Infortelecom

Noticias Internacional

19-02-2018 | Fuente: elpais.com
El campo mexicano: un retrato de desigualdad, explotación e impunidad
Los jornaleros agrícolas trabajan en condiciones indignas y de explotación laboral, pero las autoridades son tan laxas al aplicar la ley que las multas a las empresas son irrisorias
19-02-2018 | Fuente: abc.es
El vicefiscal de Venezuela que procesó a Leopoldo López intenta conseguir asilo en España
Haces seis meses, la entonces fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, abandonó el país, y ahora intenta hacer lo mismo quien fue su número dos hasta 2016, Joel Espinoza. Como vicefiscal general, Espinoza intervino activamente en el proceso que llevó a la cárcel al opositor Leopoldo López. Condenado en 2015 a casi catorce años de prisión, en estos momentos el dirigente político cumple la condena confinado en su casa de Caracas, tras dos años en la prisión militar de Ramo Verde. El ex alto cargo llegó a Madrid la semana pasada, en una visita que estaría destinada, de acuerdo con las fuentes consultadas por ABC, a negociar un posible próximo asilo en España, después de haberlo intentado sin éxito en Estados Unidos. Espinoza podría estar ya de regreso en Venezuela, y continuar las negociaciones en siguientes visitas. Las exigencias de trato de favor, a cambio de la comprometida información que puede aportar, fueron al parecer rechazadas por las autoridades estadounidenses. En los últimos meses, Espinoza realizó varios viajes a Miami. Consta que desde el mes de julio pasado, cuando Ortega también estaba haciendo contactos en el exterior, según fuentes conocedoras de esos movimientos, Espinoza ha viajado a Miami al menos en once ocasiones. Normalmente fueron estancias de entre tres y cinco días. La última ocurrió entre el 25 y 28 de nero. Es posible que desde entonces haya girado su mirada hacia España. El hecho de que Espinoza interviniera de forma destacada en el falso juicio contra Leopoldo López podría dificultar sus gestiones en Madrid, dado que el Gobierno de Mariano Rajoy ha tenido importantes deferencias hacia la familia del opositor, a cuyos padres les ha concedido la nacionalidad española. La semana pasada la propia Luisa Ortega, que desde agosto pasado se encuentra en Colombia, volvió a reconocer que aquel juicio fue un montaje, con acusaciones falsas promovidas desde la Fiscalía. Desde que marchó fuera de Venezuela, Ortega ha admitido la calificación de preso político para López, y se ha escudado en que en su actuación siguió órdenes del presidente Nicolás Maduro y del número dos del partido chavista, Diosdado Cabello. Desde Colombia, Ortega ha insistido en que López es inocente y reclamó su inmediata puesta en libertad, dado que las supuestas pruebas que le vinculaban a la muerte de tres personas habían sido «fabricadas». Luisa Ortega, en moto en Venezuela cuando ya se había rebelado contra el régimen - Afp Detalles de la implicación de la Fiscalía en esa condena ya fueron revelados en su día por el fiscal que se encargó directamente del caso, Franklin Nieves. Después de huir a Estados Unidos, Nieves contó en 2015 cómo actuó indebidamente contra López por órdenes directas del vicefiscal general Joel Espinoza, que tramitaba las instrucciones de su inmediata superior. Es probable que, en sus presuntas aproximaciones a las autoridades españolas, Espinoza recurra al mismo argumento que Luisa Ortega de echar las culpas a Maduro y Cabello. No obstante, alguien que trabajó en la Fiscalía a las órdenes de ambos y hoy reside en España advierte que ambos actuaban sin remordimientos. La misma línea política «Yo hablé en la Fiscalía varias veces con Ortega y con Espinoza. Ambos estaban en la misma línea de persecución de la oposición. Lo veían como algo totalmente lícito, constitucional y merecedor de aplauso. Estaban en la misma maquinaria de ir contra los derechos fundamentales de los ciudadanos. Nunca vi el más mínimo gesto de disentir o de arrepentimiento. No mostraron ni un minuto de reflexión o de duda respecto a su compromiso político con el Gobierno», afirma taxativamente esa persona. También rechaza que Cabello tuviera que presionarles para que llevaran a cabo esa persecución de la oposición: «Cabello no tenía que pedirles nada, cuando la mesa ya estaba servida. Pocas veces tenía que darles instrucciones generales; quizás sí alguna instrucción específica, pero tanto Ortega como Espinoza estaban muy acoplados en el sistema de atropello de los derechos fundamentales». Cuando la exfiscal Luisa Ortega fue nombrada para el cargo de fiscal general en el año 2008 comenzó la carrera de Espinoza en la institución: pasó a fiscal superior de Caracas, luego a director de Delitos Comunes, a director general de Actuación Procesal y finalmente a vicefiscal general. En 2016 abandonó este último puesto y marchó a la Comisión Presidencial de Integridad para la lucha contra la corrupción que entonces lanzó Maduro.
19-02-2018 | Fuente: abc.es
«Aún sueño con las torturas que sufrí en Venezuela durante dos años y medio»
Araminta González, química venezolana de 35 años, aterrizó en Madrid el pasado 6 de diciembre, Día de la Constitución. Al fin se sintió «libre». Dejaba más de tres años de pesadilla en Venezuela, en los que fue encarcelada y torturada de forma cruel por participar en las protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro y estuvo internada en un psiquiátrico a consecuencia de los tormentos sufridos, cuyo recuerdo todavía la asalta por las noches. Ahora, con un hilo de voz pero una firmeza de espíritu renacida ante su nueva vida, relata para ABC su penosa experiencia y habla de la situación que atraviesa su país. La joven, que en 2014 trabajaba en un laboratorio farmacéutico, participaba en protestas contra el régimen y ayudaba con medicamentos y alimentos a los estudiantes que estaban acampados. El 24 de julio de ese año tomaba café con un amigo, Libert Díaz, en un centro comercial de Chacaíto, en Caracas, cuando un grupo de hombres de paisano se llevaron a ambos a punta de pistola. «No sabía si era una detención o un secuestro, dónde estaba ni adónde iba», recuerda. «Me quitaron mis pertenencias, mi teléfono, la cédula (de identidad), me encapucharon y empezaron a golpearme y a preguntarme quién me financiaba». Más adelante supo que aquello eran las instalaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) de la avenida Urdaneta. González detalla las torturas que padeció allí: «Me asfixiaban con bolsas de plástico y me hacían ?el helicóptero?, que es tomarte del cabello y lanzarte contra las paredes». «Aún no lo he podido superar, tengo sueños con eso», confiesa. Sus verdugos buscaban así que incriminara a otros opositores. A base de violencia, consiguieron arrancarle algún nombre, algo con lo que además la han hecho sentir culpable «hasta el día de hoy, aunque gracias a Dios los perjudicados están libres», suspira. «Me asfixiaban con bolsas de plástico y me hacían "el "helicóptero, cogerte del pelo y tirarte contra la pared» Mientras la torturaban, oía cómo hacían lo mismo con el otro joven detenido. «De hecho -continúa-, me dijeron que lo iban a matar si yo no decía lo que querían y siempre pensé que lo habían matado, hasta que dos años después me enteré de que no». Luego la trasladaron a otro lugar de reclusión en el Rosal, donde pasó una semana. Después la iban a llevar al Helicoide, como se conoce la sede en Caracas del Servicio Bolibariano de Inteligencia Nacional (Sebin), pero no la admitieron, «porque era muy tarde». «A los pocos días -prosigue-, me sacan a las cinco de la mañana y me dicen que vamos al tribunal, pero en el expediente estaba con otras personas y, al ir sola, sospeché que no íbamos a ningún lugar». Adoctrinamiento chavista Finalmente la llevaron al Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), que, pese a su engañoso nombre, no es más que una prisión femenina. «Allí te visten de fucsia, te desnudan, te revisan todas tus cavidades y te quieren meter el comunismo como sea», describe. La trataban de adoctrinar en el chavismo, adiestrándola militarmente, obligándola a aprender himnos y saludos y a «decir que quería al expresidente que se murió», enumera evitando pronunciar el nombre de Hugo Chávez. «Yo me negaba y, como castigo, tenía que hacer reverencias a una imagen de él en medio del patio, agarrándome los tobillos y caminando alrededor de la cancha, en lo que llaman ?el paso de la gallina?». En otras ocasiones, la hacían permanecer «firme, mirándolo bajo el sol». «Así hasta que me desmayé», agrega. En aquella cárcel la tuvieron aislada en una habitación, donde, como en una especie de angustioso Gran Hermano, seguía escuchando a la fuerza el himno venezolano y la voz de Chávez. El ambiente carcerlario era de lo más sórdido. Según Araminta González, circulaba la droga con profusión y «las funcionarias, las que se suponía que nos tenían que cuidar, para dar favores a otras internas proponían tratos de carne». En el INOF permaneció dos años y medio, hasta que tuvo que ser internada en un centro psiquiátrico por una grave depresión e intentos de suicidio. «No soportaba que se metieran en mi cabeza e intentaran adiestrarme, y en la prisión no había comida, tratamiento psiquiátrico ni medicamentos. Tal cual está el país fuera, es peor dentro de una cárcel», indica esta víctima de la represión. «Ingresé en un psiquiátrico porque no soportaba que se metieran en mi cabeza e intentaran adiestrarme» En el psiquiátrico permaneció ocho meses, siempre vigilada. Tampoco la atmósfera allí era idílica y había funcionarias que se metían con los pacientes. «No todas son malas, pero las había que, de verdad, no sé en qué universidad las educan..», apunta. El pasado noviembre salió del psiquiátrico en libertad condicional, una vez que la Fiscalía y los abogados acordaron que lo más adecuado para que no recayera en su cuadro depresivo suicida era regresar a casa. Sin embargo, las condiciones del país al que salía después de más de tres años «eran mucho peores» que en 2014, con una economía colapsada y escasez de medicamentos, alimentos y servicios básicos. «Eso no me permitía ninguna mejoría», recuerda. Araminta González - M. Balanya Aún seguía sin ser juzgada. Supo que en su día la habían denunciado por terrorismo unos «patriotas cooperantes», mientras que las autoridades bolivarianas «no quisieron aceptar las pruebas» presentadas por su abogado. «El juicio se ha postergado tanto que, si no cae este Gobierno, no creo que nunca vayamos a tener justicia», lamenta. Ella quería sumarse a las protestas que había, pero no podía por su tratamiento médico y el temor a «meterse en problemas y terminar otra vez presa». «En las condiciones para salir se incluía que no podía opinar ni protestar. Seguía estando presa igualmente», explica. Tampoco podía salir del país y le habían retirado el pasaporte, porque, según dice, «ser químico era sinónimo de terrorista», aunque se las arregló para sacarse uno nuevo. «Mire, Dios es grande. Un día agarré, compré mi boleto y me subí al avión», rememora. «Estaba muy nerviosa, ?full? de calmantes, porque el aeropuerto estaba lleno de militares que me preguntaban dónde iba, qué iba a hacer y por cuánto tiempo. Tenía muchos nervios de que me fueran a descubrir y me fueran a poner otra vez presa». «Aquí soy libre, como cosas que no hay en Venezuela y no tengo que pelearme por el papel higiénico» El 6 de diciembre arribó a Madrid, donde le esperaba una hermana que ya vivía allí. «Una vez en España, me sentí libre», rememora. «Aquí tengo total libertad, es ?superdiferente?, he podido comer muchas cosas que no podía comer en Venezuela, como manzanas o peras, porque ya no se importan. Y ya no tengo que estar peleando por el papel higiénico», confiesa mientras se le abre una tímida sonrisa. No obstante, aún vive en la incertidumbre, ya que está a la espera de que se le conceda el asilo. «Mientras tanto no puedo hacer nada y, como siempre he sido una persona independiente, eso me hace sentir un poco inútil. Pero paciencia», se anima. Además, reconoce su frustración por el estado de su país, sin que vea «una salida próxima al Gobierno hasta que no se diluya la Asamblea Nacional Constituyente y liberen a los presos políticos». «Nunca pensé que tardaríamos tantos años en esta misma situación, siempre pensé que sería algo pasajero», lamenta. Tampoco ve esperanza en las elecciones presidenciales convocadas para el 22 de abril, en las que «el régimen controla todo», desde el Tribunal Supremo al Centro Nacional Electoral. Aunque valora la importancia de la presión internacional para lograr una salida, considera que son los venezolanos quienes «tienen que decidir qué quieren, continuar con Maduro o salir del régimen». Mientras tanto, Venezuela «no va a tener un camino claro», advierte. Admite que ahora la población «está más pendiente de que si no trabaja, no come y de que tiene niños chiquitos, pero por lo mismo debe pensar que si no se preocupa por el país, no va a haber un futuro para sus hijos».
19-02-2018 | Fuente: abc.es
Rio, nuevo líder conservador en Portugal, no logra unir al partido
Rui Rio cerró ayer el 37º Congreso del PSD consolidado como el nuevo líder de los conservadores portugueses, pero con la paradoja de que solo la actitud conciliadora de quien fue su rival para la presidencia, el «resucitado» Pedro Santana Lopes, salvó la imagen de unidad del partido. El exalcalde de Oporto temía una rebelión interna no solo por parte de los «santanistas», también por los más fieles a continuar la línea de Pedro Passos Coelho, quien formalizó su despedida en la cita (de hecho, apenas llegó, proclamó su adiós, escuchó a su sucesor y se marchó para no volver). Finalmente, no se produjo la contestación interna porque Santana Lopes desistió de jugar a la contra, pero la clausura del congreso trajo una sorpresa de última hora: el líder parlamentario del PSD, Luis Montenegro, anunció que abandona su acta de diputado y que planea ya intentar el asalto a la presidencia del partido en 2019, decisivo año electoral en que la formación política se la juega a un todo o nada. El síntoma inequívoco del giro que se ha visto obligado a dar el flamante jefe de filas es el cambio de postura en relación con un posible acercamiento a los socialistas para «rescatarlos» de las garras de la izquierda radical, su actual baluarte. Durante la campaña previa al combate con Santana Lopes el pasado 13 de enero, Rio alzó su voz claramente a favor de un pacto con el Gobierno de António Costa. En vista de que las reacciones no se hicieron esperar en el seno del partido ante lo que se interpretaba como una «claudicación» frente a sus oponentes, no le quedó más remedio al nuevo presidente que cerrar la puerta en este congreso con un aviso contundente para los socialistas: «No existe y nunca existirá un bloque central», aseguró. Se retractaba así de las intenciones exhibidas semanas atrás, tal vez presionado por el empuje del CDS de Assunçao Cristas, que le obliga a no bajar la guardia para evitar la fuga de votos hacia los centristas. Resulta clave la suma de fuerzas con Santana Lopes, plasmada en la elección de listas de consenso en la dirección del PSD. Con todo, el paso delante de Luis Montenegro testimonia que las aguas no se han pacificado de forma íntegra. La refundación del PSD pasa en la práctica por una incógnita obsesiva desde hace varios meses? Y mucho más desde el final de este congreso que ha levantado una gran expectación política en Portugal: ¿cómo se pueden ganar las elecciones de 2019? Si los datos macroeconómicos continúan respaldando al Gobierno socialista (sobre todo, porque el paro ha descendido a mínimos históricos: un 7,8%), resultará difícil despojarles del «trono» de primer ministro, tal cual refrendan las últimas encuestas. Por eso, el flamante líder de los conservadores portugueses es consciente de que la sombra del apogeo de Passos Coelho le va a perseguir a partir de ahora, pues ganó dos elecciones legislativas y solo la pérdida de la mayoría absoluta en 2015 le convirtió en víctima de la maniobra socialista para compincharse con los comunistas y el Bloco de Esquerda. En cualquier caso, a Rio no le quedó más remedio que abrir el congreso con una reverencia a su antecesor y un dardo envenenado a los socialistas: «Fuimos llamados a cumplir patrióticamente un exigente programa de austeridad, diseñado y negociado por otros; o sea, por los que metieron al país en el agujero financiero más negro desde el 25 de abril [en referencia a la Revolución de los Claveles en 1974]». Y añadió: «Conmigo al frente del partido, evolucionaremos siempre en armonía con nuestra historia, sin sobresaltos ideológicos».
18-02-2018 | Fuente: abc.es
Acuerdo de los kurdos con Damasco para combatir a Turquía en Afrín
Bachar al Assad y los kurdo-sirios, dos de los grandes rivales en la compleja guerra civil, han alcanzado hoy un audaz acuerdo militar para frenar la ofensiva militar lanzada por Turquía en el noroeste del país. El pacto, anunciado por un portavoz kurdo a través de la agencia Reuters, debe materializarse en los próximos dos días con la entrada en la región de Afrín de contingentes militares de Damasco en apoyo de las milicias kurdas del YPG. Ambas fuerzas se enfrentarán de modo coordinado al Ejército turco en algunas zonas fronterizas. El portavoz kurdo, Badrian Jia Kurd, advirtió que el pacto con su enemigo natural, el Gobierno central -hasta la llegada de los islamistas-, es solo "militar", y no aborda ninguna cuestión política. Bachar al Assad pretende recuperar el poder en todo el país, venciendo o convenciendo a los kurdos del norte, y los kurdo-sirios aspiran a crear su propio Estado, siguiendo el ejemplo de sus pares iraquíes. "Las cuestiones políticas se pueden negociar más adelante", dijo Jia Kurd a Reuters. Hoy por hoy, la prioridad es frenar al enemigo común -Turquía- y evitar que el poder militar de Ankara lamine a los kurdos de Siria, con el pretexto de que son una filial del PKK turco. La gran incógnita de esta alianza "contra natura" va a ser la respuesta de Estados Unidos. Washington ha apoyado desde el principio de la guerra a los kurdos con armas y entrenamiento, pero tras la ofensiva de Turquía -su aliado en la OTAN- ha optado por respaldar al YPG solo en sus zonas de control en el noreste, y se ha retirado de Afrin para no tener que implicarse en ningún choque militar con Ankara. La retirada norteamericana del noroeste ha dejado solos a los kurdos ante el coloso militar turco, y ha precipitado finalmente el peligroso movimiento táctico del YPG, forzado a abrir las puertas a las tropas de Damasco.
18-02-2018 | Fuente: elpais.com
EE UU y Rusia ya no reducen sus arsenales atómicos
El Pentágono desconfía del compromiso ruso de reducción de su arsenal e impulsa el desarrollo de nuevos misiles
18-02-2018 | Fuente: elpais.com
La estrategia hegemónica de Trump dispara la tensión nuclear
El presidente amplía el espectro de enemigos, apuesta por armas de ?baja intensidad? y permite responder con el látigo atómico a amenazas tan difusas como los ciberataques
18-02-2018 | Fuente: abc.es
Wolff: «Trump se apaga cuando no es el centro de atención; es el presidente más vago que he conocido»
Como un mueble más, Michael Wolff (Paterson, 1953) dice haber pasado siete meses en la Casa Blanca escuchando los comentarios que el equipo de confianza de Donald Trump hacía de él. «Todos los que están al lado del presidente, sus consejeros y asesores más cercanos, lo llaman inmoral, idiota y dañino. No ha existido nunca algo así en la política estadounidense», dice el autor de «Fuego y furia» en una entrevista con ABC desde su suite del hotel Ritz. Wolff, que cuando le cuestionan por sus posibles mentiras y exageraciones responde que no es un periodista político convencional sino un escritor, ha escrito «el libro que Trump no quiere que leas», según lo describe la editorial de la edición española. Exagerado o no, lo cierto es que Wolff se ha hecho de oro y ha eclipsado durante unos días al propio Trump desde que el equipo de abogados del presidente tratara de impedir su venta. Pese al tono de las críticas recogidas en «Fuego y furia», Trump parece muy a gusto en el despacho oval mientras todo arde a su alrededor. De momento, la única víctima política de «Fuego y fueria» es el ideólogo derechista y ex estratega jefe de la Casa Blanca Steve Bannon, que ha pasado de «manejar los hilos de la revolución Trump» a ser insultado por el presidente -«El descuidado Steve»- y forzado a renunciar como presidente de la web Breitbart News, gran portavoz mediático del «Trumpismo». Sus críticos consideran que más que periodismo lo que ha hecho ha sido reunir todos los cotilleos sobre Trump y su gobierno en un best-seller. Hay muchas formas de contar la historia. Hasta ahora, la presidencia de Trump estaba siendo contada por la prensa de Washington, gente que se ve muy cerca de él y cuenta el día a día. No son cotilleos. De hecho la historia no recoge lo que se cuenta cada día, sino que me tomo un periodo de tiempo para ir más allá. Seguro que hay otras maneras de contar la historia, la prensa de Washington lo hace bien pero de una forma limitada. No soy un reportero político, he sido muy cuidadoso en mi relación con la gente de la Casa Blanca y he buscado no asociarme con la prensa. Estuve en la Casa Blanca durante meses y nunca planteé preguntas, solo miraba y escuchaba. Mi historia rechaza todo lo que sean cotilleos. Estoy interesado en las sensaciones, en el olor, en la forma de contar debidamente lo que pasaba. Mi objetivo es ser testigo de un experimento que no aparece en los periódicos. Los lectores pueden sentirse que están tan cerca de Trump como yo lo estuve. ¿Qué primicia destacaría de su libro? Pienso que el mensaje central que deja esto es que fui testigo del cambio de actitud entre todos los miembros del equipo alrededor del presidente. Todos venían de una cultura tradicional que consistía en pensar sobre en un hombre que empieza a trabajar en la Casa Blanca como presidente; esta expectativa viró hacia la confusión, descreencia y desilusión al ver que este hombre no está preparado para hacer este trabajo. Todos los que están al lado del presidente, sus consejeros y asesores más cercanos, lo llaman inmoral, idiota y dañino. No ha existido nunca algo así en la política estadounidense. Los asesores lo ven como un hombre incapaz para hacer su trabajo como presidente. La reacción de la gente que lo rodea y que lo llama estúpido cambia el debate político. ¿Llamarlo idiota no es subestimar a una persona como Donald Trump con todo lo que ha conseguido en tan poco tiempo? ¿No está despreciando a sus votantes? A mucha gente le resulta increíble que haya sido elegido y no encuentra la respuesta. A causa de este libro la imagen de Trump pasa de posible nueva figura política a «ese tío es un estúpido». Esto pasa también entre los simpatizantes y fans de Trump que entienden que su estupidez supera a la imagen de persona mágica y virtuosa. Es un estúpido. Steve Bannon parece ser la principal víctima del éxito de su libro. Ha pasado de tener una imagen de «gran manipulador» en la sombra a ser apartado de la Casa Blanca en menos de un año. Sí, a Bannon le hubiera gustado ser el gran manipulador. Planeaba que Trump fuera la cara visible y el hombre carismático que representara las ideas de Bannon. Era su principal estrategia, pero al final le ha generado una profunda desilusión. Trump es tan estúpido, narcisista y egocéntrico que no puede seguir los planes de otra persona. Es todo Trump, Trump y Trump. No va a ser manipulado y no va a ser capaz de agarrar las ideas de otro, porque solo existe él y nada más. No le interesan las ideas ni las estrategias, solo en lo que le da placer y satisfacción en cada momento. Sin Bannon, ¿tiene alguna otra influencia detrás? Creo que no hay realmente nadie que sea muy influyente en Trump. Otros políticos representan a la gente, ideas, buenas o malas; otros representan su propia carrera, muchos han estado en política toda su vida. Trump solo se representa a él mismo. Bannon trataba de utilizar su extraño carisma que llama a la gente que está desengañada con la política. Trump no tiene ideas, solo se escucha a sí mismo. La principal frustración para muchos de los que rodean es que no escucha a nadie. Cuando hablas con Trump te das cuenta siempre de que no te está escuchando. Pero Trump parece de primeras un animal político por todo lo que ha conseguido en tan poco tiempo. Teóricamente tiene un gran atractivo entre la gente. Una de las razones de su existencia es que a lo largo de las últimas generaciones mucha gente se ha desilusionado con los políticos y la política. En la figura de Trump tienen la posibilidad de votar por lo contrario, es alguien que no tiene talento político ni intereses. Literalmente, representa lo contrario a todos los estándares políticos. Es un gran experimento. «No nos gusta eso, elegiremos lo contrario, y eso es Trump». Creo que después de este año, muchos se han dado cuentade que Trump ha sido un experimento fallido. A usted le han acusado de mentiroso. Creo que eso no es verdad. Bannon lo ha reconocido finalmente. No sé a qué se refiere exactamente. ¿Mintió para estar en la Casa Blanca? ¿Ha sido deshonesto? No sé qué significa eso. Soy un escritor y mi trabajo es conseguir una historia. Esta vez era con el presidente: tienes que hacer lo posible para conseguir la historia más poderosa posible. No dije mentiras, pedí permiso para hacer lo que hice. Nadie me preguntó nada. Esto es parte porque es un libro. No quería resultar amenazante, se me da bien escuchar. Yo hubiera sido perfectamente feliz escribiendo otro tipo de libro, sobre que Trump es una nueva figura política y puede ser un presidente exitoso. Hubiera sido un buen libro para escribir. Pero no era verdad, Trump solo es un ignorante. Cuando escribes un libro no esperas ser super racional, solo contar bien una historia. Este tío es solo él y no hay nada más. No trates de buscar una gran historia sobre el sistema de salud, Corea del Norte y una gran explicación sobre por qué hace esto o lo otro. Trump es como un niño. ¿El propio Trump le dio su beneplácito para entrar en la Casa Blanca y escribir sobre él? Sí, el presidente me dio permiso personalmente. En el periodo de transición le dije quería ser un observador en la Casa Blanca. Entonces, él pensó que lo que quería era un trabajo ahí porque, seguramente, no tenga ni idea de lo que hace realmente la gente que está en la Casa Blanca. Le dije que no que estaba escribiendo un libro. Y aunque no pareció interesarle completamente nada, me dijo que adelante. Así que ya tenía el pasaporte de entrar en la Casa Blanca. Le dije a todos que tenía la aprobación del presidente. Y él nunca lo negó: «Ah sí, Michael Wolff, sí, sí sí», decía. Día tras día la gente me hablaba. Te conviertes en un mueble más y no preguntas por qué se hace esto o lo otro. Hillary Clinton lee un fragmento del libro «Fuego y furia» durante la entrega de los Grammy Usted sostiene que Trump no es capaz de leer nada. ¿Cree que ha leído su libro? No, no ha leído mi libro, se lo garantizo. Solo sé que sus abogados me escribieron cartas para no publicarlo. ¿Le debe su éxito y riqueza a Trump? No tengo ni idea. La pregunta es por qué este libro ha tenido tanto éxito, se han vendido tantas copias y ha llegado a convertirse en un fenómeno en sí mismo. No tengo la respuesta. Es la historia del momento. Me ayudó la decisión de Trump y su equpo de intentar parar la publicación y amenazarme con una demanda por difamación e invasión de su privacidad. Es el paradigma de Trump: lograr el efecto opuesto a lo que se proponía con su intento de bloquear la publicación del libro y que luego millones de personas lo hayan leído. La gente ha ido a por este libro porque tenía muchas ganas de comprender mejor lo que está pasando en la Casa Blanca; entender bien aquello que sale cada día en las noticias. Cuando recoges todos los detalles y los juntas para crear la historia todo empieza a encajar. Es entonces cuando el libro cobra sentido. Lo que ha aprendido Trump que repite cada día es la lección de la telerrealidad, que funciona si hay un conflicto constante ¿Trump ha logrado que estemos atentos a sus excentricidades y escándalos en lugar de sus fracasos? Lo que ha aprendido Trump que repite cada día es la lección de la telerrealidad, que funciona si hay un conflicto constante, es lo que debes hacer en la televisión. Crear conflicto, conflicto, conflicto, conflicto, iguala la atención sobre lo bueno y lo malo según considera Trump. Eso es lo que ha aprendido a hacer. La gran transformación económica de los años ochenta con Reagan no recibió quizá toda la atención mediática que merecía; la prensa parecía centrarse más en él que en lo que estaba haciendo. ¿Está sucediendo algo parecido ahora mismo con Trump y los medios progresistas? En los ochenta, los medios tenían claro que se estaba haciendo más dinero del que se había conseguido antes. Los hombres de negocios pasaron de ser impopulares a ser tremendamente populares. No se perdió nada de esto. Fue una extraordinaria historia. ¿Que los republicanos dicen que ahora hay un resurgir económico? No sé. Sí tengo claro que aún viviendo un gran momento económico, lejos de aprovecharlo, Trump es el presidente menos valorado que se recuerda. ¿Es Trump de extrema derecha? ¿Es peligroso? No, no es nada. No tiene ideología. Es «por favor, ahora estoy yo». ¿Es peligroso que el presidente de EE.UU. no sepa nada sobre las decisiones más básicas? Suena alarmante. No está en una posición de impulsar legislaciones que genere verdaderos cambios, le da igual, no sabe y no lo va a hacer. Tampoco va a ir a la guerra tras tomar una decisión meditada o por unos objetivos como pudo tener Bush. No le interesa; solo hacer sus presentaciones y dejar la sala. ¿Cómo puede mantener Trump, a sus 70 años, tanta energía en todo lo que hace? ¿Toma algún tipo de droga para estar así? Trump no es tan enérgico. Es un hombre realmente vago, no le gusta trabajar, trabaja menos que cualquier otro presidente en mucho tiempo. Lo que le da energía es la atención. Si hay una multitud frente a él puede hablar sin parar para siempre. En la Casa Blanca es feliz si la gente viene a hacerle la pelota, él se la hace a ellos y se hace fotos. Es un showman, un actor. Cuando no es el centro de atención, Trump se apaga. ¿Puede decirme algo bueno de Trump? He pasado 3 horas con él a solas durante el periodo de transición en la Casa Blanca. Uno de sus puntos buenos es que es un buen vendedor, piensa que puede venderte algo, es muy poderoso, lo tiene muy perfeccionado, si quiere venderte una mierda te la va a vender sin tenerte en cuenta. Pero ser un buen vendedor no creo que sea una cualidad para ser presidente.
18-02-2018 | Fuente: elpais.com
El Gobierno de Oaxaca reporta 1.000 viviendas dañadas por el seísmo
Las autoridades de Protección Civil han solicitado al Gobierno federal que emita la declaratoria de emergencia para 58 localidades afectadas
18-02-2018 | Fuente: elpais.com
?La OEA es más que Venezuela, también es Honduras?
Señalado publicamente por su jefe Luis Almagro de dar pocos resultados, el exministro peruano presentó su dimisión al frente de la Maccih. Su renuncia golpea el mayor esfuerzo colectivo realizado hasta ahora por la OEA por combatir y la impunidad en uno de los tres países más corruptos del continente