo, o bien en los días previos o las semanas posteriores. El segundo es un Jaguar modelo XJR 6 de 1993, con matricula alemana, que se cree que circuló por Praia da Luz y zonas cercanas entre 2006 y 2007, registrado originalmente a nombre del sospechoso. El 4 de mayo de 2007, un día después de la desaparición de Madeleine, el vehículo fue registrado bajo otro nombre en Alemania. Los investigadores subrayan que para cambiar el registro de un vehículo no hace falta que el automóvil se encuentre físicamente en el país y creen que se encontraba todavía en Portugal en aquel momento. La policía pide también la colaboración ciudadana para obtener información sobre dos números de teléfono móvil, ambos con prefijo de Portugal. Scotland Yard cree que el sospechoso utilizó el número «+351 912 730 680» y recibió una llamada desde las 19:32 horas hasta las 20:02 horas del 3 de mayo de 2007 en el área de Praia da Luz. El segundo número es el «+351 916 510 683», desde que el que se efectuó esa llamada y que no se encontraba en esa área del Algarve. «La desaparición de Madeleine ha atraído una enorme atención internacional. Hacemos un llamamiento a los ciudadanos para que nos ayuden a establecer lo ocurido», ha afirmado el asistente de comisario Stuart Cundy. «Estamos comprometidos a hacer todo lo necesario para determinar que pasó y encontrar a Madeleine», agregó Cundy. Los padres de la niña, Kate y Gerry McCann, indican en el comunicado de la Policía que dan la «bienvenida» al nuevo hilo de investigación que se ha abierto. «Queremos agradecer a las fuerzas policiales involucradas sus continuos esfuerzos en la búsqueda de Madeleine. Todo lo que hemos deseado siempre es encontrarla, destapar la verdad y llevar a los responsables ante la justicia», afirman. «Nunca perderemos la esperanza de encontrar a Madeleine viva, pero cualquiera que sea el resultado, necesitamos conocer, tanto como necesitamos encontrar paz», agregan los padres, que agradecen asimismo el apoyo de los ciudadanos.
03-06-2020 | Fuente: abc.es
La policía alemana identifica a un nuevo sospechoso de la desaparición de Madeleine
Nuevo giro en el caso Madeleine. La policía ha identificado a un nuevo sospechoso de la desaparición de la menor británica. Se trata de un hombre que vivió regularmente en el Algarve entre 1995 y 2007, en una casa entre Lagos y Praia da Luz. Trabajaba de vez en cuando como camarero y cometía delitos, robos en complejos hoteleros y trapicheo de drogas que vendía a los turistas. Se trata según los investigadores de un ciudadano alemán de 43 años, viejo conocido de la policía y con varias condenas previas, entre ellas alguna por abuso sexual de menores. Actualmente está en prisión. La policía alemana lo identifica como sospechoso tras confirmar que hubo registros de su teléfono móvil cerca del lugar y en el momento de la desaparición de la niña en 2007, cerca del apartamento en el que los McCann habían dejado solos a sus tres hijos la noche de la desaparición. Concretamente, quedó registrada una llamada de media hora de duración entre su teléfono portugués y el número 351 / 91 65 10 68. Las autoridades alemanas están pidiendo la colaboración ciudadana a cualquiera que reconozca ese número telefónico. De momento han ofrecido 10.000 euros de recompensa por cualquier pista sobre el propietario de ese teléfono. También han que el sospechoso conducía por entonces dos coches y que uno de ellos se usó seguramente en el secuestro: un Jaguar XJR 6 rojo oscuro y un VW T3 con matrícula de Westfalia de color claro. La fiscalía alemana de Braunschweig investiga su posible relación con el asesinato de la niña británica. Tiene competencia sobre el caso porque es en ese distrito donde el sospechoso tuvo su último domicilio en Alemania. La Policía Federal Alemana, que de acuerdo con el comunicado está cooperando «estrechamente» con la Metropolitan Police británica y con la Polícia Judiciária portuguesa, busca también a testigos que puedan aclarar dónde se encontraba el sospechoso el día de los hechos, el 3 de mayo de 2007, entre las 21:10 y las 22:00 horas de la noche. La investigación por ahora lo sitúa en el lugar de los hechos «con una probabilidad rayana en la certeza». Cabe recordar que, en mayo de 2019, medios locales portugueses informaron de que un ciudadano alemán, condenado por el asesinato de tres niños y descartado como sospechoso por Scotland Yard en 2011, estaba siendo investigado en relación con el «caso Madeleine».
03-06-2020 | Fuente: abc.es
Nueva pista en el caso de Madeleine McCann: La policía alemana investiga a un pederasta en prisión
Nuevo giro en el caso Madeleine. La policía ha identificado a un nuevo sospechoso de la desaparición de la menor británica. Se trata de un hombre que vivió regularmente en el Algarve entre 1995 y 2007, en una casa entre Lagos y Praia da Luz. Trabajaba de vez en cuando como camarero y cometía delitos, robos en complejos hoteleros y trapicheo de drogas que vendía a los turistas. Se trata según los investigadores de un ciudadano alemán de 43 años, viejo conocido de la policía y con varias condenas previas, entre ellas alguna por abuso sexual de menores. Actualmente está en prisión. La policía alemana lo identifica como sospechoso tras confirmar que hubo registros de su teléfono móvil cerca del lugar y en el momento de la desaparición de la niña en 2007, cerca del apartamento en el que los McCann habían dejado solos a sus tres hijos la noche de la desaparición. Concretamente, quedó registrada una llamada de media hora de duración entre su teléfono portugués y el número 351 / 91 65 10 68. Las autoridades alemanas están pidiendo la colaboración ciudadana a cualquiera que reconozca ese número telefónico. De momento han ofrecido 10.000 euros de recompensa por cualquier pista sobre el propietario de ese teléfono. También han que el sospechoso conducía por entonces dos coches y que uno de ellos se usó seguramente en el secuestro: un Jaguar XJR 6 rojo oscuro y un VW T3 con matrícula de Westfalia de color claro. La fiscalía alemana de Braunschweig investiga su posible relación con el asesinato de la niña británica. Tiene competencia sobre el caso porque es en ese distrito donde el sospechoso tuvo su último domicilio en Alemania. La Policía Federal Alemana, que de acuerdo con el comunicado está cooperando «estrechamente» con la Metropolitan Police británica y con la Polícia Judiciária portuguesa, busca también a testigos que puedan aclarar dónde se encontraba el sospechoso el día de los hechos, el 3 de mayo de 2007, entre las 21:10 y las 22:00 horas de la noche. La investigación por ahora lo sitúa en el lugar de los hechos «con una probabilidad rayana en la certeza». Cabe recordar que, en mayo de 2019, medios locales portugueses informaron de que un ciudadano alemán, condenado por el asesinato de tres niños y descartado como sospechoso por Scotland Yard en 2011, estaba siendo investigado en relación con el «caso Madeleine».
03-06-2020 | Fuente: abc.es
Conte anuncia la entrada de Italia en la fase 3, con un plan de reformas para reconstruir el país
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha anunciado en rueda de prensa el inicio de la fase 3 en lucha contra la epidemia, en coincidencia con la reapertura en la jornada de este miércoles de los confines entre regiones y las fronteras para los países del área Schengen con ánimo de favorecer un relanzamiento del turismo. «Las cifras desde la reapertura del 4 de mayo (inicio de la fase 2) son alentadoras», ha dicho Conte, y afirmaba que «merecemos la sonrisa y la alegría, pero es bueno recordar que si estamos entre los primeros en reiniciar las actividades en Europa es porque hemos aceptado todos los sacrificios juntos». El jefe del Gobierno advirtió que «el virus no ha desaparecido», por lo que invitó a «no abandonar la precaución y continuar con la distancia de seguridad y con el uso de mascarillas». Buena parte de la rueda de prensa de Giuseppe Conte en el patio del palacio Chigi, sede del gobierno, estuvo dirigida a mostrar que en esta nueva fase se debe hacer frente la emergencia social y económica: «El espíritu que animó el período de posguerra permitió convertir a Italia en uno de los países más industrializados del mundo. Ahora se presenta una ocasión histórica, debemos renovar el país desde los cimientos». Al señalar que «esta crisis debe ser una oportunidad para superar problemas estructurales y rediseñar el país», el primer ministro anunció una serie de reformas: «Se deben recapitalizar las pequeñas y medianas empresas; relanzar inversiones públicas y privadas; invertir en redes e infraestructura; iniciar una transición vigorosa hacia una economía sostenible; consolidar el derecho al estudio; proceder con la contratación de investigadores; una reforma de la justicia y una nueva fiscalidad porque actualmente es injusto e ineficiente». Pacto social Sobre las ayudas que Italia recibirá de la Unión Europea, el primer ministro habló de la necesidad de un pacto social con los agentes sociales para superar la crisis, empresarios y trabajadores, y con diálogo con la oposición: «Sirve un plan de reconstrucción compartido con las partes sociales», destacó Conte. Al mismo tiempo anunció que dentro de los próximos siete días convocará en el palacio Chigi «los estados generales de la economía, para repensar y relanzar Italia»: «Escucharemos a todos ?explicó Conte- , tendremos que aprovechar esta oportunidad y saber cómo gastar bien el dinero de la ayuda europea. Sobre el proyecto de gasto que hagamos se medirá la credibilidad no solo del gobierno sino del sistema italiano».
03-06-2020 | Fuente: abc.es
La cúpula militar de EE.UU. se distancia de Trump tras las cargas en Washington
La decisión del presidente Donald Trump de desplegar al Ejército en Washington le ha abierto una insólita crisis con la cúpula del Pentágono. El responsable de la cartera de Defensa, Mark Esper, dijo abiertamente este miércoles que no está a favor de una mayor movilización de las Fuerzas Armadas para ahogar las protestas. «Este no es el momento», dijo el jefe del Pentágono en una rueda de prensa. Era su primera comparecencia después de que el lunes Trump lo llevara a él y al jefe del Estado Mayor Conjunto, general Mark Milley, a hacerse una foto ante una iglesia cercana a la Casa Blanca, después de que la plaza frente a esta fuera desalojada a la fuerza por antidisturbios y reservistas de la Guardia Nacional. Los responsables civiles y militares de las Fuerzas Armadas han querido dejar claro martes y miércoles que la decisión de desplegarse y desalojar manifestantes no es suya, sino que son órdenes que proceden de la Casa Blanca y del fiscal general (ministro de Justicia) William Barr. «Yo no sabía exactamente dónde íbamos y qué íbamos a hacer en la iglesia», dijo ayer Esper. Ese templo, episcopal y consagrado a San Juan, fue saqueado y su sacristía incendiada en las protestas del domingo. El presidente tiene una capacidad de maniobra muy limitada si quiere movilizar al Ejército dentro de las fronteras de EE.UU. Por lo general, la ley se lo permite sólo si se declara una insurrección que ponga en peligro la gobernanza del país. En todo el país han sido movilizados 17.000 reservistas en respuesta a disturbios violentos en unas 200 ciudades, que han decretado el toque de queda. Son los gobernadores los que deben pedir el despliegue de la Guardia Nacional, pero no en la capital, que es distrito federal y en la que la Casa Blanca puede intervenir de forma unilateral sin pasar por la alcaldesa. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">El monumento a Lincoln esta noche. Impactante imagen tomada por <a href="https://twitter.com/MarthaRaddatz?ref_src=twsrc%5Etfw">@MarthaRaddatz</a> <a href="https://t.co/JjKb2nzdXo">pic.twitter.com/JjKb2nzdXo</a></p>&mdash; David Alandete (@alandete) <a href="https://twitter.com/alandete/status/1267974652816756736?ref_src=twsrc%5Etfw">June 3, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Como Washington se ha convertido en el único lugar en que puede maniobrar sin limitaciones, Trump ha ordenado el traslado de un millar de soldados y policías militares a bases cerca de la capital. La Guardia Nacional de Washington dispone de un total de 1.200 reservistas. A día de hoy, los soldados siguen desplegados en las calles aledañas a la Casa Blanca, protegida esta por barricadas y vehículos militares. Durante dos días, los uniformados han establecido cordones de seguridad en torno a la Casa Blanca, el Capitolio y el monumento a Lincoln, para impedir que accedan a ellos los manifestantes. Durante un dispositivo policial en la madrugada del lunes al martes, el propio general Milley y otros altos mandos militares patrullaron Washington, supervisando a las tropas desplegadas. Helicópteros militares supervisaron las protestas desde el aire.
03-06-2020 | Fuente: abc.es
México bate su récord de contagios diarios, con casi 4.000, mientras inicia su vuelta a la normalidad
México registró 3.891 contagios por Covid-19 el martes, el segundo día del proceso de «nueva normalidad» con el que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador busca desescalar progresivamente las medidas de contingencia sanitaria. Se trata de un nuevo récord de contagios diarios desde que inició la pandemia. El martes también se contabilizaron 470 decesos. Con esos últimos datos, el país mesoamericano suma un total de 10.637 fallecidos y 97.326 enfermos por el nuevo coronavirus desde que el primer caso fue identificado el 27 de febrero. En un intento de contener la expansión del virus, el gobierno decretó una emergencia sanitaria desde el pasado 30 de marzo hasta el 30 de mayo, el sábado pasado, durante la que se suspendían actividades «no esenciales» y se recomendaba a los ciudadanos permanecer en sus hogares. A pesar del esfuerzo, las últimas cifras sugieren que la pandemia podría no estar aún bajo control de las autoridades. El pasado 27 de abril, el López Obrador dijo que faltaba poco para «domar» la pandemia, pero el número de infectados y fallecidos no ha parado de incrementar desde entonces. «Vamos a enfrentar la pandemia. A partir de mañana [lunes] se abre la minería, la industria automotriz y la construcción», dijo el domingo el presidente en un vídeo en redes sociales para anunciar el fin del programa de Sana Distancia con el que su gobierno invitaba a los mexicanos a reducir su vida social para evitar nuevos contagios. Reactivar la economía A López Obrador le urge reactivar la economía. Sólo en abril se perdieron 12,5 millones de empleos debido al impacto del Covid-19, según el instituto de estadística mexicano. Más de la mitad de la población trabaja en la informalidad, por lo sus ingresos se evaporan ante fuertes medidas de contingencia. Mientras tanto, el peso ha perdido un 14% de su valor frente al dólar en lo que va de año y se estima que la Economía caerá al menos un 3,9%, según el Ministerio de Hacienda. El Fondo Monetario Internacional (FMI), por su parte, prevé que México será en 2020 el tercer país latinoamericano que sufra la recesión económica más profunda, con un desplome del PIB del 6,2%. Se teme que una recesión económica podría provocar un aumento de la delincuencia común en un país que desde hace un lustro registra más de 25.000 homicidios cada año. En 2019, el primer año de López Obrador, México contabilizó más de 35.000 asesinatos. Es el año más violento desde 1997, cuando se empezaron a recolectar estas cifras. «Nos vino esto como anillo al dedo para afianzar el propósito de la transformación», dijo López Obrador en rueda de prensa a inicios de abril en la que argumentó que la pandemia servirá como una especie de ?test? que evidenciará los logros de su gobierno, al que autodenomina como la «cuarta transformación». Su mandato de seis años acaba en 2024, sin posibilidad de reelección.
03-06-2020 | Fuente: abc.es
México supera los 100.000 casos y los 11.000 fallecidos, mientras inicia su vuelta a la normalidad
Las autoridades sanitarias de México han informado este miércoles de que el país ha contabilizado un total de 101.238 casos del Covid-19 desde que comenzó la crisis sanitaria y 11.729 personas que han fallecido a causa de la enfermedad, mientras los contagios ya están presentes en las cárceles de casi una veintena de estados. México registró 3.912 contagios el martes, el segundo día del proceso de «nueva normalidad» con el que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador busca desescalar progresivamente las medidas de contingencia sanitaria. Se trata de un nuevo récord de contagios diarios desde que inició la pandemia. El martes también se contabilizaron 1.092 decesos. En un intento de contener la expansión del virus, el gobierno decretó una emergencia sanitaria desde el pasado 30 de marzo hasta el 30 de mayo, el sábado pasado, durante la que se suspendían actividades «no esenciales» y se recomendaba a los ciudadanos permanecer en sus hogares. A pesar del esfuerzo, las últimas cifras sugieren que la pandemia podría no estar aún bajo control de las autoridades. El pasado 27 de abril, el López Obrador dijo que faltaba poco para «domar» la pandemia, pero el número de infectados y fallecidos no ha parado de incrementar desde entonces. «Vamos a enfrentar la pandemia. A partir de mañana [lunes] se abre la minería, la industria automotriz y la construcción», dijo el domingo el presidente en un vídeo en redes sociales para anunciar el fin del programa de Sana Distancia con el que su gobierno invitaba a los mexicanos a reducir su vida social para evitar nuevos contagios. Reactivar la economía A López Obrador le urge reactivar la economía. Sólo en abril se perdieron 12,5 millones de empleos debido al impacto del Covid-19, según el instituto de estadística mexicano. Más de la mitad de la población trabaja en la informalidad, por lo sus ingresos se evaporan ante fuertes medidas de contingencia. Mientras tanto, el peso ha perdido un 14% de su valor frente al dólar en lo que va de año y se estima que la Economía caerá al menos un 3,9%, según el Ministerio de Hacienda. El Fondo Monetario Internacional (FMI), por su parte, prevé que México será en 2020 el tercer país latinoamericano que sufra la recesión económica más profunda, con un desplome del PIB del 6,2%. Se teme que una recesión económica podría provocar un aumento de la delincuencia común en un país que desde hace un lustro registra más de 25.000 homicidios cada año. En 2019, el primer año de López Obrador, México contabilizó más de 35.000 asesinatos. Es el año más violento desde 1997, cuando se empezaron a recolectar estas cifras. «Nos vino esto como anillo al dedo para afianzar el propósito de la transformación», dijo López Obrador en rueda de prensa a inicios de abril en la que argumentó que la pandemia servirá como una especie de ?test? que evidenciará los logros de su gobierno, al que autodenomina como la «cuarta transformación». Su mandato de seis años acaba en 2024, sin posibilidad de reelección.