Infortelecom

Noticias Internacional

23-09-2020 | Fuente: abc.es
Trump dice que los 200.000 muertos en EE.UU. por el covid es una «verguenza» y si no fuera por él habría millones
El presidente de EE.UU.,, Donald Trump, aseguró hoy que si no hubiese sido por él en lugar de 200.000 fallecidos por la pandemia de la Covid-19, cifra superada hoy en Estados Unidos, habría más de 2 millones de muertos y culpó a China por «dejar escapar la plaga». Preguntado sobre la cifra de 200.000 muertos por la pandemia en el país, superada hoy, el presidente dijo que «es una pena. Creo que hicimos lo apropiado y lo hicimos bien. Tendríamos dos millones y medio de muertes o algo en ese entorno. Tendríamos un número que sería sustancialmente mayor (..) Podríamos tener dos, dos y medio o tres millones (de muertos)». EE.UU. superó este martes los 200.000 fallecidos por la Covid-19 y totalizó 6.890.014 casos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins. «China tendría que haberlo parado (el virus) en su frontera. No deberían haberlo dejado extenderse por todo el mundo y eso es terrible», agregó Trump, quien presumió por haber ordenado rápido cerrar las fronteras a la entrada de ciudadanos chinos, algo que, no obstante, no sirvió para detener la expansión del virus en EE.UU. En un mitin en el estado clave de Pensilvania esta noche, Trump no mencionó el hecho de que EE.UU. tiene el número total más alto de muertos y contagios del mundo, así como uno de los índices de contagios por cada 100.000 habitantes más abultado, aunque sí afirmó: «Estamos destruyendo el virus». El país experimenta desde comienzos del mes un aumento de las infecciones que coincide con el inicio del curso escolar y universitario y la relajación de las medidas de contención. «No lo llaméis el coronavirus; es el Chinavirus. Corona, corona suena a villa italiana o algo así. Es Chinavirus», se mofó Trump en un acto de campaña cerca de Pittsburgh (Pensilvania).
23-09-2020 | Fuente: abc.es
Grecia y Turquía acuerdan retomar los contactos exploratorios después de cuatro años
Grecia y Turquía han acordado reanudar, por primera vez en cuatro años, los contactos exploratorios para resolver sus disputas, anunció este martes el Ministerio de Asuntos Exteriores griego. En un breve comunicado, el departamento indicó que la 61 ronda de contactos exploratorios dará comienzo «pronto» en Estambul, aunque sin especificar una fecha. La última ronda de este tipo entre los dos vecinos tuvo lugar en 2016. El anuncio tiene lugar después de que el jefe de Estado turco, Recep Tayyip Erdogan, asegurase en una videoconferencia con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que el «impulso parcial» conseguido con el establecimiento de un diálogo sobre las reclamaciones de ambos países respecto a las aguas del Mediterráneo oriental debería mantenerse con pasos recíprocos. De momento, se desconoce si el inicio de los contactos exploratorios se verá retrasado o afectado por el aplazamiento al 1 y el 2 de octubre de la cumbre extraordinaria comunitaria prevista para el 24 y el 25 de septiembre, después de que una persona con la que Michel estuvo en contacto hace unos días haya dado positivo en coronavirus. Precisamente, uno de los principales temas que se iban a abordar esta semana en esa reunión eran las posibles sanciones contra Ankara, en el contexto de la tensión por la búsqueda de gas en aguas mediterráneas sobre las que Turquía, Chipre y Grecia reclaman derechos. Las tensiones entre Grecia y Turquía se han enfriado en las últimas semanas tras un gran esfuerzo diplomático y todo un verano de amenazas, declaraciones cruzadas y maniobras militares, especialmente tras la salida de un buque exploratorio desde Turquía que inspeccionaba aguas que Grecia considera de su jurisdicción.
23-09-2020 | Fuente: abc.es
India y China pactan reducir la tensión en la frontera tras el enfrentamiento con muertos
China e India han acordado dejar de enviar tropas a la frontera que se disputan en el Himalaya e impedir acciones que puedan complicar allí la situación, afirmaron ambos países el martes. Altos cargos del Ejército de los dos países se reunieron el lunes e intercambiaron ideas sobre la frontera en disputa, informó un portavoz del Ministerio de Defensa chino. Una nota de prensa conjunta explicó que los dos lados han acordado «impedir malentendidos y juicios erróneos» y «abstenerse de cambiar la situación de manera unilateral sobre el terreno». Miles de tropas indias y chinas se agrupan actualmente en la frontera del estrecho de la región de Ladakh, cerca del Tíbet. Después de semanas de tensiones, un enfrentamiento en la remota región del Himalaya terminó en un sangriento encontronazo, en el que 20 soldados indios murieron y los chinos también sufrieron un número indeterminado de bajas. Desde entonces, ambos países han intentado resolver la situación a través de los canales diplomáticos y militares, pero las conversaciones parecían haber avanzado poco hasta ahora. La tensión se mantiene elevada, con las tropas indias y chinas separadas solo por unos pocos centenares de metros en algunas zonas y con ambas partes reforzando su lado con militares y materiales. China e India dijeron el 11 de septiembre que habían acordado reducir la tensión y restaurar la «paz y tranquilidad» después de un encuentro de alto nivel diplomático en Moscú. Ambos lados acordaron en ese momento que las tropas de ambos lados debían reducir tensiones de manera inmediata. Ambos países, que poseen armas nucleares, no han sido capaces de ponerse de acuerdo en la frontera que comparten, de 3.488 kilómetros de longitud, a pesar de varias rondas de negociaciones durante los últimos años. Los dos países combatieron en un breve pero sangriento choque militar en 1962.
23-09-2020 | Fuente: abc.es
Italia acogerá a 300 refugiados de Lesbos gracias a la iniciativa de un movimiento católico
Italia acogerá a 300 refugiados procedentes en su mayor parte del campo de Moria, en la isla griega de Lesbos, que fue destruido por un incendio, gracias a la iniciativa de los pasillos humanitarios puesta en marcha por el movimiento católico Comunidad de San Egidio que se encarga de su recepción e integración. El acuerdo entre la Comunidad de San Egidio y el Estado italiano se firmó el martes y permitirá la entrada de forma legal y segura a los 300 solicitantes de protección internacional, El proyecto, que tendrá una duración de 18 meses, dará prioridad al traslado de familias y algunos menores no acompañados. «Los firmantes del acuerdo expresaron una gran satisfacción, que de hecho representa una primera respuesta italiana al llamamiento de la Unión Europea para la reubicación de los refugiados presentes en Lesbos y en toda Grecia», explicaron en un nota. «Los corredores humanitarios resaltan el rostro de una Italia que, con otros países europeos, mira al futuro respondiendo a las crisis humanitarias con sentido de humanidad y caminos de integración», explicó el presidente de la Comunidad de Sant'Egidio, Marco Impagliazzo. «Para los solicitantes de asilo, que viven en condiciones dramáticas en la isla de Lesbos, se reabre la esperanza de una nueva vida en Italia y en nuestro continente», añadió. Gracias a la iniciativa de los pasillos humanitarios, han llegado a Italia más de 2.500 refugiados de los campos de Líbano y también de áreas subsaharianas. Además, gracias a la ayuda y a la cooperación que brinda el ministerio del Interior, Sant'Egidio ya trajo a Italia a 67 refugiados a través de un primer y especial corredor humanitario, que hizo conjuntamente con la Limosnería Apostólica. Las primeras familias viajaron desde Lesbos hasta Roma en el avión del Papa Francisco, tras su visita en abril de 2016. Durante el mes de agosto la Comunidad ha hecho en Lesbos -con 150 personas provenientes de varios países europeos- unas «vacaciones solidarias» para ayudar a los migrantes, con restaurante, clases de inglés y animación para los menores.
23-09-2020 | Fuente: abc.es
Estados Unidos y China llevan su guerra a la ONU
EE.UU. y China afilaron las navajas ayer en el día grande de la ONU, la primera jornada del debate de su Asamblea General. La guerra comercial, tecnológica y diplomática que viven las dos potencias mundiales se trasladó al gran escenario de la comunidad internacional. Donald Trump utilizó ayer esa plataforma para insistir en la responsabilidad del gigante asiático en la principal preocupación del mundo: la pandemia de Covid-19, originada en la ciudad china de Wuhan. Trump ha utilizado a China y a la Organización Mundial de la Salud (OMS) como chivos expiatorios de la crisis sanitaria y económica desatada por el virus en EE.UU., el país más afectado del mundo. Ayer se constataba que la cifra de fallecidos supera los 200.000.. Ver Más
22-09-2020 | Fuente: abc.es
El narcotráfico mexicano ganó 40.000 millones de euros de 2016 a 2018
Los cárteles mexicanos generaron 1 billón de pesos, casi 40.000 millones de euros, en beneficios por operaciones delictivas en su país entre 2016 y 2018. La cifra fue divulgada el lunes por Santiago Nieto, el director de la Unidad de Inteligencia Financiera de México, un organismo similar a la UDEF en España, durante la presentación de un informe en el que se detalla su estrategia para combatir el lavado de activos y el financiamiento al terrorismo en el país mesoamericano. La cantidad, 40.000 millones de euros, es aproximadamente un 40% del tamaño del PIB anual de México, situado en torno a un trillón de euros. 1 billón de pesos es también un tercio de todos los impuestos que recaudó la Hacienda mexicana en 2019, cuando los ingresos tributarios fueron de 3,2 billones de pesos, unos datos que sirven para dimensionar el tamaño económico de esta actividad delictiva. México ha identificado a 19 organizaciones delictivas en todo el territorio, entre las que destacan el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel del Pacífico. El CJNG está dirigido por Nemesio Osguera Cervantes, alias «El Mencho», el hombre más buscado por la DEA y el narcotraficante más importante tras la captura por tercera vez de Joaquín «El Chapo» Guzmán en 2016. «Durante la última administración federal vimos desafortunadamente el crecimiento de ocho organizaciones de carácter regional», dijo Nieto en referencia al gobierno de Enrique Peña Nieto, quien gobernó entre 2012 y 2018. En esos seis años, la estrategia de Peña Nieto se centró en descabezar a los líderes de los cárteles y, así, fueron detenidos o eliminados 107 de los 122 objetivos denominados como prioritarios. El resultado ha sido la disgregación de los cárteles en grupos más pequeños que luchan por controlar los territorios, popularmente denominados como «plazas». Ese afán por controlar las «plazas» ha desatado una ola de violencia que se traduce en la muerte de miles de civiles cada año. Sólo en lo que va de año, México ha sufrido al menos de 45 masacres en las que han fallecido un total de 320 personas. De hecho, 2020 va camino de ser el año más sangriento en la historia del México moderno. El gobierno estima que entre enero y diciembre podrían alcanzarse los 40.863 asesinatos, a pesar de la reducción de la movilidad causada por la pandemia, según se lee en el segundo informe de rendición de cuentas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el presidente del país.
22-09-2020 | Fuente: abc.es
Bloomberg recauda 16 millones de dólares para permitir que expresos de Florida voten a Biden
Florida es una trinchera electoral. El estado sureño es una de las grandes claves en la reelección de Donald Trump, y cada voto cuenta. Lo sabe Al Gore, que perdió las elecciones presidenciales de 2000 frente a George W. Bush por 537 votos. En las últimas elecciones a nivel estatal, los republicanos se impusieron por la mínima: Ron DeSantis se convirtió en gobernador con treinta mil votos de diferencia; Rick Scott agarró el escaño de senado por solo diez mil. El aleteo de una mariposa en las elecciones del próximo 3 de noviembre en Florida puede suponer un terremoto electoral en todo el país: si Trump no gana Florida, sus posibilidades de reelección se estrechan; si Scott no fuera hoy senador, los republicanos no podrían impulsar ahora el polémico reemplazo de la jueza Ruth Bader Ginsburg en el Tribunal Supremo. Por eso la semana pasada Trump y su rival, Joe Biden, pujaban por el voto puertorriqueño en Florida, un electorado diminuto. «¡Plan Puerto Rico!», ofreció el demócrata. «¡Ayuda millonaria para la isla!», contraatacó el presidente. Y por eso ahora los demócratas buscan votos en otro colectivo que les beneficia: los exreos. En un sistema electoral dopado por el dinero, el esfuerzo lo abandera uno de los mayores donantes demócratas, el multimillonario -y candidato presidencial frustrado- Michael Bloomberg. Aunque parezca sorprendente en la democracia más vieja y asentada del mundo, la mayoría de las personas que habían pasado por la cárcel, aunque hubieran cumplido su pena, no tenían derecho al voto en este estado. En 2018, un referéndum, impulsado por organizaciones de derechos civiles y la Coalición Cristiana de América, les devolvió ese derecho fundamental por una mayoría del 65,5% de los ciudadanos de Florida. Quienes se oponían a devolverles el voto eran de forma mayoritaria líderes republicanos. Encontraron el año pasado una vuelta a la decisión del referéndum desde su control del poder legislativo: solo podrían votar aquellos que hubieran saldado multas y tasas judiciales. Era una cuestión de aritmética electoral. Buena parte de los convictos pertenecen a las minorías negra e hispana, en especial aquellos que no tienen las condiciones económicas para pagar sus multas. Estos votantes son, a la vez, más proclives a apoyar a los demócratas que a los republicanos. Un juez determinó el pasado mayo que esa ley era inconstitucional. En algunos casos, para los exreos era incluso imposible saber cuánto debían. Pero, hace unos días, a mes y medio de las elecciones, el Tribunal Supremo de Florida revirtió esa decisión y mantuvo la ley de los republicanos. Bloomberg, que se ha comprometido a donar cien millones de dólares para que los demócratas ganen en Florida, ha sido uno de los grandes financiadores de la Coalición para la Restauración de los Derechos en Florida, que busca recuperar votos para los exreos a contrarreloj: ha creado un fondo para pagar sus multas atrasadas y puedan registrarse como votantes antes del 5 de octubre, cuando expira el plazo. Ya han conseguido 20 millones de dólares, con aportaciones de ciudadanos anónimos y el apoyo de figuras populares como la estrella de la NBA Lebron James o el músico John Legend.
22-09-2020 | Fuente: abc.es
El régimen cubano admite que las misiones médicas representan uno de sus principales negocios
El régimen cubano responsabilizó al embargo económico y financiero de los Estados Unidos contra la isla para justificar la venta de sus servicios médicos que, en los últimos años, se convirtió en una de sus «principales fuentes de ingreso». Según la noticia divulgada por el sitio web estatal Cubadebate, «el conjunto de medidas extraterritoriales de persecución económica, comercial y financiera contra Cuba exceden el plano bilateral, puesto que aplica sanciones contra terceros países en sus relaciones con La Habana», obligó al régimen a exportar sus servicios médicos catalogados por no pocos observadores de «esclavitud moderna». Lo que no reveló Cubadebate, en su publicación del pasado 15 de septiembre, es que la eufemísticamente nombrada «cooperación médica en el contexto del Covid-19» también se erige en detrimento de los cubanos en la isla quienes, además de sufrir una severa escasez de alimentos y productos de primera necesidad, son víctimas de un sistema de salud cada vez más depauperado y del déficit de medicamentos de primera línea. Sin embargo, anterior a la expansión del Covid-19 la calidad en los servicios de salud pública habría sufrido un significativo retroceso, agravado por una parte a consecuencia del desangramiento que el régimen propició al comercializar los servicios de decenas de miles de profesionales y técnicos de la salud en diversos países como Brasil, Venezuela, Qatar, Kuwait, China, Argelia, Arabia Saudita, y Sudáfrica, entre otros. En estadísticas oficiales publicadas en abril de 2017, se reflejaba que los médicos cubanos trabajan en 62 países, en 35 de los cuales el régimen habría cobrado por sus servicios. Negligencias médicas Tampoco admitió la publicación oficialista el incremento, durante los últimos cinco años, de muertes por negligencias médicas en hospitales del país; las denuncias ciudadanas sobre el precario estado de clínicas y hospitales; lo bajos estándares de calidad del servicio profesional a razón de que los médicos más experimentados son enviados a las llamadas «misiones de cooperación». Por otra parte, los ciudadanos en la isla que denuncian estos hechos, así como los activistas que desde iniciativas civiles sirven de puente a ayudas solidarias son represaliados y acusados de politizar y «deslegitimar el sistema político cubano teniendo en cuenta de que se trata de uno de sus principales pilares». El caso reciente contra la activista Diasniurka Salcedo Verdecia, víctima de un operativo policial violento mientras intentaba ayudar a un niño con problemas del corazón en la localidad de Artemisa, representa un claro ejemplo de la involuntad política del régimen, que priva de la cooperación médica a sus ciudadanos mientras sus mejores servicios le representan un jugoso negocio. La labor crítica de Salcedo Verdecia -como miembro de un grupo de la sociedad civil local, con fines humanitario que se autonombran Las Marianas- focaliza los problemas en el sistema de salud y las condiciones de muchos cubanos de su localidad. Como parte del operativo le fue decomisado su teléfono celular, 200 CUC [aproximadamente 170 euros] y los medicamentos para el niño enfermo. Una labor por la cual Salcedo Verdecia no hubiese merecido persecución en un país libre. Solo en 2018 el régimen cubano se embolsó 6.400 millones de dólares por la venta de servicios médicos. Una cifra que supera ampliamente a los ingresos que generó el sector del Turismo y que no ha sido invertida en rescatar de la debacle al sistema de salud que impera en el país. De conjunto con Vivienda y las fuerzas de la Policía Nacional, los servicios de Salud Pública se encuentran entre los sectores más criticados por la sociedad civil cubana, y que el régimen cataloga de «hechos aislados».
22-09-2020 | Fuente: abc.es
«Llevo cinco años sin poder ver a mis hijos por dejar las misiones médicas cubanas»
Manoreys Rojas Hernández, especializado en traumatología y ortopedia desde 2009, es uno de los 622 testimonios que incluye la ampliación de la denuncia presentada por Prisoners Defenders ante la ONU y la Corte Penal Internacional estos días contra los abusos del Gobierno cubano hacia los profesionales que forman parte de las Misiones Internacionales gestionadas a lo largo de más de cuatro décadas y enviadas a más de 60 países del todo el mundo. Su caso ilustra la violación de derechos sufridos por cientos de médicos y el castigo, respaldado por la legislación cubana, por haber decidido abandonar dicha misión, que no es otro el exilio forzado y la separación de su familia, además de la imposibilidad de ejercer su profesión. Este médico cubano, de 37, años relata a ABC desde Miami, donde vive actualmente, por qué se unió a estas misiones y también por qué decidió abandonarlas: «En el año 2014 salí a mi primera misión, en Ecuador, donde estuve un año y medio», recuerda. Cuando se le pregunta si fue voluntario, se detiene y se intuye su sonrisa irónica al otro lado del teléfono antes de contestar: «Bueno voluntariamente.. Realmente fui obligado por la situación en Cuba, especialmente económica. Además hay mucho chantaje con este tema. Por ejemplo, con el caso de Venezuela.. Nadie quiere ir de misión allí. Cuando comenzaron, la situación era muy buena, pero como las condiciones han empeorado y nadie quiere ir». E insiste en el que chantaje que sufren si no quieren viajar a Venezuela. «Te dicen que si no vas allí, no te mandarán a ningún otro lado, o algún lugar recóndito donde nadie quiere ir, y lejos de la familia». Salir por necesidad Pero la presión de las médicos cubanos empieza mucho antes siquiera de salir de la isla para trabajar en las brigadas que son enviadas a lugares, en países extranjeros, donde muchos médicos locales no llegan. «Casi el 90% de los médicos que se gradúan en Cuba quieren salir de misión porque la situación en el país es muy precaria para todos los profesionales. Y las misiones suponen para nosotros una salida». Su caso es un ejemplo de esto. Rojas estudiaba Filología inglesa pero decidió cambiar a Medicina «para lograr salir de Cuba. Para mí era mejor salir de misión que tener que vender pescado después de mi trabajo, o criar cerdos. Algo que tuve que hacer». Rojas confirma que cuando los jóvenes estudiantes ingresan en la carrera de medicina o en alguna rama sanitaria ya son informados de que deberán prestar servicio en las misiones internacionales por un periodo dos años, pero matiza que entonces no saben lo que les espera en ellas: «Se oyen muchas cosas en Cuba, pero hay que vivirlo para darse cuenta de cuál es la realidad. Desde que llegas, el Gobierno cubano tiene un monto de dinero que ellos pagan por la vivienda. En mi caso, en Ecuador, la cantidad era de 200 dólares por una vivienda amueblada. Por ese dinero el lugar que te consiguen es muy malo o la casa está en muy malas condiciones». Y vuelve a recurrir a su experiencia. Recuerda que a su misión, formada por 16 profesionales, que viajó a la ciudad de Machala, en la provincia del Oro, le asignaron un hotel en el centro de un mercado, «desde el que podías ver hasta las ratas que paseaban por las calles. En esta zona estaba lo peor de la ciudad. Era un lugar muy inseguro». Entre los aspectos por los que sufrió más presión durante su estancia en Ecuador, se refiere al uso de determinados fármacos. «Yo iba por el programa "Pie diabético" en el que trabajábamos con un medicamento, Heberprot-P, muy costoso. Cuba lo vende a más de 35 países, entre los que se encuentra España, a quien le vende cada frasco por más de 750 euros, en las clínicas privadas. Se trata de un fármaco para evitar la amputación en pacientes diabéticos», explica. Rojas relata que este producto lo vende el Gobierno cubano junto con un grupo de médicos cubanos que están preparados para administrarlo. «Es un paquete». Afirma, que desde el Gobierno cubano les dan directrices para su uso: «Nos obliga a incluir pacientes e imponer el producto». Cada frasco cuesta en Ecuador 350 dólares. Recuerda que el contrato inicial de su primer año de misión en Ecuador ascendía a 3,3 millones de euros en medicamentos, «pero luego, sin haber puesto todo el medicamento», al contrato inicial se añadió otro coste que ascendió a 10.5 millones de dólares. «Así que hicimos un gasto de 13,8 millones de dólares en medicamentos. Y de ese dinero nosotros no recibimos nada». 700 dólares de salario En cuanto cuál era su salario durante su estancia en Ecuador, explica que el contrato que firmó en Cuba «era de 2.640 dólares al mes, el sueldo de un licenciado, pero recibía solo 700 dólares»; «mientras que para los médicos el salario estipulado era de 3.800 dólares, y recibían 800 dólares». Otra de las violaciones de derechos que ha sufrido Rojas en su viaje a Ecuador, común al resto de misiones internacionales, fue la retirada del pasaporte en cuanto llegó al país. Tampoco debía viajar con su título académico, algo que está terminante prohibido por el régimen cubano con el fin de evitar que el profesional deserte de las misiones y trabaje por su cuenta. Rojas confiesa que lo «escondió» y pudo introducirlo en Ecuador, lo que supondría ya de por sí una causa de expulsión de la misión. Aún así, reconoce que sirve de poco tener el título «porque para validarlo tiene que ser a través del Gobierno cubano, y para los profesionales que abandonan las misiones este trámite se convierte en algo muy engorroso y costoso. Y si logras hacerlo, cuando Ecuador llama a Cuba a la universidad, ellos no responden». Cinco años después de abandonar la misión, Rojas no ha conseguido validar su título. Entre las obligaciones de los profesionales de las misiones también se encuentra la de hacer proselitismo del comunismo allá donde van. «Hasta el punto de que antes de salir, todos los profesionales tienen que hacer dos cursos políticos: uno a nivel municipal y otro a nivel de provincia», confirma Rojas. El objetivo de esos cursos es informar «sobre la importancia de la misión, el impacto que tiene en la economía de Cuba, la situación actual política de Cuba y del país al que vas, y de la posición que tenemos que adoptar en él. Se nos exige defender al gobierno de turno, en el caso nuestro era el de Rafael Correa». Esto es algo que se produce en todas las misiones En el caso de Venezuela, «se han hecho cosas más fuertes. En elecciones, se ha tenido que tocar puerta por puerta para llevar a la gente a votar, condicionarlos.. Decirles que están recibiendo nuestros servicios gracias a su presidente..». Ejemplo de diploma ideológico que reciben los profesionales tras realizar un cursillo antes de partir a una misión internacionalDejar la misión, dejar a la familia Rojas decidió dejar la misión tras año y medio después de regresar de unas vacaciones en Cuba. «Tras vivir en Ecuador me di cuenta de que no podía aguantar más en mi país, donde no encuentras de nada, ni siquiera un yogur para tu hijo. Y no quería volver a eso tras concluir mi misión». Reconoce que fue una decisión muy difícil dejar atrás a la familia (en Cuba tiene a dos hijos pequeños). El castigo por abandonar la misión es el exilio forzado durante 8 años, sin posibilidad de volver a la isla. «Yo posiblemente nunca más pueda entrar en Cuba», lamenta Rojas, que lleva cinco años sin ver a sus hijos. Tampoco pudo viajar a la isla cuando murió su padre. Esta situación, según la denuncia de Prisoners Defenders presentada ante la ONU y la CPI, afecta a alrededor de 40.000 cubanos. «Siempre pensé en sacar a mis hijos, pero no he podido. El daño psicológico para mi familia ha sido terrible», concede Rojas. Su hija estuvo enferma, «y no me dejaron entrar». Sus intentos le llevaron a viajar en un crucero, que hacía escala en La Habana, para el que compró billetes para su madre y sus hijos, con el fin de verlos durante un par de días. Imposible. «No dejaron atracar el barco porque llevaba a bordo médicos desertores». Para el régimen cubano quienes abandonan esta misiones se convierten en traidores a la patria. En la actualidad, el único recurso que le queda a Rojas para reunirse con sus hijos y su madre es que el Gobierno estadounidense les conceda una visa humanitaria que les permita salir de Cuba. «Estoy esperando la incorporación de Zúñiga al consulado, para ver si se puede tramitar». Mientras tanto, este médico de 37 años intenta sobrevivir en Miami, una ciudad también golpeada por la pandemia del Covid-19. «Antes trabajaba en un hotel, pero lo cerraron; y también redujeron personal en la tienda en la que trabajaba». Al preguntarle por las brigadas de médicos que estos meses han viajado por todo el mundo como consecuencia de la pandemia, contesta que, tras ser parte de ellas, conoce muy bien «la estrategia» del Gobierno cubano. «Estoy de acuerdo en que los profesionales cubanos tengan la oportunidad de ir a otros lugares, y atender a las personas que realmente necesitan ayuda. Pero a la vez me da pena saber que esos profesionales son víctimas de tantas presiones. Y que el Gobierno cubano se lleve al bolsillo la mayor parte de su dinero es doloroso. Sería genial que todos esas personas que salen fuera, sacrificando dos o tres años lejos de sus familias, por ayudar a otros, puedan recibir una retribución justa. Que los contratos fueran directamente con ellos», reclama. Muy al contrario de esto, el Gobierno cubano condena «a un limbo», sin familia, y sin posibilidad de ejercer su profesión, a aquellos profesionales que deciden dejar las misiones. De la misión de 16 profesionales en la que participó Rojas, cinco la abandonaron, incluido él. «El porcentaje de abandono, en general, es del 30%», concluye. Manoreys Rojas
22-09-2020 | Fuente: abc.es
Más de 400 médicos denuncian ante la ONU a la Seguridad del Estado de Cuba por esclavitud
«El mundo ha consentido la esclavitud en más de 60 países con las misiones de internacionalización de Cuba. No se puede cambiar salud por esclavitud. El mundo debe reaccionar». Así de contundente se muestra Javier Larrondo, presidente de la ONG Prisoners Defenders, con sede en Madrid, cuando se refiere a la violación de los derechos humanos que sufren los médicos y los profesionales -deportistas, profesores, ingenieros..- que forman parte de las mencionadas misiones creadas por el Gobierno de Cuba en la década de los años 60 del siglo pasado, y que siguen operando en numerosos Estados. Unas misiones que en los últimos meses se han hecho mundialmente famosas debido al envío, por parte del Gobierno cubano, de brigadas de médicos a países cuyos sistemas sanitarios se han visto superados por la pandemia del Covid-19. Fotos de decenas de médicos, rodeando la imagen de Fidel Castro, fundador de las misiones y también de las brigadas «Henry Reeve», han llenado las páginas del Granma, periódico oficialista de la isla, y los espacios de la televisión estatal; pero también se han hecho eco de ellas medios internacionales que han creído ver en estas brigadas un gesto altruista y de solidaridad del régimen cubano. Algo que, según informes y denuncias de numerosos organismos internacionales defensores de derechos humanos -Amnistía Internacional, Human Rights Watch, la ONU, Prisoners Defenders-, está muy lejos de ser así. El año pasado Prisoners Defenders ya denunció ante la ONU y ante la Corte Penal Internacional los abusos del Gobierno cubano hacia estos colectivos profesionales, que viven bajo un régimen de esclavitud. Meses después, la ONU, tras analizar las pruebas y testimonios presentados, calificaba las actividades de estos profesionales médicos como «trabajos forzosos» al servicio del régimen cubano. En aquella denuncia se recogían abusos como el reclutamiento casi forzoso de los médicos (un 70% de los testimonios recogidos entonces así lo afirmaba, y los de ahora se ratifican en ello), que no podían rechazar por miedo a las represalias; el control dictatorial de su vida en los países a los que iban a trabajar (retirada del pasaporte, sin contrato o sin tener una copia de él en caso de realizarse, horarios extenuantes, prohibición de relaciones personales con ciudadanos del país anfitrión, obligación de acudir a reuniones del partido comunista y de proselitismo del castrismo en su entorno); la obligación de manipular los datos para mejorar las estadísticas de la atención a pacientes y el uso de medicamentos muy costosos, la prohibición de dejar las misiones, castigado por ley con 8 años de exilio, sin posibilidad de ver a sus familias y de ejercer su profesión..; así como la retención, por parte del Gobierno cubano, de entre el 75 y el 90% de los salarios pagados por las países anfitriones a los médicos. Médicos cubanos en Brasil, antes de que el presidente Bolsonaro cancela el programa por considerarlo un abusoAhora, la ONG Prisoners Defenders ha presentado una ampliación de aquella denuncia ante la ONU y ante la Corte Penal Internacional que incluye «más de 600 testimonios de los que más de 400 han delegado en nosotros para denunciar en su nombre a la Seguridad del Estado de Cuba por la esclavitud a las que les somete. La denuncia es masiva», asegura a ABC Javier Larrondo. «Presentamos más contratos, convenios y pruebas de las barbaridades jurídicas y violaciones de derechos humanos que rubrican tales documentos. Demostramos que ninguna misión de Cuba es solidaria». El documento recoge 622 testimonios de profesionales sanitarios que han trabajado en 29 países. De ellos, 405 están protegidos por miedo a las represalias contra los familiares que continúan en la isla; mientras que 217 son públicos. El número mayor de testimonios proceden de profesionales que estuvieron en misiones en Venezuela, seguidos de Brasil, donde el presidente Bolsonaro acabó con el programa por el abuso al que eran sometidos; Bolivia, Haití, Arabia Saudí y Guatemala. También se incluye alguno de Sierra Leona, Sudáfrica, Angola, Ecuador e incluso España. En total, han sido monitorizado, a través de estos testimonios la gestión de estas misiones en 29 países. Estos testimonios vuelven a rubricar los abusos denunciados en el primer informe presentado ante la ONU y la CPI. Países cómplices En el nuevo texto, de más de 400 páginas, PD desmonta la respuesta que el Gobierno cubano dio la ONU tras la primer denuncia. De manera reiterada, el régimen desmiente el componente económico de sus misiones, que año tras año han sido su principal fuente de ingresos (triplica los del turismo), llegando a ingresar en en 2018 alrededor de 8.500 millones de dólares. Y presume de que su Gobierno es el que asume los gastos en aquellos países anfitriones que no tienen medios para pagar los servicios de las brigadas de médicos cubanos. Algo que no sería realmente así, según la información recabada por PD. «Cuando el país hospedante es pobre, Cuba va sólo si un país tercero, como Noruega, Luxemburgo o Portugal (este último con fondos europeos de cooperación), paga una millonada por los médicos, de lo que Cuba confisca el 85% de media. Hay países en Europa que, sin saberlo y posiblemente con las mejores intenciones, están sufragando la esclavitud. Hemos analizado las violaciones en más de 29 países, con todo detalle, gracias a toda la documentación inédita conseguida», señala Larrondo. Estos documentos convierten en cómplices de esclavitud a países europeos, sin siquiera saberlo ellos, lo que supone una aberración en el siglo XXI. Un aspecto que la ONG Human Rights Watch denunció el pasado mes de julio, reclamando a los gobiernos de los países anfitriones, que estaban recibiendo brigadas de médicos cubanos con motivo de la pandemia, que exigieran cambios en las condiciones laborales de estos profesionales. «El mundo ha consentido la esclavitud en más de 60 países con las misiones de internacionalización de Cuba. No se puede cambiar salud por esclavitud. El mundo debe reaccionar. Hay que buscar formas solidarias para cubrir la salud, porque hay países que hay que cuidar y ayudar. Sus ciudadanos no viven en estados de bienestar como España. Pero no con esclavitud». Javier Larrondo, presidente de la ONG Prisoners Defenders - ABC La mayor prueba de esta violación de derechos continuada estaría en las propias leyes cubanas: el artículo 135 del Código Penal, o la Resolución 168 del MINCEX. «Cualquier persona que los lea, sentirá nauseas. Pero, además, Cuba firma Convenios con países, como Guatemala, que dicen explícitamente que Guatemala jamás contratará ni durante ni después del Convenio a ningun colaborador cubano que haya dejado cualquier misión cubana del mundo. Es un mundo orwelliano, dantesco, una persecución draconiana sobre los médicos cubanos», subraya el presidente de PD. Pero son los 622 testimonios del texto remitido a Ginebra y a La Haya «la guinda final necesaria para corroborar que todo el esquema se ejecuta sobre decenas de miles de personas». Reunificación familiar El objetivo de esta ampliación de la denuncia presentada en 2019 no sería otro que erradicar la esclavitud en dichas misiones, pero también que Cuba «permita a las 40.000 personas a las que prohibió volver a entrar a la isla, por dejar una misión, hacerlo de forma regular, como turistas, que además generen ingresos en la isla. La reunificación familiar de esos hijos y padres que no se ven desde que los primeros eran muy pequeños». Familias que se quedan en la isla y que también sufren las consecuencias de la represión después de que sus padres hayan abandonado las misiones, ya que el régimen los considera «traidores a la patria». Este exilio forzoso llevó a miles de médicos a crear la plataforma «Nosomosdesertores», desde la que denuncian su dramática situación familiar y personal. Según el informe, en la actualidad hay entre 5.000 y 10.000 padres que no pueden ver a sus hijos durante un periodo de ocho años. Esta segunda denuncia presentada por PD llega en un momento en el que la pandemia del coronavirus ha obligado a muchos países a aceptar la ayuda de Cuba y sus misiones médicas. Lo que ha supuesto una campaña de propaganda gratuita y muy beneficiosa para el régimen cubano. Cuestionar estas misiones médicas en un momento tan sensible para la población se presentaba quizá como un obstáculo, que, sin embargo, no ha frenado a PD. «En absoluto. La verdad no admite discusión. Los crímenes de lesa humanidad tampoco. El que quiera enfrentarse a esta denuncia, pasará un mal rato político y humano, hasta consigo mismo, más tarde o más temprano. Es mejor unirse al carro de los derechos humanos. Mire, la ONU ya ha sentenciado oficialmente que en Venezuela se han estado cometiendo los peores crímenes de lesa humanidad desde 2014 por el Gobierno de Maduro.. ¿cómo se sentirá ahora Zapatero que defendió, después de 2014, a un perpetrador de crímenes de lesa humanidad, un Hitler..? Hay que ser más responsable, y menos ideológico», sentencia Larrondo. «En la política -continúa-, los derechos humanos son lo primero, y los intereses, partidismos o coyunturas jamás pueden estar por encima, ni se puede trazar un camino por "cercanía" ideológica en contra de los primeros. Son quienes actúan así en política quienes tienen que preocuparse con este asunto. Mi organización y yo nos sentimos fuertes y confiados. La verdad y el amor por el ser humano y un trabajo ingente de dos años sin cesar, y sin dormir, nos dan esa confianza». <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Llega brigada medica Cubana en el palacio del alcaldia de Crema para recibir agradecimento labor realizzando en Italia. <a href="https://twitter.com/AsNazItaliaCuba?ref_src=twsrc%5Etfw">@AsNazItaliaCuba</a> <a href="https://twitter.com/siempreconcuba?ref_src=twsrc%5Etfw">@siempreconcuba</a> <a href="https://twitter.com/RogelioSierraD?ref_src=twsrc%5Etfw">@RogelioSierraD</a> <a href="https://twitter.com/DiazCanelB?ref_src=twsrc%5Etfw">@DiazCanelB</a> <a href="https://twitter.com/Agenzia_Ansa?ref_src=twsrc%5Etfw">@Agenzia_Ansa</a> <a href="https://twitter.com/Agenzia_Italia?ref_src=twsrc%5Etfw">@Agenzia_Italia</a> <a href="https://twitter.com/RaiNews?ref_src=twsrc%5Etfw">@RaiNews</a> <a href="https://twitter.com/radio3mondo?ref_src=twsrc%5Etfw">@radio3mondo</a> <a href="https://twitter.com/EmbaCubaItalia?ref_src=twsrc%5Etfw">@EmbaCubaItalia</a> <a href="https://twitter.com/plitaliaroma?ref_src=twsrc%5Etfw">@plitaliaroma</a> <a href="https://twitter.com/TgrLombardia?ref_src=twsrc%5Etfw">@TgrLombardia</a> <a href="https://t.co/h60CtCAnvl">pic.twitter.com/h60CtCAnvl</a></p>&mdash; Italia-Cuba di Roma (@italiacubaroma) <a href="https://twitter.com/italiacubaroma/status/1264121240979111937?ref_src=twsrc%5Etfw">May 23, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Nobel de la Paz La denuncia también se produce cuando se multiplican las voces, especialmente en las redes sociales -marco que sabe manipular bien el régimen cubano y sus partidarios-, pidiendo el Premio Nobel de la Paz para las brigadas de médicos. «Hay quien se ríe. Pero reírse no es acorde con la gravedad del asunto. Hubo quién se reía del programa Aló Presidente!, y de los discursos de Maduro. Quien pueda decir algo, que estudie el asunto, y tome cartas en él. Noruega no puede blanquear un crímen de lesa humanidad. Sería el fin para el Premio Nobel de la Paz», señala Larrondo. En cuanto al monto económico que el régimen cubano habría obtenido estos meses de la pandemia con las brigadas de médicos que han viajado a Italia, Andorra, Argentina, México.., Larrondo no tiene una cifra concreta. «Aunque nos hemos centrado mucho más en la parte humana y en la probatoria del esquema de esclavitud, de la parte económica lo que sí hemos analizado con mayor detalle es el global económico de las misiones, no la parte concreta del Covid», reconoce. Aún así se atreve a hacer un cálculo rápido que «admite margen de error»: «3.00o euros/mes, 3000 médicos, cuatro meses. De los 8.500 millones de dólares al año que Cuba obtiene de las misiones cada año, la parte del Covid de este año debe estar entre los 30 y los 50 millones de euros, sólo en lo que llevamos de pandemia, y sólo por los salarios de los médicos, de los cuales el Gobierno cubano se queda con el 85% de beneficio neto. Pero el problema no es el dinero. El problema es la propaganda de un esquema de esclavitud en pleno siglo XXI. Eso sí le reporta más ingresos colaterales y apertura de otros contratos, todos de esclavitud, y que hacen sufrir a decenas de miles de personas. Y eso sí nos preocupa más», concluye. «Los crímenes de lesa humanidad necesitan del concurso de todos, y Europa y EE.UU. son claves» Desde que PD presentó la denuncia en 2019, el régimen cubano ha responsabilizado al Gobierno de Estados Unidos de estar detrás de una campaña de descredito contra sus misiones internacionales. Este es otro de los puntos que ahora quiere desmontar también el documento remitido a la ONU y a la CPI. «Esta denuncia de esclavitud ya fue iniciada en 2010 por el Colegio Médico de Portugal y el British Médical Journal, en 2018 por las Naciones Unidas en su Examen Periódico Universal de Cuba, y por Prisoners Defenders en noviembre de 2018..», señala Larrondo. «En esta iniciativa no están los Estados Unidos. Pero, si le soy franco, sí me hubiera gustado que hubieran estado desde el principio tanto Europa como los Estados Unidos, ambos y unidos, porque hubo momentos, al comienzo del trabajo, que en PD nos sentíamos con gran incertidumbre de si se nos escucharía», confiesa. «Hay que sumarse antes, durante o más tarde, pero los crímenes de lesa humanidad necesitan el concurso de todos, y Europa y los Estados Unidos son claves, y ambos deben sumarse en crisis donde estén afectados los derechos fundamentales, y actuar en consenso, y unidos. ¿Que esto se lo han inventado los "americanos"? Es muy burda esa mentira», asevera Javier Larrondo, presidente de Prisoners Defenders.